www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Insultantes atropellos

jueves 22 de julio de 2021, 20:04h

Un día sí y otro también, sigo constatando que el actual timonel del gobierno de España, no cede en su terca obstinación en cuanto a afianzar con manifiesta determinación, el absolutismo conductivo que lo mantenga bien atado al poder mientras continúa la legislatura, y por ello, se multiplican las rebeldías que no me permito silenciar…

Mi naturaleza me lleva a vivir comprometido e involucrado, y así ha sido siempre en mi largo vivir, en el que no voy a defraudar a mi propia conciencia, ni a seres queridos y semejantes a quienes en forma cotidiana me brindo ofreciéndoles mi ser, compartiéndoles mi sentir y la manera cómo encaro responsablemente mis compromisos, los llamados que me convocan, frente a las realidades de cada acontecer…

En este aporte, el décimo artículo que envío a este periódico digital, me propongo resaltar y detenerme una vez más, en los “insultantes atropellos” a la dignidad de España y de todos los que residimos en esta gran Nación, que en forma despótica llevan adelante con esta insoportable deriva…

¿Ante qué altar se arrodillan quienes le rinden culto a su desmedida ambición de poder?

Yo creo que es ante el dios (con minúscula) no sólo de su ambición, sino de su soberbio descaro, de la traición a su pueblo, del desmadre de su propio partido convertido en “sanchista”, así como su predisposición “a hacerlo todo de cualquier modo”, con tal de permanecer atado al apetitoso sillón de La Moncloa.

Y cuando se intenta un caminar político de ese modo, así, sin medir las consecuencias, no sorprende que se ingrese en un escenario repleto de convulsiones, dentro y fuera del gobierno…

Ya desde la investidura, lo han manchado todo con tintes de ilegitimidad, que apenas ha sido en base a un procedimiento formal porque tuvo votos suficientes para lograrla, pero sin el legítimo respaldo popular, dado que el timonel ha hecho justamente lo que antes negó, mintiendo una y otra vez a sus votantes que no lo autorizaron en forma expresa para pactar con un comunismo trasnochado, con proetarras y separatistas enemigos de la unidad territorial que no les pertenece, dado que es ese un legítimo patrimonio de “todo el pueblo español.”

Todos ellos, conocedores de la ambición del timonel, se aprovecharán al saber que está dispuesto a pagarles las facturas que le presenten, a cambio de su investidura, de alcanzar las mayorías para gobernar (dado que por sí sólo con 120 diputados no podría), de aprobar los Presupuestos Generales del Estado, y de continuar con sus agravios por el resto de su mandato…

Y todavía, por necesidad y manifiesta cobardía, constatamos que este timonel se arrodilla mendicante ante quienes nos insultan, amenazan y chantajean, careciendo de grandeza al no salir abiertamente a defender el honor, las tradiciones, la historia misma que en las últimas décadas permitieron concordia, desarrollo y dignidad, que, a él y a ellos, muy poco o nada les importa…

Y si lo expuesto no fuera suficiente, cabe agregar que no tiene ningún empacho en caer en la denigrante actitud de desconocer y no enfrentarse con honor, como correspondería, a los que han desconocido con sus “insultantes atropellos”, a la Constitución, a las Normativas Legales vigentes, al Sistema Judicial, a la División de Poderes, a las Sentencias de los Tribunales, a la misma Monarquía, porque todos ellos le han descubierto su lado flojo, falso y traicionero que es su ambición y la soberbia altanera de seguir explotando los beneficios complementarios que de ese trono emergen y en el que subyacen sus alocadas pretensiones…

Nada más le importa que terminar la legislatura y llegar a ella con alguna posibilidad de éxito para su futuro político.

Estos son los objetivos de su deriva, y por ese mezquino canje, continuarán sus mentiras, sus hipocresías, sus cálculos previos de conveniencia personal, sus rupturas, sus provocaciones, sus burlas, su desafiante absolutismo, y su debilidad ante el despotismo globalista de quienes mantienen la osadía de digitar nuestros destinos, nuestros hábitos, hasta el límite de cómo educar a nuestros hijos y nietos, con un atrevimiento que no les podemos permitir…

Hasta su rostro nos brinda rasgos de su dureza, cual roca que transfigura fingiendo y disimulando cuando le conviene…

Pero no podrán derribarnos, por más poderes que posean, mientras nos mantengamos firmes en nuestra “resistencia” sin doblegarnos, sin desfallecer, y podamos encontrar un camino para alcanzar en lo posible cortar esta legislatura insostenible de la forma más racional, legal y pacífica que los desplace del poder que ostentan dentro de un marco Constitucional, respondiendo así a ese virtual Golpe de Estado con el que procuran desbaratar nuestras Instituciones, facilitando la implantación de un nuevo orden con alcances planetarios imprevisibles…

