www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Golpe de Bruselas al optimismo enfermizo de Sánchez

jueves 11 de noviembre de 2021, 12:09h

Como hemos denunciado en El Imparcial, los presupuestos generales del Estado son irreales y falsos, porque están basados en unos ingresos que han quedado desfasados. El Estado pretende embolsarse 522.264 millones de euros en 2022, una recaudación récord basada en unas previsiones de crecimiento del 7 por ciento, algo que ha sido refutado por todos los organismos de análisis económico serios, en el ámbito nacional e internacional. La falta de dinamismo de la economía que ya ha podido verse este año, sumada a una subida de los precios y al peligro de desabastecimiento y los desarreglos entre la oferta y la demanda mundiales, dejan en papel mojado el triunfalismo gubernamental con respecto al año 2022.

El último golpe a los presupuestos de Sánchez acaba de llegar desde Bruselas, donde la Comisión Europea ha rebajado de nuevo las previsiones de crecimiento para la economía española, pues estarán muy por debajo de las que calculaba el Gobierno. Así, la Comisión prevé que la economía española apenas crecerá un 4,6 por ciento este año, lo que equivale a una notable rebaja del 6, 2 por ciento. El organismo europeo estima que el próximo año la economía española solo se incrementará en un 5,5 por ciento.

Lo grave, sin embargo, es que el Gobierno ni se altera y se resiste a modificar unos presupuestos que resultan imposibles de cumplir. Pedro Sánchez no se atreve a tocar una coma de las cuentas del Estado para evitar otra bronca en el seno del Gobierno de coalición, después de los esfuerzos y cesiones del PSOE para llegar a un acuerdo con Podemos, que logró incluir muchas de sus medidas comunistas y radicales, que sin duda, repercutirán negativamente en el crecimiento económico.

Las cuentas del Estado, además, todavía deben ser aprobadas en el Congreso de Los Diputados, donde sus socios de legislatura presionarán para obtener rédito económico y político a su apoyo. Además de pedir más transferencias, ERC ya ha anunciado que exigirá la “catalanización” de las redes sociales y plataformas audiovisuales; el PNV gestionará el SMI para repartir el dinero entre sus acólitos y Bildu, aunque soterradamente, buscará la excarcelación de los asesinos etarras. Y el Gobierno cederá a todas las peticiones de sus siniestros socios de legislatura con tal de asegurarse la aprobación de los Presupuestos.

Pero, como también hemos denunciado, a Pedro Sánchez el futuro de la economía española poco parece importarle. Solo busca amarrar el poder y, para ello, es imprescindible aprobar los Presupuestos, que en caso necesario, podría prorrogar el próximo año para permanecer en La Moncloa la entera legislatura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+
0 comentarios