www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRISIS EN EL GOBIERNO

Podemos y el PSOE a garrotazos por los incumplimientos de Sánchez de los acuerdos de coalición

Podemos y el PSOE a garrotazos por los incumplimientos de Sánchez de los acuerdos de coalición
Ampliar
sábado 23 de octubre de 2021, 12:39h
En este momento, tan sólo el miedo a un adelanto electoral, con las encuestas marcando un triunfo del PP, mantiene unidos a ambos partidos.

La coalición de Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos pasa por uno de sus peores momentos en lo que ya es una guerra dialéctica abierta entre ambas formaciones que, con las espadas en alto, ya dejan ver todas las brechas abiertas y los frentes de batalla con el horizonte de las urnas de fondo. Los incumplimientos del presidente Pedro Sánchez de los acuerdos de coalición han llevado a la formación morada a una estrategia de abierto enfrentamiento. En este momento, tan sólo el miedo a un adelanto electoral, con la balanza de la opinión pública decantada claramente hacia un mandato del Partido Popular, según todas las encuestas solventes, mantiene unida la ligazón entre socialistas y podemitas.

El pacto entre el PP y el PSOE, los dos partidos que han vertebrado la vida española en democracia, durante los últimos 40 años, para renovar las instituciones, ha desatado una lucha intestina en el seno del Gobierno. Poco después de formalizarse el acuerdo, la secretaria de organización de Podemos, Ione Belarra, hacía público el descontento de la formación morada con sus socios en el Ejecutivo y exigía una reunión urgente al más alto nivel para debatir la hoja de ruta de sus compromisos de coalición.

Este sábado, Podemos llamaba a sus bases a una movilización en las calles para que el descontento no quedara tan sólo en los despachos.

El pacto PP-PSOE ha sido uno de los principales detonantes del enfado podemita, pero no el único. Los socios comunistas del presidente Pedro Sánchez tienen numerosos frentes abiertos contra el PSOE. La derogación de la reforma laboral, la expulsión del diputado Alberto Rodríguez por parte de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, la subida del precio de la luz o la ley de vivienda son otras de las heridas que Sánchez ha inflingido a la formación morada, cuyo papel subalterno en el Gobierno comienza a resultar insoportable, de cara a unas posibles elecciones electorales.

Desde el ala socialista, la respuesta ha rozado el ninguneo. El pacto, han dicho, goza de buena salud. La comisión de seguimiento del Acuerdo de Gobierno PSOE y Unidas Podemos se reunirá la próxima semana para abordar la reforma laboral en el marco de un clima de "entendimiento y coordinación", según ha adelantado este viernes en Mérida la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra.

"No corre ningún peligro la coalición. Está más fuerte que nunca y tenemos dos años por delante para seguir avanzando y recuperando derechos y conquistando libertades", ha agregado Lastra al ser preguntada por las diferencias mostradas por los dos socios de la coalición de Gobierno en torno a la reforma laboral.

Por su parte, la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, ha decidido expulsar al diputado Alberto Rodríguez tras la sentencia del Tribunal Supremo, lo que ha llevado a Unidas Podemos a anunciar una querella contra Batet. La acusan de “prevaricación” y de haber cedido ante la "vergonzosa presión" del Tribunal Supremo y de la "extrema derecha" en la inhabilitación de Alberto Rodríguez.

Fuentes de esta formación consultadas por Efe han criticado la decisión de Batet que, afirman, ha tomado "de manera unilateral, contra el criterio de los letrados de la Cámara y de la Mesa del Congreso”.

Añaden las fuentes que Batet "conoce" que la inhabilitación que establece la sentencia del Supremo "era para ser elegido en unas próximas elecciones durante 45 días, lo que en ningún caso implica perder el escaño”.

"Presentaremos una querella contra Meritxell Batet por prevaricación. La decisión que ha tomado cediendo ante la vergonzosa presión del Supremo y a la extrema derecha hace un daño enorme a la democracia y a nuestro país", recalca Unidas Podemos.

Fuentes socialistas han defendido que la presidenta del Congreso "se ha limitado en todo momento a dar cumplimiento a la ley y a las sentencias emanadas de los tribunales" y aseguran que así lo ha hecho este viernes "una vez despejadas las dudas sobre su aplicación".

La trifulca ha caído como una bomba entre la oposición y el poder judicial.

El presidente del PP, Pablo Casado, ha advertido este viernes que si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no actúa contra la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, por acusar al Tribunal Supremo de prevaricar "se convertirá en su cómplice".

"En cualquier Gobierno serio, un ministro que acusa al Tribunal Supremo de cometer un delito sería cesado de inmediato", ha sostenido Casado a través de Twitter.

Por su parte, el Consejo General del Poder Judicial, pendiente de renovación, ha mostrado este viernes su "absoluto y rotundo" rechazo a las afirmaciones de la ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra. Exceden "absolutamente los límites del derecho a la libertad de expresión" y "llegan a atribuir" un delito a los jueces del Tribunal Supremo, dice el máximo órgano del judicial.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios