www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Madrid, la espina clavada del socialismo y el comunismo

martes 04 de mayo de 2021, 22:36h

Pedro Sánchez ha cometido un gravísimo error al protagonizar la campaña electoral del PSOE. Por soberbio, ha hecho el ridículo, ha puesto en riesgo el Gobierno de coalición, golpeado por un batacazo sin precedentes en las urnas, y ha perjudicado a Ángel Gabilondo, un candidato zarandeado por la agresiva estrategia de Iván Redondo. De presentarse como “moderado y serio” ha pasado a radicalizarse e insultar al PP como único argumento de su programa.

El éxito arrollador de Isabel Díaz Ayuso tiene mayor mérito al enfrentarse a la maquinaria del Gobierno y a buena parte de las Instituciones del Estado, dominadas por el autócrata de La Moncloa. El CIS, Correos y hasta la Fiscalía General del Estado han trabajado impúdicamente para impedir la victoria del PP. La empresa postal dejó pasar por sus escáneres las supuestas amenazas de muerte para que el ministro del Interior, la directora de la Guardia Civil y el líder de Podemos pudieran acusar de “fascista” al PP por unas balas de madera y un cuchillo pringado de Ketchup. Y, mientras, Grande Marlaska ocultaba la identidad de los “matones” de Podemos que agredieron a la Policía en las algaradas del mitin de Vox en Vallecas.

El éxito de la presidenta de la Comunidad de Madrid es histórico. Ha logrado más escaños que la suma de todos los del bloque de izquierda. Y es que, como declaró a El Imparcial, “Madrid es la espina clavada del socialismo y el comunismo”. La victoria del PP, además, supone un cambio de rumbo de la política española, dominada en los últimos años por Pedro Sánchez, en alianza con Podemos, ERC y Bildu, apoyos esenciales para gobernar a golpe de decretazo.

Los resultados de este 4-M no han podido sorprender a nadie. Salvo el manipulador Tezanos, todas las encuestas han coincidido en reflejar la arrolladora victoria de Díaz Ayuso que le permitiría gobernar sin necesitar ni el apoyo de Vox. El PP arrasa, doblando de largo los escaños del PSOE, que incluso ha sido superado por Más Madrid. Podemos ha fracasado y Pablo Iglesias, derrotado y humillado, abandona la política, según él, “por ser el chivo expiatorio de la ultraderecha”. Vox se mantiene y Ciudadanos se queda fuera de la Asamblea, después de los ridículos intentos de pacto con Sánchez en los Presupuestos y en la suicida moción de censura en Murcia. Edmundo Bal ha sido el candidato invisible. Nadie sabe qué ha propuesto. Y casi nadie le ha votado.

El “efecto Ayuso” supone el mejor impulso para que el centro derecha agrupe sus fuerzas y pueda recuperar el poder e impedir que el totalitarismo comunista se adueñe de la política española y destruya el espíritu de la transición en su empeño en sortear la Constitución y poner en riesgo la unidad de España para complacer a sus socios separatistas.

La victoria de Isabel Díaz Ayuso obedece a un éxito personal de la presidenta de la Comunidad y a la inteligente estrategia del PP. Y pone en marcha un rotundo cambio de rumbo de la política nacional. Pablo Casado debe proseguir en su esfuerzo por unir el centro derecha, el mejor, y quizás único camino para llegar a La Moncloa. En síntesis, Isabel Díaz Ayuso se alza con una victoria arrolladora y humilla a Pedro Sánchez, el gran perdedor de estas elecciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (18)    No(0)

+

1 comentarios