www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

¿Descentralizamos en serio?

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
martes 12 de octubre de 2021, 20:00h

No es cosa nueva que el presidente del Gobierno de coalición, Pedro Sánchez, arda en deseos de trasladar algunos organismos e instituciones del Estado que se encuentran en Madrid a otras capitales de provincia. La razón que justifica esta descentralización no es, como nos quieren hacer creer, intentar conseguir una mayor “cohesión territorial” o combatir la despoblación. El verdadero motivo, y no hay otro, es sosegar y aplacar el odio, la inquina, la aversión de los nacionalistas independentistas a todo lo que hace y pasa en la capital de España.

Primero quieren subir los impuestos en Madrid, porque es injusto que un madrileño pague menos tributos que un catalán o un valenciano, aunque Madrid recaude para el Gobierno de todos los españoles el doble que Cataluña y hasta seis veces más que el País Valenciano, y ahora buscan la forma de llevarse los organismos oficiales del centro de España.

Para empezar, si hablamos de impuestos y hablamos de injusticia hay que mirar hacia el País Vasco y Navarra y no a Madrid. Isabel Díaz Ayuso tiene las mismas reglas del juego que catalanes, castellano-manchegos, valencianos, aragoneses, andaluces, gallegos... pero no que los vascos y navarros.

El problema para Sánchez, cómo lo es para el resto de presidentes de comunidades autónomas, es una notable incapacidad para dirigir un Gobierno sin dinero. No saben gobernar con la mesura y la prudencia del que procura no encontrar la ruina. Incapaces así de articular unos Presupuestos Generales del Estado con el dinero de los ciudadanos en sus bolsillos, que, como todo el mundo sabe, es dónde el ciudadano de a pie quiere que esté su dinero, siguen subiendo y, de paso, inventándose cada vez más impuestos. Claro, la cruz para la que los baja y consigue hacer cosas.

Además, si el presidente televisivo y populista de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, se queja del “centralismo” de Madrid porque “choca con nuestro Estado de autonomías” y le reprocha a Sánchez que el 80% de la población vive en el 20% del territorio está invitando al presidente del Gobierno, que desde luego no tiene la culpa de esta centralización, pero tampoco la solución, a ser más populista que el propio líder cántabro. Y no necesita mucho estímulo el presidente de coalición para lanzarse al degüello de Madrid, culpa de los males que asolan su España.

Como fuere, la ocurrencia de la descentralización (recurrente, por otra parte, cuando se antoja necesaria para levantar el ánimo de las fuerzas periféricas) no deja de ser un nuevo ‘globo sonda’ o el viejo truco de tirar la piedra y esconder la mano. Sánchez dice que se trata de que las instituciones salgan de Madrid pero luego aclaran que solo las instituciones de nueva creación. Parece obvio que si son de nueva creación no pueden salir de Madrid puesto que no estaban en Madrid.

Sánchez mata dos pájaros de un tiro porque se trata, salta a la vista, de hacer daño a Madrid y a los madrileños como castigo por votar centro-derecha y humillar al PSOE en las elecciones autonómicas, al tiempo que se contenta a los socios de Gobierno con la amenaza de restar peso institucional a la capital.

Pero puestos a repartir organismos e instituciones, me van a permitir la licencia de proponer llevar el Congreso de los Diputados a Mazagón, bonita localidad onubense que acogería con agrado a los diputados entre las letras de Juan Ramón Jiménez y la Historia del Descubrimiento de América. Les garantizo que tampoco decaerá el debate político mientras se degusta la gamba blanca, tierno choco, el mejor embutido ibérico de la Sierra de Huelva y los vinos del Condado. Además, el propio Sánchez, como buen conocedor del Coto de Doñana, puede hacer disfrutar a sus señorías con visitas guiadas a la mayor concentración en Europa de aves migratorias.

Espero me admitan otra sugerencia y se "saque" el Senado de Madrid para ubicarlo estratégicamente en Mondariz Balneario. La “Muy Hospitalaria Villa” pontevedresa seguro que acoge de buen agrado a sus señorías, que no tendrán a tiro de piedra el mar, pero donde, sin duda, sabrán disfrutar de las bondades de la gastronomía gallega, de sobra conocida y casi una ofensa tener que recordar. Es el pueblo más pequeño de Galicia, pero a los senadores de toda España les encantará poder jugar entre sesión y sesión al golf o montar a caballo en un marco incomparable.

Y puestos a elegir ubicación para la residencia oficial del presidente del Gobierno, siendo como presume una persona cercana al pueblo que rehuye tener que vivir cerca de Pozuelo de Alarcón, el municipio más rico de España, no sería mala cosa que se ubicase el nuevo Palacio de la Moncloa en Torrevieja. El cariño de los vecinos y sus magníficas playas (La Mata, Punta Prima o la del Cura), así como una gastronomía deliciosa harán sentirse como en casa a la familia de Pedro Sánchez. Además, la inolvidable localidad alicantina está a tan solo diez minutos en Falcon del Mar Menor para interesarse por el estado de sus aguas.

Igualmente, la Casa Real, por su cercanía con Asturias, podría ubicarse en Oviedo o Gijón; se meocurre que el Banco de España podría trasladarse a Barcelona; el Tribunal Constitucional, por aquello de la Historia, encontraría acomodo en Cádiz; el Defensor del Pueblo en Numancia, por razones obvias; el Tribunal de Cuentas en Mérida, por que se quede algo en Extremadura; así como el Consejo de Estado en Salamanca y el Económico y Social en Ávila. La Fiscalía General del Estado la dejaría en Madrid, que le viene mejor a Dolores Delgado, y la sede de la Comunidad de Madrid, para cumplir deseos, podemos llevarla a Santander, con Revilla.

Ahora en serio, estoy seguro de que Sánchez no tendrá en cuenta las mencionadas sugerencias si pregunta a Podemos, ERC o Bildu porque unos quieren permanecer en el poder a costa de lo que sea, a los segundos les importa un comino dónde estén las instituciones porque su objetivo es no tener que estudiar geografía de España nunca y a los terceros… pues eso, imagínense lo que le importa a Arnaldo Otegui dónde estén los organismos más importantes de España.

Y digo yo: en materia de impuestos, ¿por qué Cataluña y el País Valenciano no critican los fueros en lugar de atacar a Madrid? Si los que juegan con ventaja fiscal son los vascos y los navarros, ¿por qué siempre se critica a Madrid? Por otra parte, ¿alguien ha evaluado con seriedad el coste económico y laboral de trasladar todos los organismos y sus funcionarios que quieren mover de la capital? Pero, sobre todo, ¿por qué el presidente de todos los españoles les hace caso?

La respuesta ya la saben: los necesita para seguir gobernando en España. Si no fuera así, Sánchez no haría caso a nadie para nada de lo que se le propusiera y sacar de Madrid los organismos oficiales más importantes no sería una prioridad porque nunca estaría sobre su mesa de trabajo. ¿Alguien tiene alguna duda?

Y lo que está claro es que en plena negociación de los Presupuestos Generales del Estado las ocurrencias están a la orden del día. La cuestión es cuál será la de mañana.

Javier Cámara

Redactor Jefe de El Imparcial

JAVIER CÁMARA es periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+

0 comentarios