www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Biografía

M. Á. Villena: Berlanga. Vida y cine de un creador irreverente

domingo 13 de junio de 2021, 18:48h
M. Á. Villena: Berlanga. Vida y cine de un creador irreverente

XXXIII Premio Comillas 2021 Tusquets. Barcelona, 2021. 344 páginas. 22 €. Libro electrónico: 9, 99 €. En el “Año Berlanga”, la bibliografía sobre el genial cineasta se enriquece con un imprescindible trabajo que aborda, sin caer en la hagiografía, su trayectoria personal y profesional. Por Carmen R. Santos

El pasado año, la Real Academia Española (RAE) incluyó en la última actualización de su diccionario el término “berlanguiano”. Con ello, se adelantaba a la conmemoración en 2021 del Año Berlanga, coordinado por Sol Carnicero, que acaba de arrancar este 12 de junio, fecha en la que se cumple el centenario del nacimiento del genial cineasta. La RAE consigna el adjetivo “berlanguiano” como 1. “perteneciente o relativo a Luis García Berlanga, cineasta español o a su obra. Estudios berlanguianos. 2. “que tiene rasgos característicos de la obra de Luis García Berlanga. Una situación berlanguiana”. La iniciativa de la RAE fue saludada con satisfacción por la Academia de Cine, cuyo presidente, Mariano Barroso, declaró: “Es un orgullo para la Academia de Cine y para todos los cineastas españoles", tras subrayar que Berlanga mostró "las grietas de la sociedad española con lucidez, ironía y ternura".

En efecto, Berlanga (Valencia, 1921-Pozuelo de Alarcón, Madrid, 2010) fue uno de los más grandes retratistas de nuestra sociedad y creó singulares personajes en películas memorables e imperecederas. La decisión de la RAE tenía mucho de homenaje pionero a los que se sucederán durante todo el 2021. Así, ya es posible disfrutar de la exposición Berlanguiano. Luis García Berlanga (1932-2010), inaugurada recientemente por Sus Majestades los Reyes. La muestra, ubicada en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando (calle de Alcalá, 13, Madrid), permanecerá abierta hasta el 5 de septiembre.

La exposición, auspiciada por la Academia de Cine en colaboración con varias instituciones y comisariada por Esperanza García Claver, se divide en diferentes apartados que recogen más de ciento setenta fotografías, guiones, carteles originales y planes de rodaje, junto a una espectacular instalación audiovisual formada por doce pantallas. Un rico material que nos permite conocer mejor a Berlanga, tanto en su trayectoria personal como profesional. Por otro lado, hay que destacar que en breve estará disponible toda la filmografía berlanguiana en FlixOlé, la ambiciosa plataforma de cine español que se encuadra en Mercury Films de la mano de Enrique Cerezo, empresario, productor cinematográfico y presidente del Atlético de Madrid.

Hasta el momento, no estaba ayuna la bibliografía sobre Luis García Berlanga, pero ahora se suman dos títulos imprescindibles: la colección de artículos Furia española. Vida, obra, opiniones y milagros de Luis García Berlanga (1921-2010), editado por la Filmoteca Española y el Instituto Valenciano de Cultura, y Berlanga. Vida y cine de un creador irreverente, del escritor y periodista Miguel Ángel Villena, que se ha alzado con el Premio Comillas de Historia, Biografía y Memorias 2021.

“Luis García-Berlanga se asomó al mundo desde el mostrador de una pastelería del centro de Valencia. Su madre, una mujer morena y risueña de orígenes turolenses, pertenecía a la familia propietaria del Postre Martí, el mejor establecimiento de repostería de la capital valenciana durante décadas y al que acudían las familias burguesas a comprar fruta confitada, carne de membrillo o golosinas de lujo, como rezaba la publicidad de la pastelería”, leemos al comienzo del trabajo de Villena. A partir de ahí, en dieciséis capítulos, se nos sumerge de lleno en el muy personal universo berlanguiano, a la vez que ofrece valiosas claves para entender cabalmente la segunda mitad del siglo XX en nuestro país.

Nada escapa a esta biografía, que se enriquece con abundante material gráfico, de la fértil, y en muchos casos curiosa (ahí está su participación juvenil en la División Azul para que se le conmutara a su padre la pena de muerte, y de paso, atraerse el favor de una muchacha que le gustaba) trayectoria de Berlanga en todas sus facetas. Claro está que Villena admira a su biografiado, pero, y esto es uno de los grandes aciertos de su propuesta, no estamos ante una hagiografía, que nos presente a una figura perfecta y sin mácula. Sin dejar de recalcar las luces, Villena no escatima tratar las sombras de un personaje complejo y no exento, sino todo lo contrario, de contradicciones y de boutades. Por ejemplo, se aborda su complicada relación con las mujeres, y su concepción del erotismo -fue un consumado erotómano., con un punto de misoginia, en la que, según explica Villena, por un lado les tenía gran reverencia, y, por otro, le inspiraban cierto temor. La directora Josefina Molina abordó en un extraordinario discurso en su entrada en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando la “Misoginia y feminismo en el cine de Berlanga”.

Luis García-Berlanga Martí fue el pequeño de cuatro hermanos. Comenzó a estudiar Derecho y Filosofía y Letras, pero en 1947 decidió comenzar el camino de su verdadera vocación, matriculándose en la Escuela Oficial de Cine. Como bien señala Villena, “no cabe duda de que aquel niño alto, desgarbado y larguirucho, de enormes orejas y ojos azules bien abiertos, de cabello rizado, desarrolló sus dotes de observación en aquella tienda por la que desfilaban gentes de todo tipo, en especial, de esas clases medias y altas que tan magistralmente retrataría más tarde en sus películas”.

La carrera cinematográfica de Berlanga se inició, tras varios cortometrajes, con Esa pareja feliz, junto a otro grande de nuestro cine, Juan Antonio Bardem. A partir de ahí, se sucedieron los filmes (Bienvenido, Mister Marshall, Calabuch, Los jueves, milagro, Pláccido, El verdugo, Tamaño natural, La escopeta nacional -primera entrega de la desternillante serie en torno a la familia Leguineche, La vaquilla, Moros y cristianos…), en numerosas ocasiones con la inestimable colaboración como guionista de Rafael Azcona, en la unión de dos genios del Séptimo Arte, y Berlanga desarrolló una gran habilidad para sortear la censura franquista, asunto que, naturalmente, también aborda Villena en su biografía, a la vez que se ocupa de los filmes berlanguianos, en especial de grandes hitos como El verdugo y Plácido, que iba a llamarse en un principio Siente un pobre a su mesa. El director valenciano tiene un manejo absoluto del lenguaje y las técnicas cinematográficas. Especialmente memorable es su dominio del plano secuencia, señalada característica de su producción. Con su depurada técnica, refleja, con una particular ironía, situaciones que en muchos casos se revisten de un toque esperpéntico, en la estela de Valle-Inclán.

Berlanga fue, como bien titula su trabajo Villena, “un creador irreverente”. Genial, único, berlanguiano. Esperemos que los autoproclamados guardianes de lo políticamente correcto no le pongan en su punto de mira.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+

0 comentarios