www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 25

Vinicius salva a Zidane ante una Real Sociedad astuta | 1-1

Vinicius salva a Zidane ante una Real Sociedad astuta | 1-1
Ampliar
martes 02 de marzo de 2021, 00:31h
Los capitalinos se mostraron superiores en el primer acto, pero sin puntería. Y pagaron muy cara una salida de vestuarios flácida y desajustada por decisión de Zidane. Los donostiarras aguantaron y aprovecharon su momento. Vinicius, en el 88, rescató un punto. Por Diego García

Se presentó este lunes el Real Madrid en el Alfredo di Stéfano para calibrar la verdadera dimensión de su renacimiento. Venía de firmar un pleno de victorias en febrero, que le ha aupado en la pelea por el título de LaLiga y encarrilado el futuro continental, con cuatro partidos encadenados sin encajar un gol. Se le cruzaba una Real Sociedad dolorida por la debacle europea pero enrachada en el ámbito doméstico -tres victorias y un empate en los cuatro eventos precedentes-, por lo que se auguraba un espectáculo de nivel entre dos de los clubes españoles con objetivos más ambiciosos.

Zinedine Zidane disfrutó del amainar de la oleada de bajas, aunque no contó con Carvajal, Sergio Ramos, Militao, Eden Hazard y Benzema. Recuperó a Fede Valverde, Odriozola y a los brasileños Rodrygo y Marcelo, mas todos ellos, junto a Vinicius, empezarían en el banquillo. Lucas Vázquez, Nacho, Varane y Mendy protegerían a Courtois, con Casemiro, Modric, Kroos e Isco en la medular. Y Marco Asensio estaría acompañado por Mariano en punta. En una convocatoria completada por los canteranos Arribas, Chust y Hugo Duro.

Imanol Alguacil, por su parte, dejó en casa a Mikel Merino, Asier Illarramendi, Elustondo, Zaldua o Sangalli. Había repartido reposo en la visita a Old Trafford con el fin de recoger frescura en este encuentro y alineó a su once esperado. Gorosabel, Zubeldia, Le Normand, Monreal cuidarían del meta Remiro, con los jóvenes Guevara y Zubimendi en el eje. Por delante se acumularía talento y desborde, con David Silva, 'Portu', Mikel Oyarzabal e Isak. Adnan Januzaj, Ander Barrenetxea, Jon Bautista, Guridi o Merquelanz asumían el rol de revulsivos.

Saltaron al verde los donostiarras evidenciando su personalidad. Reclamaron la posesión y la iniciativa, neutralizando la presión capitalina con circulaciones controladoras y armoniosas. Los vigentes campeones se negarían a desistir en su voluntad de gobierno, generando un prólogo de espacios reducidos, rigor táctico, intensidad y una exigencia sobresaliente de precisión y coordinación. Con las porterías convertidas en anécdotas y el centrocampismo bien implantado.

Ambos escuadrones sabían del peligro de cometer pérdidas que desembocaran en contragolpes ajenos. Por ende, mimarían sus combinaciones extremando el respeto y las precauciones. Este presupuesto maridaría a la perfección con la red de ayudas global, redondeando un paisaje más laborioso que brillante. En todo caso, la Real avisaría primero, en transición y sin finalización. Al minuto 20 se arribaría con la producción creativa restringida. Limitada a un puñado de centros laterales. Silva, Modric, Oyarzabal e Isco yacían desprovistos de alimento para dañar entre líneas. El trabajo de obreros como Casemiro, Guevara y Zubimendi destacaba, subrayado.

El único salto de página en la media hora inicial sobrevendría de una conexión efervescente entre Modric y Lucas Vázquez. El lateral gallego apuró hasta la línea de fondo y centró para el cabezazo, forzado, de Mariano. El cuero, desviado por Gorosabel, golpearía en el travesaño. Y en el córner posterior, Varane embocaría un testarazo que, tras tocar en otro zaguero, volvería a tocar en la madera. Instantes después, Casemiro lo intentaría desde media distancia con dos chuts desacertados. Y Le Normand salvaría a su equipo repeliendo un zurdazo claro de Asensio.

