www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Las asignaturas pendientes de Sánchez tras sus vacaciones

EL IMPARCIAL
miércoles 04 de agosto de 2021, 10:15h
El presidente del Gobierno ha comenzado sus vacaciones de tres semanas en Lanzarote, en el palacio de La Mareta, regalo del Rey Hussein a Juan Carlos I. Se va aparentemente satisfecho del duro curso. Pero a la vuelta, le esperan varias asignaturas pendientes, las que pueden decidir su futuro político. Los indultos, que tanto le han desgastado, de poco han servido. Los separatistas catalanes solo se conforman con la amnistía. Tampoco la cacareada Comisión Bilateral entre el Estado y la Generalidad. Pere Aragonés ya ha declarado que "los acuerdos no serán monedas de cambio que nos hagan renunciar a la autodeterminación". Así, Pedro Sánchez tendrá que abordar en septiembre la mesa de diálogo, de la que no saldrá vivo si no cede a esas pretensiones. Y lo que está en juego, en realidad, es el apoyo parlamentario de ERC.

El apoyo esencial para la otra asignatura pendiente: la aprobación de unos nuevos presupuestos generales. Pues sin los escaños de los republicanos catalanes no saldrían adelante. Tampoco Podemos se lo va a poner fácil. Los comunistas ya han amenazado con rechazar las cuentas del Estado si el PSOE no incrementa considerablemente los impuestos, se niega a subir el salario mínimo o a regular el precio de los alquileres, entre otras cosas. Pedro Sánchez sabe que Bruselas se opone a todas estas propuestas, pero es consciente también de que el partido morado le va a presionar hasta la extenuación. Un dilema que le costará resolver. Pues su socio de coalición busca desmarcarse del PSOE y protagonizar la "agenda social" del Gobierno para no ser fagocitado por los socialistas ante las próximas citas electorales.

Y lo esencial para España, aunque para el presidente no lo sea: pactar con el PP la renovación del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal de Cuentas. Como ya hemos comentado, Pablo Casado está dispuesto a llegar a un acuerdo si el Gobierno acepta que sean los jueces quienes elijan a los magistrados. Sería una decisión tan histórica como ejemplar, aunque Sánchez prefiere que el Gobierno y sus socios de coalición y legislatura se ocupen del nombramiento de los vocales.

Pedro Sánchez debe reflexionar durante sus vacaciones. En estas tres asignaturas pendientes, el Gobierno que preside se juega su credibilidad ante los españoles y ante las autoridades comunitarias. Aunque, probablemente, a él solo le preocupe agotar la legislatura con sus siniestros socios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (16)    No(1)

+

0 comentarios