“Algo tiene que ocurrir”, “Ante una historia que vuelve, un grito restaurador”, “Deudas que el pueblo les reclamará”, “No hay fines ni epílogos”, “Deriva inconcebible”, “Sigo sospechando”, “Respira tu vida”, “Muerte política súbita”, “No podemos dejarles un mundo en sombras”, son los títulos de mis nueve artículos enviados a este medio, con los que vengo expresando mi sentir ante tantos descalabros, con el convencimiento y el coraje de una lucha inclaudicable en pro de restaurar la dignidad que pretenden arrebatarnos, sometiéndonos con sus agravios y sus reiteradas trampas…

Pero no podrán, los enfrentaremos en permanente estado de alerta, como centinelas aplicados a nuestra propia salvación, porque solamente nos permitimos responder a los imperios del Amor, y lo hacemos también y fundamentalmente por quienes vienen detrás, nuestros hijos y nietos, que necesitan de nuestro amparo sin ninguna prescindencia, como forma de abrirles surcos y regarlos adecuadamente, con la esperanza de propiciar que germine en ellos la plena realización de sus vidas, si es necesario, “con nuestra sangre, sudor y lágrimas…”

No les tememos, ni a ellos ni a sus salvajadas, con las que se proponen confundirnos y seguir trampeándonos…, por más maquillajes que utilicen para confundirnos…

A estos conductores políticos, hagan lo que hagan, digan lo que digan, ya no les creemos nada, “ni siguiera cuando adoptan una postura cuasi piadosa” con la que se disfrazan para argumentar los indultos que han resuelto, en contra de los dictámenes pronunciados por juristas, cuando en realidad están pagando facturas por los apoyos recibidos.

¡Pero si hasta nos quieren movilizar según ellos, declarando Estado de Sitio, cuando entiendan que está en riesgo la Seguridad Nacional, ocultando la inocultable Verdad que son ellos mismos los culpables del riesgo generalizado al que nos han conducido, y de ese modo amordazarnos!

En lo personal, yo ya he visto esa película en mi pequeño país, Uruguay, en el sur americano, y nosotros sabemos muy bien cómo enfrentar el despotismo de quienes intenten atropellarnos, desenmascarando incluso a los amanuenses cómplices, y a todos aquellos que se silencian y nada dicen sobre los dictadores y sus miserias…, al dejarse comprar política, social y gremialmente por treinta miserables monedas…

Nosotros formamos parte de otro bando, con más nobleza, más vergüenza, con suficiente coraje para no eludir la corresponsabilidad que tenemos con el colectivo social que integramos.

Resulta ya imprescindible, darle la palabra al pueblo español para que se exprese sobre esta alarmante situación y sobre la unidad territorial de la que es legítimo titular, como lo es el de aproximarse paso a paso al destino que cada quien sueñe y se proponga conquistar…

Nos queda suficientemente clara la emboscada que nos tienden, y desconfiamos de cuanto todavía intentarán, y por ello sabemos que nos enfrentamos a botas embarradas en el fango de una ambición sin límites, irrespetuosa y ofensiva, por felonías descaradas que no toleramos ni nos permitimos aceptar…

Un eco irrenunciable vibra en nosotros que proviene de la fragua inextinguible del Amor en la que nos hemos forjado.

Que lo sepan todos, y fundamentalmente desde Bruselas, para que no les hagan llegar a sus manos la voluminosa asistencia financiera que seguramente usarán respondiendo a sus antojos, a sus caprichos insensatos, para financiar el presupuesto que han incrementado en forma desmesurada y escandalosa para nefastos destinos, para que se les trabe lo que resta de su mandato, y no tengan otra salida que la de adelantar la convocatoria a elecciones nacionales, ya que en ellas están nuestras esperanzas, así como en “la muerte política súbita” (como ya lo he mencionado en artículo anterior) de algunos que no son pocos.

Descarto que el actual timonel y sus compinches, vayan a dar voluntariamente un paso al costado, y por ello, corresponde que los obliguemos a hacerlo (sea por iniciativa de La Monarquía, sea por una moción de censura, sea por el camino que se encuentre dentro del Orden Constitucional), sin violencias ni desmanes, para no actuar como ellos que con siniestra altanería nos han subestimado, aferrados a una inmunidad ofensiva que se les tiene que terminar, para que podamos ponerlos frente a los Tribunales competentes más pronto que tarde para su juzgamiento…

Hagámoslo de algún modo, mantengamos activas las tribunas y trincheras dentro de la legalidad, que ha sido herida y se nos desangra…

España ya pagó en su historia reciente un precio muy alto, repleta de testimonios y fosas que lo confirman…

Ahora, sólo nos queda evitar más martirios, desplazando a quienes nos han envuelto en indignidades, con una economía en crisis, con nefasto panorama laboral, con carencia de inversiones productivas generadoras de empleo, con incertidumbres notorias, con una deuda pública desmesurada incrementada por numerosísimos ministerios, asesores, y chiringuitos montados al servicio del timonel…

No es por “casualidad” que se enerven de ese modo nuestras rebeldías y nos sacudan por dentro iluminando nuestras entrañas para que no se adormezcan…

“Es la causalidad del Amor” que nos subyace, nos impulsa, nos conduce y nos inspira en la lucha inclaudicable por nuestra libertad y la dignidad que estamos determinados conquistar…

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios