www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La letal dependencia de Sánchez de sus siniestros socios

EL IMPARCIAL
martes 23 de noviembre de 2021, 11:19h

El gran problema de Pedro Sánchez para ejercer la presidencia del Gobierno radica en la absoluta dependencia de sus siniestros socios de legislatura. Se ve obligado a negociar con los partidos más radicales y antisistema como ERC y Bildu para lograr esa mayoría en el Congreso de los Diputados.

Para sacar adelante cualquier proyecto, cualquier ley que requiera la aprobación del Parlamento, Pedro Sánchez tiene que plegarse a unas exigencias que siempre tienen como objetivo medidas que rompan la unidad de España e impulsen la expansión del independentismo. Y, ahora, que el presidente del Gobierno se esfuerza en aprobar los presupuestos para atornillar la poltrona, cede a las exigencias más delirantes y perjudiciales para la mayoría de los españoles.

Otegui, por ejemplo, se mostraba eufórico al anunciar que Bildu apoyará las cuentas del Estado. Y alardeaba de las cesiones que había arrancado a Sánchez, que nada tienen que ver con los presupuestos y menos aún, con el crecimiento económico de España. El Gobierno ha aceptado que la televisión vasca pueda verse en toda Navarra, en especial los programas infantiles y se aprobará una inversión para la digitalización de los medios audiovisuales en eukera. También se sabe, que Marlaska seguirá acercando a las cárceles vascas a los criminales de Eta, que irán logrando su libertad al haber asumido el Gobierno de Vitoria el control de Instituciones penitenciarias.

Tampoco ERC se queda atrás. Primero, siempre pone sobre la mesa de negociación el derecho a celebrar un referéndum de autodeterminación, que habrá que ver qué triquiñuela encuentra Sánchez para complacerles, y mientras exige también la “catalaninación” de las plataformas digitales y las redes sociales. Los republicanos catalanes y los abertzales venden su apoyo a cambio de poder adoctrinar a los ciudadanos en el independentismo. Y Sánchez cede y les permite proseguir en su estrategia de romper la unidad de España.

El presidente del Gobierno demuestra de nuevo que solo le importa prolongar la legislatura y amarrar al poder, sobre todo ahora, que las encuestas vaticinan una victoria del PP. Pedro Sánchez no asume que los presupuestos generales marcarán el ritmo de la economía, serán la herramienta para esa recuperación de la que tanto alardea que va a lograr. Pero, como decíamos, España sufrirá los embates de los separatistas mientras la estabilidad parlamentaria del Gobierno dependa de estos partidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (9)    No(0)

+

0 comentarios