www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Europa y la Ilustración

Juan Carlos Barros
lunes 28 de junio de 2021, 20:20h

El secretario general de la ONU António Guterres ha dicho en su reciente visita a Bruselas que contamos con que la Unión Europea esté al frente de la buena batalla por los valores de la Ilustración, que fueron la muy importante contribución de Europa a la civilización global”. Pero ¿qué es la Ilustración? nos preguntamos nosotros a continuación.

A esa cuestión Kant respondió que “ Ilustración es que el hombre deje de lado su auto causada inmadurez debida no a falta de inteligencia sino de determinación para usarla sin ser guiado por otro ¡Sapere Aude!“. Y después Kant se cuestionaba si en su día se daban las condiciones para que hubiera Ilustración.

Y ahora nosotros, por nuestra parte, también deseosos de saber, nos atrevemos a cuestionar si hoy hay en Europa Ilustración con la actual Unión, para lo cual vamos previamente a considerar dos características fundamentales de su organización: la subsidiariedad y la subvención.

Ante semejante desafío tenemos como idea principal que tal cualidad dual del ser europeo actual no encaja en el papel ilustrado, porque uno racionalmente no puede actuar para cumplir un objetivo expresado por la organización y a la vez recibir por ello de ella una financiación que, al final, va a ser uno quien la va a pagar; eso es un cebo para pescar pero no es Ilustración.

La Unión ha realizado una planificación como no se ha visto igual en tiempos recientes para que sus miembros hagan los esfuerzos inversores correspondientes, pero el individuo, aún aislado, forma parte de los estados y de rebote de la organización, dado que como ciudadano constituye su más pequeña fracción por la simple condición de su capacidad para usar la razón.

Sin embargo, si ilustrado consistiese solo en ir el estado adelantado y en cumplir un objetivo puramente normativo, entonces con la Unión ya hemos alcanzado el punto máximo de esa ilusión iluminativa de la subvención y la sustitución.

Con la pandemia hemos entrado a toda velocidad en una nueva edad sin la suficiente equivalente madurez. Si todo alrededor ha cambiado nosotros igualmente estamos a ello obligados, queramos o no queramos, aunque no esté planificado. Dice Kant que ningún contrato social que excluya la Ilustración es válido “aunque fuera confirmado por el poder supremo, el congreso y los más solemnes tratados de paz.” Y en el contrato podemos también entender incluida la planificación.

Aparentemente no ha sido tan grande el cambio a pesar de la gigantesca inversión prevista porque la programación de Next Generation se ha integrado con el instrumento clásico presupuestario. Pero si tras la pandemia vendrá la recuperación a través del gasto verde y en digitalización, al mismo tiempo el momento ha llegado para el individuo ilustrado, quien en caso de no estar activamente a ello aplicado se expone a quedarse a un lado.

En la Unión Europea, Ilustración significa aplicación cabal del principio de subsidiariedad que viene recogido en el articulo 5º del Tratado, en virtud del cual la Unión interviene sólo en caso que los objetivos de una acción no puedan ser suficientemente alcanzados por los estados. Esto bien entendido llega en último extremo hasta el ciudadano.

Según Kant la renuncia del hombre al saber es equivalente a pisotear los derechos de la Humanidad, lo cual menos aún se puede esperar que lo haga un estado o una organización internacional similar, a no ser que con ello pretenda una mejora social, en cuyo caso solo si lo pudiese alcanzar en un corto plazo (digamos que en siete años, no más) sería válido, pero eso sería así si a la vez se dejase libertad a todos los ciudadanos, doctos o no, para utilizar su propia capacidad y atreverse a saber.

Juan Carlos Barros

Abogado, consultor europeo y periodista

JUAN CARLOS BARROS es abogado, consultor europeo y periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios