www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Demagogia criolla

Natalia K. Denisova
domingo 22 de agosto de 2021, 19:17h

Hispanoamérica tiene un problema ontológico: se niega a sí misma. No hay país de la América española que no esté enredado con problemas sobre sus orígenes, guerras civiles y separación de España. El problema adquiere hoy tonos casi trágicos. Culpan de todos sus males a España. Extraño y demagógico comportamiento. Ocultan que son países independientes hace más de doscientos años. Estupor provocan las últimas declaraciones de Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, y Pedro Castillo, recién nombre presidente de Perú. No están solos. Son seguidos por “intelectuales” resentidos y millones de seres humanos engañados durante dos siglos. El asunto es delirante. Ya no se trata de un trastorno ontológico de identidad colectiva sino de una esquizofrenia histórica. Exigen con la persistencia del loco que se pida perdón por el Descubrimiento y la Conquista . Acusan a España por aniquilar “las culturas milenarias” y matar indígenas, etcétera, etcétera.

Pero, en verdad, si profundizamos un poco en el problema, veremos que es la única estrategia, sin duda alguna, ideológica y pervertida, que han tenido las “élites” políticas hispanoamericanas para eludir sus responsabilidades políticas. Este anti-españolismo furioso, en el fondo, no es otra cosa que anti-mexicanismo o anti-peruanismo; por desgracia, esa ideología tiene una sólida base hispánica. Me explico: todas las declaraciones contra el pasado hispano-americano se hacen en español, la lengua franca de América. En efecto, la mayoría de políticos de Hispanoamérica, esos que se lanzan retóricamente a proteger a los indios, nunca han tenido la bondad de interesarse, de verdad, por su historia, cultura y lengua. Lo contrario que hicieron los españoles, especialmente los misioneros del s. XVI, quienes contribuyeron de modo decisivo a la integración de la cultura hispánica con las culturas indígenas. Además de fijar los referentes civilizadores en el ámbito de las artes y las lenguas; de hecho, todos aquellos estudios, sobre todos en el ámbito de las lenguas, son la base de actuales filologías indígenas y de muchos estudios etnológicos y antropológicos.

Paralelamente al estudio de las culturas indigenas, tenía lugar el proceso de “criollización” de la sociedad, un proceso complejo que consistía principalmente en la búsqueda de la identidad por los mestizos y criollos que les diferenciara definitivamente de los peninsulares. Los que más éxitos obtuvieron en este proceso fueron los novo-hispanos y peruanos que hicieron suyo el pasado de los imperios inca y mexica. Muchos escritores y tratadistas escribían crónicas rehaciendo el pasado indígena según los cánones de la épica clásica o renacentista. Muchas leyendas adquirieron nueva vida o directamente han sido inventadas por los descendientes de los españoles de la Península: la historia de valiente Hiutzel, hijo del Rey de Campeche, y su amada Quetzal, hija del Rey de Tabasco. O un poco más tardía leyenda de Ollantay.

Ciento son los ejemplos que podemos poner sobre la utilización ideológica de una historia compleja como es la de la America hispana. En el siglo XVII y XVIII, la época del coleccionismo de los vestigios indígenas tanto materiales como literarios, los trabajos de Carlos Sigüenza y Góngora, estudioso astrónomo, matemático y poeta, que buscaba los códices y otras “antigüedades”, fueron aprovechados por los falsificadores que no perdieron la oportunidad de hacer su agosto. Otro tanto se podría decir, cuando en 1790 se encontró la Piedra del Sol en la Catedral de México. Hubo luchas ideológicas sin fin sobre el hallazgo. Ya en esa época los conflictos creados por los criollos para alcanzar el poder son memorables; los nuevos virreyes no tenían prestigio en los virreinatos y los criollos y mestizos de principales familias se creían más aptos para gobernar “su tierra” que los gachupines.

En resolución, cualquier persona decente que estudie el largo y complejo proceso de hispanización de América, donde España se desangró, encontrará fácilmente elementos históricos y culturales que pueden ser utilizados fácilmente por los demagogos criollos de ayer y de hoy para eludir sus responsabilidades.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (18)    No(0)

+

1 comentarios