www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRISIS MIGRATORIA

Estados Unidos se erige como árbitro en la crisis entre España y Marruecos

Estados Unidos se erige como árbitro en la crisis entre España y Marruecos
Ampliar
EL IMPARCIAL
miércoles 19 de mayo de 2021, 21:30h
La portavoz del departamento de Estado pide que "trabajen juntos hacia una resolución".

La debilidad del Gobierno de Pedro Sánchez se ha evidenciado este miércoles, en el que sus socios han interferido en la postura oficial española, al tiempo que Estados Unidos ha tomado parte en el conflicto diplomático con Marruecos, tras la llegada de miles de jóvenes a Ceuta.

Estados Unidos ha pedido este miércoles a España y Marruecos que trabajen juntos para resolver la crisis en Ceuta, donde en los últimos días llegaron 8.000 migrantes de manera irregular. Washington toma partido así en el conflicto, tras llamar al ministro de Exteriores marroquí, Nasser Bourita.

El secretario de Estado de la primera potencia del mundo, Anthony Blinken, daba su apoyo a Marruecos al considerarlo como una pieza clave en la resolución de conflictos con el mundo árabe en el contexto de la crisis palestino israelí.

Pero este miércoles, Estados Unidos daba un paso más allá: "Apoyamos que tanto España como Marruecos trabajen juntos hacia una resolución", manifestó una de las portavoces del Departamento de Estado de EE.UU, Jalina Porter, en una rueda de prensa.

La portavoz también dijo que Estados Unidos está comprometido con la promoción en la región de procesos migratorios "humanos, ordenados y justos" a través de políticas bilaterales y multilaterales, así como programas para entrenar a las autoridades locales.

Todo ello, mientras el Ejecutivo de Sánchez, apoyado en Podemos y el separatismo, mostraba su debilidad. Su socio de Gobierno, Podemos, pedía "la libre determinación para el pueblo saharahui", en palabras de su eurodiputada y secretaria del área internacional de la formación, Idoia Villanueva. De esta forma, Podemos se alinea con las aspiraciones del Frente Polisario.

Precisamente, la acogida del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, está en el fondo de la cuestión del conflicto diplomático entre Madrid y Rabat, como dejó ver la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, que manifestaba que en las relaciones entre países hay actos que tienen consecuencias "y se tienen que asumir".

Pero también el prófugo de la justicia y ex presidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, ha tomado parte la contienda. JxCat, la formación separatista que ha llegado a un acuerdo con ERC, partido cuya abstención permitió el Gobierno de Sánchez, retuiteaba el mensaje del fugado ex president, en el que apoyaba la autodeterminación de Ceuta y Melilla, a las que se refería por sus topónimos árabes.

"Sebta y Melillia son dos ciudades africanas, que forman parte de la UE sólo por herencia de un pasado colonial que permitió a los europeos tener posesiones fuera de Europa", manifestaba. Según Puigdemont, Marruecos "tiene derecho a plantear la cuestión de la soberanía y sería necesario crear una mesa de diálogo para resolver el conflicto".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

2 comentarios