www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Ensayo

Kakuzo Okakura: El libro del té

domingo 30 de mayo de 2021, 21:11h
Kakuzo Okakura: El libro del té

Ilustraciones y proyecto gráfico de Isidro Ferrer. Traducción de José Pazó. Libros del Zorro Rojo. Barcelona, 2020. 192 páginas. 19,90 €.

Por David Almazán Tomás

Durante la era Meiji (1868-1912), la época en la que Japón se modernizó y abrió al comercio mundial, los japoneses adoptaron sin reservas los nuevos modelos artísticos llegados de Europa, pero no tardaron en aparecer voces críticas a favor de la defensa de los valores estéticos nacionales. Kakuzo Okakura (1863-1913) fue el gran adalid de la resistencia de las artes niponas y el gran impulsor de su estudio dentro y fuera de Japón. El libro del té, escrito por Okakura originalmente en inglés (The book of tea) en 1906, fue su aportación más influyente, debido a su planteamiento como lectura iniciática para adentrarse en las profundidades de la cultura japonesa. El libro está escrito para que los occidentales descubramos las claves de los principios estéticos japoneses. Y lo hace de la misma manera que se expresa el arte japonés: sugerir antes que mostrar. El tema central del libro es la ceremonia del té, un ritual de etiqueta en el que florecen los principios del sabi y wabi, la simplicidad y la austeridad, que constituyen la máxima sofisticación en el desarrollo de la sensibilidad y el buen gusto. No obstante, el libro abre las puertas al entendimiento de la arquitectura, la jardinería, la cerámica y otras muchas artes que rodean a una modesta taza de té.

Okakura estuvo a cargo de las más importantes instituciones oficiales japonesas y, además, estuvo conectado con los círculos japonistas norteamericanos, liderados por Ernest Fenollosa, e, incluso, trabajó en el Museo de Bellas Artes de Boston. Por todo ello, Okakura era el intelectual más adecuado para comunicar las claves del arte nipón a unos receptores occidentales, cuyos gustos conocía bien. El libro llegó primero a los anglosajones y, después, a todo el mundo, pues a las múltiples reediciones de The book of tea pronto le siguieron las traducciones a todos los idiomas. El éxito de este ensayo se convirtió en la chispa que despertó en muchos artistas el interés por el arte oriental. También en España, como pudo verse en la exposición El principio Asia, celebrada en 2018, en la Fundación Juan March, donde se mostró que muchos artistas, como Tápies o Chillida, habían sido muy influidos por este texto.

La belleza del texto se presta a adornar la edición y a ilustrarla con imágenes que evoquen el exótico Japón, con ramas de bambú, flores de cerezo, abanicos y kimonos. Libros del Zorro Rojo ha publicado un proyecto gráfico del diseñador Isidro Ferrer (Premio Nacional de Ilustración 2006), en el cual se rehúyen todos los tópicos orientalistas y, con acierto, se va a la esencia. El libro del té apunta al centro de la diana del arte japonés, que es la apreciación estética de la Naturaleza. Isidro Ferrer, afincado en Huesca, ha salido de paseo con su cuaderno de apuntes en un bolsillo y El libro del té en el otro y ha dibujado los humildes hierbajos y las florecillas silvestres de los paisajes que le rodean, mirando la grandeza de las cosas pequeñas, que son las mismas que hubieran inspirado a un poeta para componer un haiku.

El profesor José Pazó, especializado en la traducción de la literatura japonesa de la era Meiji (suya es la de Botchan, de Natsume Soseki, en Impedimenta), ha realizado una depurada labor en el texto, con un necesario aparato crítico de notas finales. Detalles como la encuadernación, la calidad del papel, el cuidado en la reproducción de ilustraciones y algún imaginativo troquelado convierten a esta edición en la más atractiva de las quese han publicado en nuestro país para disfrutar de este clásico, que sigue inspirando a los artistas del siglo XXI.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

0 comentarios