www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

MANIFESTACIONES FEMINISTAS

lunes 08 de marzo de 2021, 12:51h
Respeto la decisión del Gobierno sanchista, avalado en este caso por los tribunales de Justicia, pero yo hubiera autorizado...

Respeto la decisión del Gobierno sanchista, avalado en este caso por los tribunales de Justicia, pero yo hubiera autorizado en Madrid manifestaciones feministas, controlando número, distancias y precauciones sanitarias. Resulta absurdo que se hayan autorizado manifestaciones del más vario pelaje y se prohíba que las mujeres se pronuncien en la calle haciendo uso del derecho que la Constitución reconoce.

El 8-M del año pasado, Sánchez y su Gobierno cometieron, por compromisos políticos, el inmenso error de autorizar en Madrid gigantescas manifestaciones feministas que contribuyeron a extender el contagio de la Covid-19. Se conocía ya la peligrosidad de la pandemia y el Gobierno debió autorizar las manifestaciones, pero con las limitaciones de número, distancia, mascarilla y cautelas sanitarias. No se hizo y el pueblo español pagó las consecuencias.

Este año se ha hecho bascular el péndulo hacia el otro extremo y se ha cegado en Madrid el derecho del feminismo a manifestarse en la calle. Lamentable. La pandemia Covid-19 exige cautelas y, además, que se apliquen rígidamente. Pero no parece razonable pretender disimular el error del año pasado con la prohibición absoluta en Madrid de la expresión feminista en las calles. Tanto el año pasado como este, lo razonable, desde el punto de vista del ejercicio de la libertad, hubiera sido la autorización con los límites que el año pasado no se establecieron. No se puede gobernar a tumbos y pasar de un extremo al otro alocadamente, sin tino ni equilibrio. La política de las ocurrencias solo conduce al descrédito y la incertidumbre. Se comprende la perplejidad de las responsables de los movimientos feministas ante un Gobierno que da tumbos, demostrando que lo que de verdad importa a Sánchez de las feministas son los votos que suman al bolsón socialista.