www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

“Si no os hacéis como niños”

miércoles 07 de abril de 2021, 20:10h

Una de las franjas de población que más está sufriendo durante este año es la infancia. Millones de niños y niñas en el mundo han dejado de ir al colegio a causa de la pandemia, y una buena proporción no tiene acceso a las necesarias herramientas tecnológicas para mantenerse al día en sus estudios. Por primera vez en nuestra historia reciente las escuelas se cierran en todo el mundo, independientemente de la riqueza del país, y los niños y niñas desfavorecidos se han convertido en una nueva clase que tiene mermados sus derechos. Si no se pone remedio, esta nueva “internacional de la infancia desfavorecida” tendrá grandes dificultades educativas y laborales en muy pocos años. Según un reciente informe de UNICEF, en España la denominada “brecha digital” afecta a 100.000 hogares con menores en edad escolar que no tienen acceso a internet.

Desde el comienzo del conflicto en Myanmar en febrero de este año, al menos 40 niños y niñas han fallecido por la violencia. Las guerras se ceban de un modo especialmente dramáticos con los más pequeños. Se calcula que alrededor de 300.000 niños y niñas del mundo actúan como soldados o realizan tareas en régimen de semi-esclavitud en los conflictos. Algunos de ellos siguen en esta situación incluso en guerras acabadas, como los cerca de 3.000 niños y niñas que aún no han sido desmovilizados en Burundi.

También según UNICEF, alrededor de 110.000 niños y adolescentes fallecieron en 2019 afectados por VIH-SIDA en el mundo. De ellos, 79.000 tenían entre cero y nueve años. Los fármacos antirretrovirales aún no llegan a todos los países.

La frontera entre México y Estados Unidos se ha convertido en una ventana donde todos podemos ver en tiempo real el drama de los niños y niñas que buscan un futuro mejor. Con fecha del 15 de marzo, 15.500 niños y niñas habían sido detenidos en la frontera de Estados Unidos.

De algunas situaciones no es posible tener cifras ciertas, como de lo que ocurre en el Mediterráneo. Solo sabemos que entre 2014 y 2019 murieron o desaparecieron más de 1.600 niños y niñas. Muchos de ellos viajaban solos. Los que tienen suerte consiguen llegar a Europa, pero tienen un futuro incierto ante sí. Aunque actualmente no hay cifras fiables sobre el número de MENAS (menores no acompañados) que puede haber en España, la cifra puede ser similar a la facilitada en 2019 por las autoridades: alrededor de 13.000.

A principios de este año el Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 declaró que a finales de 2019 había en España 50.272 menores tutelados por la administración debido a la situación de dificultad que atraviesan sus familias de origen. De ellos, el 55% vivía en centros de acogida y el resto en familias, en contra de lo que recomienda la Ley del Menor y el sentido común, pues el entorno familiar es el lugar idóneo donde deberían vivir.

El informe de la Comisión Europea de mayo de 2020 situaba la tasa de pobreza infantil de España como la segunda mayor de toda la UE, con un 26,8% de los menores de 18 años en riesgo de pobreza relativa. La cifra es especialmente significativa en el caso de familias “monomarentales”.

En un gesto sorprendente, el Papa Francisco quiso dar la voz a la infancia en el Via Crucis de Semana Santa. El Papa no hizo un gesto simbólico o escénico. Este año las meditaciones sobre la pasión de Jesús las elaboraron los niños de una parroquia romana y de un grupo scout, y los dibujos que las ilustraban los pintaron unos niños y niñas que viven en casas de acogida.

Detrás de cada una de las cifras que he mencionado se esconde una historia. Si no escuchamos a los niños, no entenderemos el mundo. Si no nos hacemos como niños…

Jesús Romero-Trillo

Catedrático de Filología Inglesa en la UAM

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+

0 comentarios