Dicho chispazo de calidad y el par de sustos provocaron un repliegue visitante. Los merengues recuperaban el balón con mayor celeridad y en posiciones más elevadas, granjeándose el timón en exclusiva. Su banda diestra, poblada por Asensio y Vázquez, asomaba amenazante. Monreal sufría la ausencia de cobertura de Oyarzabal y los txuri-urdin atisbaban cierto desequilibrio en ese sector. E Isco se desperezaría para regalar a Kroos una llegada que fue mitigada, in extremis, por Zubeldia. Sin embargo, los guipuzcoanos lograrían ganar el descanso, parada de Remiro al cañonazo de Modric mediante. Sin haber erosionado los guantes de Courtois ni una vez.

Alguacil no modificaría sus piezas y ordeno subir la altura de su esquema. Quiso aumentar su valentía y en el arranque de la reanudación enclaustraron al gigante de Concha Espina. En consecuencia, Monreal conectaría una chilena, aprovechando un mal despeje del portero belga; Isak estrellaría en Nacho un disparo desde el punto de penalti; y 'Portu' inauguró el marcador con un cabezazo angulado imperial, que se coló por la escuadra -minuto 56-. La Real había pautado unas revoluciones que desbordaban a un Madrid que pagaba el cambio de dibujo. Zidane pensó en competir con tres centrales -Casemiro mutaba- y con Mendy y Vázquez como carrileros adelantados. Sembrando unos desajustes extraordinarios en la frontal de su área.

Ya en desventaja reaccionó el bloque madridista. Entraron Vinicius, Rodrygo y Hugo Duro .por Isco, Asensio y Mariano- y Kroos colocó la guinda a una engrasada asociación con un latigazo que rozó el poste. El estratega francés apostó por el desborde exterior, sacrificando un control que había perdido. Y corrigió su variante táctica, volviendo al 4-3-3. Tocó a rebato y Casemiro no empató por poco. El brasileño, transformado en mediapunta, remató pegado al palo un centro de Vázquez. Pero los donostiarras pretendieron sostener su monopolio del esférico. Estableciendo un duelo de poder a poder.

Hugo Duro conectaría un testarazo alto en el 70, antes de la comparecencia de Barrenetxea y Fede Valverde -por el lesionado 'Portu' y Modric- y en pleno desenlace incierto. Apretarían los merengues, con una tormenta de centros parabólicos, al tiempo que Isak perdonaba con un pobre control en vuelo y ante Courtois. Y que Le Normand cabeceaba fuera una nítida oportunidad -minuto 78-. Imanol inyectaría el oxígeno de Carlos Fernández, Muñoz y Sagnan para clausurar el resultado con cinco defensores. Se abocaron a la trinchera y concederían dos disparos espinosos de Rodrygo y Casemiro, amén del gol de Vinicius -minuto 88-. Un taconazo de Valverde rimó con el centro venenoso de Vázquez que embocó el regateador. Y Duro dispuso del último eslabón del asalto orgulloso y postrero de un Madrid que llegara al derbi decisivo después de resbalar (y quedar a cinco puntos de distancia).

- Ficha técnica:

1 - Real Madrid: Courtois; Lucas Vazquez, Varane, Nacho, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric (Valverde, m.76), Isco (Vinicius, m.61); Marco Asensio (Rodrygo, m.61) y Mariano (Hugo Duro, m.61).

1 - Real Sociedad: Remiro, Gorosabel (Sagnan, m.82), Zubeldia, Le Normand, Monreal, Guevara, Zubimendi; Portu (Barrenetxea, m.72), David Silva (Aihen, m.85), Oyarzabal e Isak (Carlos Fernández, m.82).

Goles: 0-1, m.55: Portu. 1-1, m.89: Vinicius.

Árbitro: Gil Manzano (Comité Extremeño). Amonestó a Gorosabel (75) por la Real Sociedad.

Incidencias: encuentro correspondiente a la jornada 25 de LaLiga Santander, disputado en el estadio Alfredo di Stéfano a puerta cerrada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios