www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En la FRONTERA

Ocho años de Francisco

sábado 13 de marzo de 2021, 19:31h

La tarde de este sábado se cumplen ocho años de la elección de Jorge Bergoglio como Papa. Un jesuita argentino que tomó el nombre del poverello de Asís, Francisco, para dirigir a una Iglesia que necesitaba un hombre que mirara hacía los más necesitados, no solo de bienes terrenales, sino espirituales.

Recuerdo sus primeras palabras, su primer saludo, desde la logia central de la Basílica de San Pedro: “Y ahora, comenzamos este camino: Obispo y pueblo… Un camino de fraternidad, de amor, de confianza entre nosotros. Recemos por todo el mundo, para que haya una gran fraternidad”. Unas palabras que indicaban lo que iba a ser el Pontificado de ese argentino que había asistido en las reuniones con sus compañeros cardenales, días antes del Cónclave, y en las que había marcado veinte puntos de lo que debía ser un papado en los tiempos actuales. Veinte puntos escritos en un folio que corrió entre los purpurados y que vieron en Bergoglio a la persona, a un pastor, que caminaría con su pueblo y que lucharía sin miedo por ese pueblo

En esas pocas palabras del primer día, está condensado lo que Jorge Mario Bergoglio ha testimoniado en estos ocho años y hemos podido reconocer en su persona y en sus gestos el estilo evangélico con el que Francisco -como hemos dicho- se presentó el día de su elección: un obispo que camina con su pueblo y que lucha sin miedo por él.

Francisco ha dirigido su mirada hacia las periferias. “Soy el pastor de la gente que sufre y voy donde la gente sufre”, dijo hace día quienes le preguntaban si era apropiado visitar Irak dados los no pocos riesgos que ese viaje implicaría. Y así ha sido, pues en todos los viajes, en todas las peregrinaciones que ha hecho hasta ahora, el Papa nos señala lo que significa estar cerca de los necesitados. Por eso, su Pontificado se ha desplazado del centro a las periferias. Recuerdo su primer encuentro con los periodistas, cuando nos puso el ejemplo del Buen Samaritano: “para ser hijos de una Iglesia hospital de campaña. Que hace de su proximidad su punto de fuerza”.

Siempre tengo en mi mesa de trabajo la Exhortación Apostólica de Francisco “Evangelii Gaudium”(La alegría del Evangelio) y en muchas ocasiones releo las palabras del Papa en su introducción: Quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una nueva etapa evangélica marcada por esa alegría, e indicar caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años”.

Y Francisco lo ha cumplido.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+
1 comentarios