www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CICLISMO

Lieja-Bastoña-Lieja. Tadej Pogacar II de Eslovenia

Lieja-Bastoña-Lieja. Tadej Pogacar II de Eslovenia
Ampliar
lunes 26 de abril de 2021, 01:01h
Ineos prendió la mecha y el diamante de Komenda ganó a Alaphilippe en el último golpe de riñón.

Si hubiera un ciclista que destaque de especial forma entre la florida revolución generacional desatada en 2020 sería Tadej Pogacar. A este esloveno de 22 años le ha dado tiempo ya a proclamarse campeón del Tour de Francia, Vuelta a la Comunidad Valenciana, Vuelta al Algarve, Tour de California, Tirreno-Adriático y el Campeonato de Eslovenia Contrarreloj. Con todo ese bagaje, este todoterreno con alma de temible escalador no encuentra techo. Ni se atisba.

Este domingo se enfrentaba a la oportunidad de añadir otra muesca a una precocidad triunfal que amilana a sus competidores. Se disputó la mítica clásica de las Árdenas conocida como Lieja-Bastoña-Lieja, con un trazado de 259 kilómetros salpicados de hasta 11 más que exigentes ascensiones. La prueba, además, contaba con un muestrario bien representativo de la élite del pelotón internacional. El campeón del Mundial -Julian Alaphillipe-, el defensor del título -Primoz Roglic-, el cuatro veces ganador -Alejandro Valverde- y un grupeto de elegidos -Pidcock, Carapaz, Schachmann, Fuglsang, Hirschi, Woods, Wellens, Higuita, Adam Yates o Gilbert- pugnarían por la gloria.

Y de todos ellos salió vencedor Pogacar. El astuto corredor se impuso al esprint, casi en la foto finish, a Alaphilippe y el francés David Gaudu. Valverde finalizó en la cuarta plaza, completando la escapada que se repartió el triunfo. Ineos fue protagonista al romper la carrera y hacer la selección definitiva, mas Carapaz no alcanzó a finalizar tras un cambio de ritmo sensacional.

Antes de subirse a lo alto del podio, el esloveno, que logró el segundo monumento belga en la historia de su país -tomando el relevo del triunfo de Roglic en 2020-, compartió lo vivido de este modo: "Es algo increíble ante grandes campeones. No tengo palabras. Amo esta carrera y ganar aquí frente a estos grandes campeones es increíble. Sabía que Julian Alaphilippe haría un esprint largo y me quedé detrás de él para pasarlo al final. Era la rueda correcta a seguir".

"Estábamos todos muy decepcionados por no participar en la Flecha Valona, por eso hoy estamos muy motivados. Ahora podré descansar, pasar tiempo con mi familia y prepararme para el Tour de Francia", añadió, haciendo referencia a la ausencia de su equipo en esta carrera debido al registro de dos positivos por coronavirus. Su inercia en este curso, en el que lleva tres copas ganadas y un tercer puesto en la Vuelta al País Vasco, le subraya como un candidato distinguido para revalidar su primacía en la Grande Boucle.

El relato de la jornada encuentra una marcha acelerada, exigente, con la que el pelotón controló a los escapados que iban probando suerte en los dos tercios del kilometraje. Hasta que, a 35 kilómetros de meta, el Ineos amortizó la dificultad de La Redoute para erosionar al personal. El actual ganador del Giro de Italia, Tao Geoghegan Hart, filtró a los mejores y el gran grupo se estrechó, quedando fuera Alaphilippe. El francés, campeón de tres Flechas Valonas, recuperaría el paso más adelante.

A Valverde no le pilló con el pie cambiado y comprobó cómo la estructura británica se diluiría en el intervalo trascendental. Los gregarios se desplomaron y se abrió el abanico de gallos. Ahí, con las espadas en alto, Carapaz cambió el ritmo y desafío a todos con un ataque en solitario. Mas, el valiente ecuatoriano sucumbiría ante los ilustres perseguidores y fue Woods -quinto en meta- el que explosionaría al grupo de los elegidos. La ascensión a La Roca de los Halcones, que llegó después del tirón del UAE de Pogacar (con Hirschi y Formolo), se demostró decisiva.

El canadiense entró en ignición y eliminó a todos -Roglic- menos a Pogacar, Alaphilippe, Gaudu y el representante del Movistar. En su 41 cumpleaños, el murciano cometería un error de novato: entró en la primera plaza en el último kilómetro, ofreciendo una rueda y referencia a los jóvenes que afilaban el colmillo. Y en el esprint de los más fuertes Alaphilippe parecía llevarse a casa otra victoria, pero el esloveno se tomó el rebufo y le remató en el metro final. Devolviéndole el desaire que le hizo en la pasada edición -cuando el galo ejecutó una maniobra polémica que sacó de la llegada a Tadej y perdió al celebrar antes de tiempo-.

"El miércoles conseguí una gran victoria y ahora estar en el podio con el ganador del Tour de Francia es un gran resultado", resumió el campeón del mundo, al tiempo que Valverde reflexionó así sobre su meritorio cuarto puesto: "Me hubiera gustado hacer podio, y ganar hubiera sido ya la leche, pero al final en el esprint me dejaron todo el peso a mí y me superaron. Creo que debo estar contento". "Estoy contento con la carrera porque hemos estado todos bien, aguantando hasta el final y yo he podido meterme entre los cinco que han disputado", sentenció. Visto su rendimiento, no parece que esta sea su despedida de la Lieja.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios