www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SEMIFINALES - IDA

El Real Madrid aguanta ante la exhibición del Chelsea | 1-1

El Real Madrid aguanta ante la exhibición del Chelsea | 1-1
Ampliar
miércoles 28 de abril de 2021, 08:02h
Los ingleses salieron con una autoridad que pudo traducirse en goleada. Sin embargo, perdonaron y Benzema -maravilloso- capturó el empate antes del descanso. Con el paso de los minutos, y la bajada de la energía, los merengues ajustaron y se equilibraron las fuerzas. Stamford Bridge decidirá. Por Diego García

Llegó el día. La larga travesía por el desierto que ha trazado el Real Madrid a lo largo y ancho de la presente temporada, con fuertes críticas a su banquillo y palco, ha desembocado en el anhelo tradicional: la disputa de las semifinales de la Liga de Campeones. Competición que, curiosamente, tantos ataques ha recibido desde Chamartín -en su comparación con la Superliga-. Se atravesaba al único equipo español superviviente un Chelsea que ha navegado en marejadas similares, obligado a cambiar de entrenador sobre la marcha para enderezar el rumbo. Con todo, y bajo el rol de secundarios y tapados alejados de los favoritos, han arribado a la orilla que bordea con la gloria.

Zinedine Zidane hubo de lidiar con las bajas de Sergio Ramos, Ferland Mendy, Lucas Vázquez y Fede Valverde. Varios puntales de su estructura yacían entre algodones, pero serían puestos en liza. Toni Kroos volvió a la titularidad para acompañar a Casemiro y a Luka Modric. Vinicius haría lo propio con Karim Benzema, en un once ambicioso que recuperó los tres centrales de protección para Courtois -Nacho, Militao y Raphael Varane- y los carrileros largos -Dani Carvajal y Marcelo-. Eden Hazard, Marco Asensio, Isco, Mariano, Rodrygo, Antonio Blanco y Sergio Arribas esperarían turno.

Thomas Tuchel, arquitecto de una resurrección extraordinaria, no contó con Matteo Kovacic. Disponía de casi toda su plantilla y eligió a Andreas Christensen, Thiago Silva y Antonio Rüdiger para cuidar del meta Edouard Mendy. El eje del 3-4-2-1 correspondería a N'Golo Kanté y a Jorginho, con César Azpilicueta y Ben Chilwell en los laterales. El talento de Mason Mount y de Christian Pulisic conectaría con el delantero Timo Werner. La nómina de revulsivos se completaría con Marcos Alonso, Tammy Abraham, Olivier Giroud, Hakim Ziyech, Kai Havertz y Emerson.

Comenzó la trascendental confrontación sobre el césped del Alfredo di Stéfano confirmando lo augurado. Se competiría en un ritmo e intensidad hiperbólicos. Y se examinaría la preponderancia del modelo de físico y transición -planteamiento británico- o el de la calma con la posesión y el control -presupuesto madrileño-. En el prólogo se detonarían presiones muy agresivas, sobre todo de los visitantes. El nudo táctico, rebosante de emboscadas en cada pestañeo, limitaría las oportunidades. Sin embargo, avisarían primero los 'Blues'.

Antes del minuto 10, Mount montó un relámpago después de una pérdida merengue, centró para el testarazo de Pulisic y Werner perdonó, desde el área pequeña. El remate del alemán fue repelido por un Courtois providencial, que, de inmediato, atraparía un derechazo potente del propio Mount. Y en el minuto 11, Werner no embocó un venenoso envío de Kanté. Apretaba el sistema londinense, al galope de su supremacía anatómica y de una velocidad que forzó al encierro a los vigentes campeones de LaLiga.

No aguantaría la delegación de Concha Espina. En el 14 de juego Pulisic abriría el marcador. Le bastó al estadounidense ejecutar un demarque de ruptura para pescar el pase largo y quirúrgico de Rüdiger, y encarar al portero belga. Regateó al arquero, templó y resolvió con un tiro que se coló entre Nacho y Varane. Pagaba el Madrid sus graves desajustes a un precio tremendo. La espalda de su zaga sollozaba ante cada intento vertical de un cuadro inglés cómodo en todas las facetas de este deporte.

Antes de la media hora, sólo Vinicius había inquietado al muro oponente -que había dejado su puerta a cero en 16 de los 21 partidos que han disputado desde la contratación del preparador germano-. Un par de centros flácidos constituía el bagaje ofensivo en ese trecho caracterizado por la impotencia, hasta que Benzema se sacó un latigazo que escupió la madera -minuto 23, en una acción descontextualizada-. Kroos y Modric naufragaban, por debajo de las revoluciones impuestas, y el dibujo se partía con una facilidad pasmosa. Además, la presión no cubría la calidad en la salida de pelota isleña.

Kanté gobernaba a placer, dañando la ausencia de equilibrio español -Casemiro debía quedarse como ancla y no saltar hacia la mediapunta, amén de la desorientación que perseguía a Marcelo y Carvajal-. En resumen, le tocaba a los locales sobrevivir. Nada más. Estaban jugando muy por debajo del exuberante derroche de un Chelsea preciso, ardoroso y, en definitiva, mucho mejor. Los contragolpes nítidos británicos se amontonarían, en tres para tres muy preocupantes para los intereses de Zidane. Pero adolecieron de falta de concreción en los metros finales. Y en el minuto 30 Benzema inventó el empate. En una acción a balón parado -salvavidas familiar-, Marcelo centró con categoría, Casemiro cabeceó en el segundo poste, Militao peinó y el francés efectuó con control sedoso con la testa, para volear un trueno imparable.

Con 1-1, ninguno de los dos conjuntos torció el gesto. Proseguiría el ida y vuelta, ampliando el flujo de incertidumbre madridista. Kroos dispararía angulado y desviado, en una contra -minuto 33-; Werner no alcanzó a dirigir su remate a centro de Pulisic -minuto 36-; Thiago Silva propulsó un cañonazo peligroso desde larga distancia -minuto 38-; y Werner chutaría fuera de palos en un cara a cara con Varane -minuto 42-. Mas, logró llegar al descanso el bloque merengue. Sin duda, era para estar satisfechos. Visto lo Visto. La energía y el balompié no les habían pertenecido. Con un poco de tino inglés, bien podría haberse constatado una goleada merecida -a relación de disparos mostraba un descriptivo tres a ocho-.

Por ende, se le había acumulado el trabajo a 'Zizou'. Y el estratega ganador de tres Champions desdeñó la posibilidad de modificar algo. Ideó regalar confianza a la vieja guardia desplegada y tardó 34 segundos Mount en herir entre Carvajal y Militao -centro resbaladizo que atajó Courtois-. Eso sí, el Madrid se olvidaría de la valentía y replegó. No le quedaba otra, pues se había descosido sistemáticamente. Y una imprecisión de Marcelo, ahogado por la agresividad posicional rival, patrocinó el disparo de Werner que interceptó, in extremis, Militao -minuto 48-.

Benzema, faro impresionante, remataría a las nubes -minuto 50- en vuelo y tras una recuperación, corroborando la creciente estabilidad de su esquema con el paso atrás. Poco a poco, las líneas madrileñas se asentaron desde la cohesión y cercanía sobrevenidas, granjeándose más peso. Si bien, la iniciativa siempre recaería en los 'Blues'. Le costaría más al Chelsea crear en estático y se cruzaría el minuto 65 con un pentagrama de fuerzas simétricas. De hecho, habían descendido los vatios y la discusión de la posesión se tornó simétrica. Y comparecerían Hazard, Havertz, Ziyech, Odriozola, Asensio y James -por Vinicius, Werner, Pulisic, Carvajal, Marcelo y Azpilicueta-. Zidane volvía al 4-3-3.

Las porterías habían mutado en extras dentro de la trama antes del desenlace. Un Militao imperial neutralizaría las probaturas de escapada inglesas cuando los locales subieron. Primaba el cálculo de riesgos, con el cansancio condicionando el desarrollo. Courtois detendría dos golpeos espinosos de Ziyech antes del minuto 80. Y el tramo postrero acogería más brega y prudencia que fútbol. Con los visitantes esbozando la guinda. Enclaustrarían a los madridistas hasta el descuento, con circulaciones horizontales y controladoras. Y Kroos bajó el telón con un lanzamiento desviado y un centro impensable que concluyó en córner. Dejando la resolución de la eliminatoria para Stamford Bridge.

- Ficha técnica:

1. Real Madrid: Courtois; Militao, Nacho, Varane; Marcelo (Asensio, min. 76), Casemiro, Kroos, Modric, Carvajal (Odriozola, min. 76); Vinicius (Hazard, min. 65) y Benzema (Rodrygo, min. 92).

1. Chelsea: Mendy; Christiansen, Thiago Silva, Rüdiger; Chilwell, Kanté, Jorginho, Azpilicueta (James, min. 65); Pulisic (Ziyech, min. 65), Mount; y Werner (Kai Havertz, min. 65).

Goles: 0-1, Pulisic (min. 14); 1-1, Benzema (min. 30).

Árbitro: Danny Makkelie. Amonestó a Vinicius (min. 26), Pulisic (min. 37), Kroos (min. 59), Marcelo (min. 64), Varane (min. 77) y Odriozola (min. 88).

Incidencias: partido correspondente a la ida de las semifinales de la Liga de Campeones. Disputado en el estadio Alfredo di Stéfano, bajo una intensa lluvia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios