www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BALONCESTO

ACB. La decisión de Deck: dejar el Madrid por 4 millones de dólares en dos meses

ACB. La decisión de Deck: dejar el Madrid por 4 millones de dólares en dos meses
Ampliar
(Foto: Twitter: @elthunder)
jueves 15 de abril de 2021, 00:46h
Un enredo burocrático le ha sacado de Chamartín.

El pasado jueves, el Real Madrid de baloncesto vivió un día que mezcló éxtasis y desasosiego. El escuadrón diseñado y gestionado por Pablo Laso se jugaba su clasificación a los cuartos de final de la Euroliga a una carta. En el último partido. Viajaron a Turquía para tratar de asaltar la cancha del poderoso Fenerbahçe. Y lo lograron. Dieron un golpe sobre la mesa estruendoso. Vencieron por 67-93, en una exhibición de lo que la maltrecha plantilla merengue es capaz de conseguir cuando está presionada.

Sin embargo, horas después se detonó un bombazo a la línea de flotación del conjunto de Concha Espina. Los Oklahoma City Thunder reclamaban, de repente, hacer uso de sus derechos sobre Gabriel Deck. Es decir, le ofrecieron al jugador argentino la oportunidad de saltar a la NBA, el sueño que persigue el protagonista, de forma inmediata y sin la presión de pelear por los inminentes playoffs. Y, bueno, le pusieron sobre la mesa un sueldo de 3,9 millones de dólares a cobrar en dos meses. Hasta junio.

Ante semejante barbaridad, el 'Tortuga' decidió marcharse. La propuesta suponía para él la ventana hacia la anhelada aventura estadounidense. Y para el Madrid constituyó la pérdida de uno de los valores fundamentales de presente y de futuro. Porque Deck, de 26 años, se encontraba traduciendo en número el crecimiento que estaba experimentando. De hecho, en su despedida, en el Ülker Sports Arena de Estambul, se fue hasta los 19 puntos, cuatro asistencias y dos rebotes. Sólo superado por Fabian Causeur.

El valor argento se despidió a través de las redes sociales del club al que ha pertenecido tres años. "Hola a todos. Quiero aprovechar estas líneas para despedirme de toda la gente del @realmadridbasket. De los aficionados, que me cobijaron desde el primer día que llegué al club, de los compañeros que tuve en estos tres años, y de cada uno de los integrantes del staff. He pasado momentos hermosos e inolvidables en este club. Me llevo los mejores recuerdos. Ahora mismo me espera otro desafío, para mi vida y mi carrera. Cuando era chico y jugaba con mi hermano Joaquín, soñaba con la NBA. Era algo muy lejano. Hoy voy a tener la posibilidad de estar ahí", escribió.

Desde Chamartín se le aplaudió los servicios prestados de este modo: "El Real Madrid quiere agradecerle su comportamiento ejemplar y su profesionalidad durante todo el tiempo que ha defendido nuestra camiseta, con la que ha ganado una Liga, una Copa del Rey y tres Supercopas de España". Y le deseó "lo mejor a él y su familia en esta nueva trayectoria profesional". Se resignó la entidad frente a la marcha de un jugador que había competido en 185 encuentros oficiales con la elástica madridista. No le quedó otra.

Los Thunder oficializaron su contratación este martes. Sólo le falta el visado para debutar en el profesionalismo norteamericano. Lo que ya ha amarrado es un salario de 14,5 millones de dólares por 4 temporadas. Y le ha hecho un favor enorme a los Thunder, pues la franquicia debía cuadrar cuentas de gasto antes de recibir una penalización. Este enredo burocrático, desconocido en Europa, se explica profundizando en la normativa que regula el apartado financiero de las franquicias, más que controlado por la NBA.

Resulta que los equipos estadounidense cuentan con un límite de gasto en salarios, el llamado 'tope salarial' por el que no pueden gastar más de lo pautado. Este punto es de sobra conocido y tiende, en teoría, a asegurar una mayor competitividad en la liga, bajo amenaza del conocido como 'impuesto de lujo'. Pero también se ha implantado el 'suelo salarial', un gasto mínimo a completar. Este es el parámetro que ha hecho que Deck pase de cobrar 400.000 euros a casi 4 millones de dólares en estos dos meses.

El alero argentino ha recalado en Oklahoma, básicamente, porque los Thunder no llegaban a gastar lo estiulado. La Asociación de Jugadores decretó la siguiente norma: las franquicias deben gastar al menos el 90% del tope salarial en sus jugadores a lo largo del curso -del 1 de julio hasta el 30 de junio del siguiente año-. El general manager Sam Presti, había cerrado la plantilla, mas le faltaban 3,9 millones para llegar a ese 90% de gasto en estipendios. Y ahí asomó la opción del argentino. Con el límite del plazo fijado en el último día de junio, debían moverse con rapidez. Y lo han hecho. Otorgando a Gabriel una inesperada oportunidad de probarse en el máximo nivel y rodar de cara a la disputa de los Juegos Olímpicos de Tokio. Dejando al Madrid en la estacada.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios