www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

¿Hacia un acuerdo climatico de alcance global?

miércoles 28 de abril de 2021, 20:28h

Durante el 2020 la recesión económica mundial genero una transitoria reducción en el flujo de emisiones de CO2, pero esto ya tiende a cambiar ya que en diciembre pasado las emisiones fueron superiores a las de un año atrás. Según la Agencia Internacional de Energía (AIE) se espera este año un repunte del 4,4 por ciento en el consumo global de energía, los grandes países emergentes como China y India lideran este repunte. Lo preocupante es el importante repunte de los fósiles, por ejemplo, se espera que el incremento en consumo de carbón sea mayor al de todas las energías renovables. Este año se estima que las emisiones contaminantes de origen energético trepen un 5 por ciento,

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), convocado por Naciones Unidas, informo que “los constantes cambios de clima dan lugar a fenómenos meteorológicos cada vez más extremos, ya que se rompe el equilibrio climático”. Existe una gran correlación entre los gases acumulados y los crecientes desastres naturales. Todo esto nos alerta sobre las posibilidades reales de no cruzar la barrera crítica de 1,5 C, acordada por los países en el Acuerdo de Paris (2015). Ya que los compromisos de reducción son muy inferiores a lo ambientalmente requerido, los nuevos compromisos deberían apuntar a que las emisiones en el 2030 sean 45 por ciento menores que en el año 2010 y deberían desaparecer en el 2050. Esto exige una nueva política ambiental de alcance global, que estimule la reducción casi total del consumo energético de origen fósil, como resultado de una fuerte expansión de las energías limpias, nuevas alternativas como el hidrogeno y una mejor eficiencia y conservación energética.

A pesar de muchas declaraciones de los gobiernos, pero sin compromisos efectivos, los combustibles fósiles apuntan a mantener esencialmente los niveles actuales de consumo en los próximos años. Se estima una reducción en el 2050 de apenas 2 por ciento (según BP) sobre el nivel actual, resultado de reducción en el consumo de petróleo y carbón, pero fuerte aumento en el de gas. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), convocado por Naciones Unidas, informo que “los constantes cambios de clima dan lugar a fenómenos meteorológicos cada vez más extremos, ya que se rompe el equilibrio climático”. Existe una gran correlación entre los gases acumulados y los crecientes desastres naturales.

Se han hecho propuestas para reducir las emisiones, como la declaración de los “economistas sobre los dividendos del carbono”. Esta declaración fue firmada por 3333 economistas norteamericanos, incluyendo a cuatro ex.-Presidentes de la Reserva Federal, 27 ganadores de Premios Nobel, y dos ex­ Secretarios del Tesoro. Esta propuesta se centra en la implantación en Estados Unidos de un impuesto al CO2, pero para evitar un aumento de la presión tributaria, se propone también un dividendo periódico que se devuelve igualitariamente a los habitantes, con liquidaciones trimestrales. La propuesta apunta a universalizar este tributo ambiental. Según el FMI esta política tributaria seria eficaz para abatir las emisiones. Por ejemplo, si el impuesto sobre el carbono se fijara en Estados Unidos en 50 dólares por tonelada, hacia el 2030 las emisiones de CO2 caerían 22 por ciento, mientras estos ingresos fiscales representarían anualmente alrededor del 0,7 por ciento del PBI. Así planteado la nueva carga tributaria luce altamente regresiva, ya que representa 0,9 por ciento de los ingresos del quintil superior de la población, pero trepa al 1,6 por ciento del consumo de quienes se ubican en quintil inferior. Claro que esto ocurre antes de disponer como se utilizan estos nuevos ingresos tributarios, según las estimaciones del FMI con una fracción de esta renta fiscal se podría compensar a la población de menores recursos. El saldo tributario se podría utilizar para la promoción de nuevas energías y la disminución de los impuestos que desalientan la creación de empleo.

Cuando Biden convoco a la reunión climática de líderes de muchos países ya había dado una señal, bien opuesta a la de su antecesor, volviendo a aceptar el Acuerdo de Paris rechazado por Trump. En esta reunión, celebrada en abril de este año, Biden se comprometió a reducir las emisiones de gases invernaderos de Estados Unidos alrededor de un 50 por ciento respecto a los niveles de 2005 para el año 2030..Biden también expreso que propiciara nuevas medidas para “atajar la crisis climática”, afirmando que apuntara tanto “dentro como fuera de sus fronteras”, esto significa que si Estados Unidos implanta el impuesto a las emisiones podría también determinar que sus importaciones desde países donde no existan estos tributos deban abonar el mismo impuesto vigente para la producción norteamericana.

Esta política para ser efectiva y no perjudicar las nuevas inversiones en EEUU debería ser coordinada con la UE y también con Canadá, el Reino Unido, Japón, Corea. Esta alianza podría así presionar a China, el primer contaminador mundial a adoptar una medida similar. Según James Baker y George Shultz únicamente una alianza liderada por Estados Unidos podría presionar a grandes naciones contaminantes como China, India y Rusia para que también graven impositivamente las emisiones contaminantes.

La combinación de un impuesto interno a las emisiones y de una tarifa a las importaciones de acuerdo a la contaminación generada por las importaciones no gravadas en el origen facilitaría la formación de una nueva alianza ambiental. El problema es que este nuevo escenario internacional sería mucho más conflictivo que otro escenario basado en un acuerdo global de alcance tributario que alcance a todas las naciones- Por esta razón la próxima reunión convocada por Naciones Unidas en Glasgow (Escocia) en noviembre será decisiva para nuestro futuro en la Tierra.

Alieto Guadagni

Economista

ALIETO GUADAGNI es economista graduado en la Universidad Nacional de Buenos Aires, con estudios de postgrado en la Universidad de Chile y Doctorado en la Universidad de California (Berkeley)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios