www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JORNADA 27

Zidane expulsa al Real Madrid del tren de LaLiga pero Benzema le rescata | 2-1

Zidane expulsa al Real Madrid del tren de LaLiga pero Benzema le rescata | 2-1
Ampliar
sábado 13 de marzo de 2021, 21:48h
Naufragó de nuevo la zaga de tres centrales merengue, complicando ataque y defensa. Dani Calvo daría premio a la rebeldía de un Elche mejor asentado. El urgido volantazo táctico y la entrada de los titulares madrileños pescarían los tres puntos con doblete del francés. Por Diego García

El Real Madrid inauguró este sábado otro tramo trascendental de su temporada. Compareció en el Alfredo di Stéfano para medirse al Elche, conjunto que acababa de salir de puestos de descenso después de diez jornadas de agonía. Los capitalinos, que no ganaban en LaLiga desde el 20 de febrero, se remangarían para aferrarse a la carrera por el título doméstico -con visita a Balaídos y el Clásico en el horizonte-. Antes de jugársela en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, el próximo martes, ante el Atalanta.

Zinedine Zidane, que sigue sufriendo las ausencias de Marcelo, Carvajal, Odriozola y Mariano, recuperó efectivos y optó por aplicar rotaciones. Nacho se instaló como tercer central, al lado de Sergio Ramos -que regresaba- y de Varane. Mendy y Lucas Vázquez se desplegarían como carrileros, en una medular asegurada por Casemiro y Fede Valverde. E Isco y Vinicius habrían de conectar con Karim Benzema. Kroos, Modric, Asensio, Rodrygo, Hugo Duro y Eden Hazard -en su enésimo renacer- se uniformaron como revulsivos.

Fran Escribá, que viaja en su segunda etapa en el club, mantuvo la idea que ha asentado consistencia en el equipo. Formó con su prototípico 4-4-2, con los veloces laterales Barragán y Mojica en una línea defensiva redondeada por Calvo, Verdú y el meta Edgar Badía. Guti y Marcone figuraban como un doble pivote llamado a bregar y aliviar de trabajo a los talentosos Fidel y 'Tete' Morente. La jurisdicción del remate recaería en Guido Carrillo y el referencial Lucas Boyé. Sin el nuevo fichaje Piatti, ni Rigoni o Álamo, Nino, Pere Milla, Mfulu, Rodríguez, Luismi y Josan esperarían turno.

El favorito asumiría con celeridad el timón del duelo. La superioridad numérica alcanzada en el centro del campo le valdría para acaparar la posesión y jugar en cancha ajena. Sin embargo, los visitantes se negaron a encerrarse y sostuvieron su achique lejos de su portería, reduciendo los espacios y exigiendo precisión, movilidad y creatividad al tercer clasificado. Y consiguieron aplacar el ardor inicial, limitando la producción ofensiva previa al minuto 20 a un lanzamiento sin tino de Varane y a un centro envenenado de Valverde que no remató Isco por poco.

El malagueño, el uruguayo y Benzema fluctuaban en la mediapunta, en búsqueda de desajustes entre líneas. Mientras tanto, la pareja compuesta por Mendy y Vinicius, en el perfil izquierdo, y Lucas Vázquez, en el lado diestro, darían amplitud a la circulación. Eso sí, sin desborde ni fluidez. Los ilicitanos exhibirían un compromiso sobresaliente de todas sus piezas. Habían tejido una red de ayudas coordinada que no pestañeaba cuando recuperaba el esférico. Los pelotazos hacia Boyé y Carrillo se multiplicarían, así que Ramos, Varane y Nacho quedarían desafiados.

Padecería el bloque de Chamartín lentitud en el ejercicio combinativo. Su elaboración yacía densa, trompicada, al tiempo que los levantinos crecían en confianza. Mojica concatenó dos centros a las manos de Courtois, en las primeras transiciones fabricadas por la visión de Guti. La apuesta táctica madridista, que le costó puntos frente a la Real Sociedad, no acababa de acomodar a sus peones. En ninguna de las fases del juego. Al borde de la media hora, Isco chutaría a puerta desde media distancia, abriendo el fuego y retratando lo oxidado de la creación local. Hasta entonces, sólo las conducciones solitarias de Nacho habían inquietado al orden del recién ascendido.

Con todo, la calidad de Valverde sembraría una llegada clara. Puso en vuelo a Vinicius, que se escapó al galope y asistió para el zurdazo ajustado de Benzema -minuto 35-. Cabe reseñar que esta acción resultó de un contragolpe y del paso adelante franjiverde. En estático, los madrileños seguirían sollozando y dos errores en el despeje -de Nacho y de Lucas Vázquez- empujaron a Courtois a reclamarse providencial, con Carrillo relamiéndose bajo palos -minuto 40-. El escuadrón dirigido por Escribá se encaminaría a vestuarios satisfecho, sin mayor sobresalto que la lesión de Barragán -suplido por Cifu- y con Boyé perdonando a última hora. El punta controló mal cuando encaraba, sin marca, al arquero belga.

Un tiro a portería en 45 minutos. Ese bagaje recogió Zidane de su variante posicional al intermedio, mas no movería ficha. En consecuencia, la reanudación nació continuando la dinámica. Con más electricidad capitalina. El gigante amontonaría centros laterales y lanzamientos a balón parado, una fórmula familiar de desatasco. Sacaría de esa suerte un derechazo de Benzema al lateral de la red -control sedoso mediante- y un posible penalti sobre Ramos -negado por el VAR-. Isco participaría más, con galones. Pero la inestabilidad táctica merengue regalaría a Carrillo un remate nítido, que sacó Courtois in extremis -minuto 58-. El belga y Vázquez salvarían a los suyos. Y también lo hizo el VAR, que arrebató al Elche un cristalino penalti de Ramos.

En cambio, el dibujo de Escribá cosecharía el merecido premio en el 61. Morente lazó un córner que Dani Calvo usó para imponer el 0-1, con un testarazo imperial que sonrojo el marcaje de Varane. Se descubrió el Madrid en una contrarreloj espinosa, a ocho puntos del Atlético y perdiendo. Hasta ahí llegaría el experimento: entraron Modric, Kroos y Rodrygo -por Ramos, Valverde e Isco-, y competirían en un 4-3-3 reconocible. Casemiro remataría desviada una falta botada por el lanzador alemán -minuto 69- y Rodrygo emitiría un centro sensacional, desprovisto de finalización, en el inicio del pretendido asedio al arco custodiado por Badía.

La metamorfosis de la delegación de Concha Espina haría caja de inmediato. En el 72 Modric centró una maravilla para el cabezazo del empate firmado por Benzema. En otra maniobra de pizarra. Hazard reaparecería -por Vinicius- y los ilicitanos reforzarían su encierro (Josan, Nfulu, Josema y González sustituyeron a los atacantes Morente, Boyé, Guti y Fidel). El volantazo nominal y de esquema torció la dirección del viento. En ese contexto, Casemiro descerrajaría un latigazo que lamió el poste -minuto 77- y cabeceó rozando el travesaño -minuto 83-. Con las cartas boca arriba, desatada la confrontación de estilos y a tumba abierta, el defensor del título resucitó a tiempo. Benzema y Rodrygo inventaron una pared distinguida y el francés engatilló un cañonazo angulado decisivo -minuto 92-.

- Ficha técnica:

2 - Real Madrid: Courtois; Nacho, Sergio Ramos (Modric, m.62), Varane, Mendy; Casemiro, Valverde (Rodrygo, m.62), Isco (Kroos, m.62); Lucas Vázquez, Vinicius (Hazard, m.75) y Benzema.

1 - Elche: Edgar Badía; Barragán (Cifuentes, m.36), Gonzalo Verdú, Dani Calvo, Mojica; Morente (Josan, m.75), Raúl Guti (Josema, m.87), Marcone, Fidel (Diego González, m.87); Lucas Boyé (Mfulu, m.75) y Guido Carrillo.

Goles: 0-1, m.61: Dani Calvo. 1-1, m.73: Benzema. 2-1, m.91: Benzema.

Árbitro: Figueroa Vázquez (Comité andaluz). Amonestó a Benzema (37) por el Real Madrid; y a Carrillo (69) por el Elche.

Incidencias: encuentro correspondiente a la vigésimo séptima jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Alfredo Di Stéfano a puerta cerrada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios