www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Es hora de avanzar hacia una nueva energía

jueves 25 de noviembre de 2021, 20:47h

Cuando tuvo lugar, convocada por Naciones Unidas, la COP-1 en 1995 los gases CO2 acumulados que rodean la Tierra llegaban a 360 ppm. Estos gases ya llegan este año a 415. Según los Paneles Científicos de Naciones Unidas la barrera critica que no debe ser cruzada es de apenas a 450 ppm. Esta amenaza ambiental global, requería una solución global con compromisos de todas las naciones, para eso se convocó la COP-26 en Glasgow este año.

Estas crecientes emisiones son generadas por el consumo de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas), más algunas prácticas agropecuarias y la acelerada deforestación. No es sorpresa que estos fenómenos están ocurriendo, durante el siglo XX el PBI mundial fue mayor a toda la producción acumulada, desde el inicio de la presencia humana en la Tierra hasta fines del siglo XIX. En los primeros 18 siglos de nuestra era, es decir hasta la Revolución Industrial, la población aumento al modesto ritmo de 420 mil personas por año. El aumento de la población hoy asciende a 190 veces más. Los combustibles fósiles, cuya producción mundial debe disminuir desde ahora, deberán ser sustituidos por las energías limpias, y también por la mayor eficiencia en el consumo de energía, es crucial comenzar a transitar hacia el fin de la era de los fósiles, nacida a fines del siglo XVIII. Esto exigirá inversiones en energías menos contaminantes como el hidrogeno y en tecnologías para reducir el consumo energético por unidad de PBI y en captura y almacenaje de CO2. No habrá necesidad de inversiones para aumentar la producción de los fósiles contaminantes Las energías renovables, lideradas por las energías solar, eólica y hidráulica deberían multiplicar su producción nada menos que 8 veces entre hoy y el 2050.

Según el FMI la trayectoria hacia la economía verde se fortalecería con el impuesto sobre el carbono de los combustibles contaminantes, aplicado de forma gradual y con un anuncio previo lo que incentivaría a los consumidores de energía a consumir combustibles más verdes, por lo cual se deberían promover las inversiones verdes: inversiones en transporte público limpio, redes eléctricas inteligentes que incorporen energías renovables en la producción de electricidad y el acondicionamiento de edificios para que mejoren su eficiencia energética.. Lo recaudado por este impuesto podría aplicarse a la eliminación de los impuestos socialmente regresivos y al desarrollo de nuevas energías limpias.

Esta década será decisiva, si lo hacemos bien, podemos marcar el inicio de una nueva era de desarrollo. Esto deberíamos haberlo decidido en Glasgow., pero requería un consenso claro sobre el fortalecimiento de los planes de los países para reducir las emisiones y, también, comprometer la ayuda financiera que los países ricos deberían otorgarles a los más pobres, para que enfrenten los crecientes peligros del cambio climático. Esto quedó para la COP-27 de 2022, que se celebrará en Egipto, mientras la crisis climática se evidencia en forma de crecientes sequías, tormentas, deshielo de las capas polares y el recalentamiento de los océanos, lamentablemente concluyo esta COP-26, sin haber acordado compromisos efectivos.

Seguimos estando lejos de lo urgente, ya que como expreso Biden en abril del 2021 “ya esperamos demasiado para hacer frente a estas crisis climática, no podemos esperar más”.

Alieto Guadagni

Economista

ALIETO GUADAGNI es economista graduado en la Universidad Nacional de Buenos Aires, con estudios de postgrado en la Universidad de Chile y Doctorado en la Universidad de California (Berkeley)

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios