www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

NBA. Pierce pierde su empleo por este vídeo y consigue otro en la industria del porno

NBA. Pierce pierde su empleo por este vídeo y consigue otro en la industria del porno
(Foto: Instagram: @paulpierce)
jueves 08 de abril de 2021, 11:10h
La leyenda californiana ha sido despedida de la ESPN.

Paul Pierce es campeón de la NBA (2008), MVP de unas Finales, el segundo jugador que más partidos a disputado en la historia de los Boston Celtics y partícipe del All Star en 10 ocasiones. Lució como uno de los referentes mundiales del baloncesto durante las 19 temporadas en las que compitió en la liga profesional estadounidense. Sin duda, es uno de los iconos del deporte norteamericano del presente siglo. Y desde que se jubiló, en 2017, desarrolla la labor de analista para la cadena ESPN. En los programas 'The Jump' y 'The Countdown'.

Sus participaciones en estos espacios le han granjeado, además, una reputación amable. Algunos de los pronósticos ofrecidos y sus expresiones le han convertido en una suerte de icono de las redes sociales, pues un buen puñado de sus intervenciones han acabado tornándose virales. Este impacto en la comunidad audiovisual le ha llevado a profundizar en las plataformas, en busca de nuevos escenarios que conquistar.

Apodado 'The Truth' ('La Verdad'), Pierce decidió transmitir en directo a través de Instagram la pasada semana. Como en tantas otras ocasiones, el emblema de los Celtics compartió con sus aficionados lo que estaba haciendo en ese momento y les atendió con dedicación, respondiendo a sus preguntar y comentarios. Pero, esta filmación en concreto conllevaba un riesgo importante. Precisamente, por lo que estaba ocurriendo a su alrededor.

Casi un millón de personas le vieron formando parte de una timba de póker en una mansión poblada de gente y con un batallón de strippers. Mujeres en ropa interior masajeaban a los jugadores de cartas, con alcohol bañando la escena y, por supuesto, sin ningún tipo de medida sanitaria relativa a la contención del coronavirus. Pierce publicó en vivo cómo se daba al vicio en un contexto ilegal. Siendo que, además, está casado y tiene tres hijos fruto de su matrimonio.

El que fuera sensacional alero, de 43 años, había conocido hace poco que está nominado para entrar en el Salón de la Fama de la NBA. Le acompañan en esa propuesta ilustre nombres como Rick Adelman, Chris Bosh, Michael Cooper, Tim Hardaway, Marques Johnson, Bill Russell, Ben Wallace, Chris Webber, Jay Wright, Leta Andrews, Landa Griffith, Lauren Jackson y Marianne Stanley. Un reconocimiento del todo merecido, ya que está en el Top-20 histórico de anotación y fue uno de los jugadores más decisivos en los segundos finales.

Quizá, por ende, anheló celebrar este honor de una manera especial. E imprudente. Las consecuencias a semejante exposición pública de una conducta polémica, más aún si se comprende la dimensión y repercusión de su figura, se vieron rápido. La ESPN decidió despedirle de inmediato, después de tres años y medio. Cuando Pierce se enteró de la noticia, avanzada por el New York Post, escribió este mensaje en sus redes sociales: "Pronto llegarán grandes cosas, no te olvides de sonreír". Y añadió el lema "No puedo perder. Incluso cuando pierdo, gano". No está para arrepentirse de nada, parece ser.

Entre esas "grandes cosas" que menciona como inminentes se encontraba la formación de un pódcast y de un canal en Youtube, como expuso, visiblemente ebrio, en el vídeo viral mencionado. No esperaba, casi con total seguridad, la oferta de trabajo que le llegó a las pocas horas de publicarse su estatus de parado. El vicepresidente de CamSoda -portal de contenido pornográfico- le prometió 250.000 dólares por comentar los partidos de la NBA rodeado de bailarinas semidesnudas.

El directivo, Daryn Parker, le mandó este texto vía redes sociales: "Querido Paul Pierce, he visto en las noticias que la ESPN y tú habéis tomado caminos diferentes después de que publicaras un vídeo en las redes sociales con bailarinas exóticas. Teniendo en cuenta que ahora estás desempleado, me gustaría hacerte una oferta desde CamSoda para que seas nuestro primer analista de la NBA. En CamSoda somos los campeones en lo referente a bailarinas exóticas, 'cam girls' y trabajadoras sexuales. Nos alegraría mucho establecer un lazo entre ellas y tú, y además serías libre de hacer streaming (transmisión en directo) mientras ellas bailan detrás de ti".

El californiano no ha contestado. Mas se muestra satisfecho con su presente. Una inercia que recuerda a la que le llevó a vivir una experiencia violenta y traumática cuando tenía 23 años. Acababa de llegar a la liga de baloncesto estadounidense cuando se involucró en la pelea de discoteca, en la noche de Boston. Pierce y sus amigos entablaron contacto con unas mujeres en el afamado Buzz Club, pero alguien les ordenó que dejaran de hablar con ellas. La discusión derivó en un botellazo en la cabeza -que le provocó una intervención quirúrgica para salvar un ojo- y en once puñaladas que le dejaron al borde de la muerte. En pocas semanas jugó el primer partido del curso 2000-01 y acumuló 28 puntos, 5 asistencias y seis rebotes. Una barbaridad casi incomprensible.

Ahora, si quieres volver a gozar de un puesto de relevancia relacionado con el deporte que ama, necesita modificar su comportamiento. De hecho, en diciembre de 2020 se supo que le había demandado un traficante de marihuana. Kenneth Johnson, que le suministraba dicha droga, le reclamaba una deuda por valor de 42.000 dólares. Y se jactó de haberse tirado un pedo en uno de los programas en los que participaba, síntoma de la deriva que ha tomado su existencia. Por ende, no le queda otra que replicar el volantazo dado en verano del 2000, cuando casi fallece en una reyerta. Entonces, cambió de forma radical sus hábitos -amén de portar un arma durante varios años y contratar un sistema de seguridad de 24 horas en su hogar-.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios