www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BÁDMINTON

Abierto de Suiza. Carolina Marín arrasa y se proclama campeona

Abierto de Suiza. Carolina Marín arrasa y se proclama campeona
Ampliar
domingo 07 de marzo de 2021, 18:47h
La española coronó en la final un rendimiento imponente.

El 27 de enero de 2019, Carolina Marín sufrió un revés que bien pudo haber devenido en el declinar de su ilustre carrera deportiva. Se rompió el ligamento cruzado anterior de su pierna derecha cuando dominada en la final del Masters de Indonesia de bádminton. En aquella misma fecha, la española rompió a llorar, consciente del parón que se le avecinaba. De hecho, ese tipo de infortunios se consideran de los más sensibles en su deporte, tan explosivo en cuando a exigencia en las articulaciones del tren inferior corporal.

Atravesó un paseo por el desierto en su largo proceso de rehabilitación. A finales de septiembre de aquel año firmó su primera victoria tras salir del pozo. Fue en la primera ronda del Abierto de China y ante la número 3 del ránking en aquella época, la japonesa Nozomi Okuhara. Triunfaría en la final de ese torneo y sumaría los entorchados del Internacional de la India y el Internacional de Italia antes del comienzo de 2020 y de la irrupción del coronavirus. Su meta giraba en torno a ponerse rápido en forma para asentarse como una de las cabezas de serie en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Y arribó la pandemia, falleció su padre y su estado anímico tocó fondo. Perdió por sorpresa el Masters de España y cayó en las semifinales del All England. Debía configurar su mente para relanzar su rendimiento. En febrero declaró que "no estoy en mi mejor momento" y en mayo reseñó que "he estado emocionalmente al límite". Mas, poco a poco volvió a endurecer su cabeza y a concentrarse en el deporte.

El resultado de ese trabajo lento pero seguro se ha confirmado como inmejorable en 2021. En los últimos quince días del pasado enero venció el Open de Tailandia I y el Open de Tailandia II, derrotando en ambas finales a la número 1 del mundo, la taiwanesa Tzu Ying Tai. Este arranque del curso ha rellenado de expectativas la candidatura de la onubense para reconquistar el oro olímpico.

Esa inercia se ha visto reforzada este domingo. Marín arribaba conectada al Abierto de Suiza y en esta fecha hubo de reeditar la final olímpica de los Juegos de Río de Janeiro de 2016. Lo hizo, ante la india Pusarla V. Sindhu, avisando a sus competidoras. Arrasaría con un atronador 21-12 y 21-5. Su exhibición limitó la duración del partido a 35 minutos. Todo un golpe de autoridad que refrenda un renacer que apunta a la cima del deporte.

Energética, dinámica, plena de personalidad y efectiva, la española despachó a la asiática y autografió su tercer título en lo que va de temporada. Sólo se le han escapado las Finales del Circuito Mundial, cita en la que hubo de conformar con el subcampeonato. En territorio helvético paseó su clase ante la rusa Natalia Perminova (21-8 y 21-10), la danesa Julie Jakobsen (21-11 y 21-19) y la estadounidense Beiwen Zhang (21-13 y 21-13). Sólo sudó frente a la tailandesa Pornpawee Chochuwong (21-15, 20-22 y 21-19).

"Me he sentido muy bien", resumió en declaraciones a pie de pista. En 20 minutos se había apuntado el primer parcial y en el segundo remató con contundencia su despliegue abrumador. La andaluza sigue remangada en la labor de ser una de las cuatro cabezas de serie en el torneo olímpico, una gesta si se contempla la dureza de la lesión de rodilla sufrida. En todo caso, su determinación y competitividad siguen más que vigentes. Aunque en su palmarés brillen un título olímpico, tres títulos mundiales y cuatro títulos europeos. Sigue batallando para ser la mejor de todas. Ya desprovista de dudas e incertidumbre. Sólo tiene que jugar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios