www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

pensado para aplicaciones web

El navegador de Google, plataforma para su futuro sistema operativo

jueves 04 de septiembre de 2008, 14:44h
Google explica su decisión de crear un nuevo navegador en el hecho de que ella es la primera interesada en que navegar por Internet sea una experiencia satisfactoria. Tiene sentido. Pero hay algo más allá. Chrome está pensado para potenciar las aplicaciones web, y una de ellas, la que está llamada a ser la gran apuesta de Google, es su nuevo sistema operativo. Por ahí parecen ir las palabras de Sergei Brin: “Nosotros, los usuarios de Internet, queremos un motor muy ligero y muy rápido para poner en marcha las aplicaciones”.

Brin considera que “los sistemas operativos son una vieja forma de pensar el mundo”, pero se refiere a las aplicaciones instaladas en el propio ordenador. No obstante, algún tipo de aplicación que gestione el funcionamiento de los archivos en el ordenador parece necesaria, pero para todo lo demás, sería suficiente una aplicación en red. Vuelve la idea de que “el ordenador es la red”. De hecho, el ser el último en llegar le permite ser el primer navegador diseñado para trabajar con aplicaciones web, más allá de la visita a las páginas de Internet.

Como mera herramienta para la navegación, Chrome tiene varias ventajas. La novedad más llamativa es que asigna una tarea por cada pestaña, de modo que si una de ellas se cuelga, no detiene toda la aplicación. Además se acerca al usuario avanzado, multitarea, con la incorporación de la característica que ya tiene Opera de que la nueva pestaña tiene nueve miniventanas que llevan directamente a las páginas más visitadas por el internauta. La herramienta Java corre especialmente rápido con este navegador, lo que es muy importante para muchas aplicaciones web.

En línea con otras aplicaciones Google, su navegador es extremadamente sencillo. Prometen más capacidad contra el malware y más privacidad. Permite ocultar la huella digital en cada pestaña, no en todo el navegador.

Por otro lado, por el momento ha salido sólo una versión preliminar (beta) para Windows. Mac y Linux tendrán sus propias versiones, y no tienen porqué ser exactamente iguales a la que han compuesto para Microsoft, sino que se adaptará a sus especificidades.

Mientras, los competidores no se quedan quietos. Es el caso, al menos, de Firefox, que anunció al día siguiente de las cualidades de la versión 3.1 que saldrá poco antes de que concluya el año.