www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA LUCIDEZ DE GARCÍA-MARGALLO

lunes 23 de agosto de 2021, 01:00h
José Manuel García-Margallo es uno de los políticos más penetrantes con los que cuenta España...

José Manuel García-Margallo es uno de los políticos más penetrantes con los que cuenta España. Eficaz ministro de Asunto Exteriores con el Partido Popular, excelente parlamentario europeo, defensor ya en tiempos de Franco de una Monarquía parlamentaria para superar la dictadura, he escuchado una intervención suya en televisión que me ha parecido especialmente lúcida. Sin vehemencias, sin aspavientos, desde la serenidad y la moderación, José Manuel García-Margallo ha sabido criticar la insensatez del presidente de los Estados Unidos al entregar a los talibanes el control de una nación de casi 40 millones de habitantes, estratégicamente situada en el centro de Asia.

Claro que de lo se trataba, en primer lugar, era de aproximar Afganistán a fórmulas democráticas que consolidaran la libertad y los derechos humanos. No se trataba, por supuesto, de una tarea fácil. Como me dijo Emilio García Gómez, tras la visita que hicimos en 1965 a Kabul y a los budas de Bamiyán, “Ni Cristo ni Buda ni Marx, solo Mahoma, el pueblo afgano es profundamente islamista”.

Ni los británicos ni los soviéticos ni los estadounidenses pudieron imponer sus ideas en Afganistán. Pero, como ha señalado García-Margallo, había una segunda cuestión capital en la decisión occidental de imponerse militarmente en Afganistán: el terrorismo. Un Estado dispuesto a amparar a los diversos grupos internacionales de terroristas constituye una amenaza a medio y largo plazo alarmante para el mundo occidental y sus aliados. Los atentados del 11-S en Estados Unidos, del 11-M en Madrid, las atrocidades padecidas por Inglaterra y por Francia y los intentos abortados sobre algunos de los más significativos monumentos de las naciones occidentales, justificaban la presencia militar de Estados Unidos y de la OTAN en Afganistán. Los acuerdos subterráneos a los que sin duda ha llegado Biden con los talibanes se incumplirán en muy poco tiempo. La debilidad del incompetente presidente de Estados Unidos puede generar mucha sangre y mucha destrucción a cargo de un terrorismo refugiado en los turbantes del nuevo Estado talibán.