www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Batalla cultural

lunes 29 de noviembre de 2021, 20:02h

La derecha en España lleva cuarenta años ausente en la batalla de las ideas. Sin embargo, las dos últimas mayorías absolutas de la democracia española (2000 y 2011), han sido del PP. Por el contrario, el PSOE, con el discurso cultural dominante a favor, no logra dicho triunfo electoral desde 1986. ¿Qué es más importante para gobernar? ¿Ganar la batalla de la cultura o gestionar con solvencia erario público y economía?

Por los datos electorales, la mayoría de los españoles se ha inclinado durante el actual régimen democrático por gobiernos “gestores” más que “ideólogos”. Han dado más confianza a dirigentes capaces de estimular la economía y generar riqueza saneando las cuentas públicas y reduciendo la tasa de desempleo. Han preferido a políticos conseguidores de logros históricos y decisivos para España como el ingreso en el euro o la no intervención de la economía nacional por las instituciones comunitarias, resolviendo situaciones de crisis económicas.

Tomando por criterio de buen gobernante el binomio regeneracionista de Costa “escuela y despensa”, cultura o economía, la derecha se inclina por el cometido en el que resulta ser más competente, lo económico, dejando el campo libre para que la izquierda moldeé la sociedad a su antojo. La pregunta que cabe hacerse es si esto será siempre así. Porque pudiera ocurrir que de remodelar tanto la mentalidad de los ciudadanos se acabe por obturar sus facultades de percepción, anulando con ello su capacidad de elección?

Ya hay toda una tropa de agentes sociales, asesores, psicólogos o terapeutas que diseñan nuevos modelos de reconstrucción cultural, dictando cómo tenemos que vivir e, incluso, qué tenemos que comer. Por otro lado, no olvidemos que siendo el lenguaje una forma de acción, si algunos se empeñan en manipularlo se terminará degradando unas acciones y ensalzando otras al servicio de esa “corrección” manipuladora. Desde el mismo sistema educativo, clave del arco de la remodelación cultural, junto con la invención del pasado, y desde la cátedra universitaria, los laboratorios de investigación, las editoriales del libro, la producción audiovisual, la columna periodística o cualquier otra atalaya de debate cultural se insiste machaconamente en que determinados grupos sociales son, por sus creencias religiosas o por sus opiniones políticas, incompatibles con la dinámica del progreso.

Ante la confusión y el oscurantismo que remueven hoy los cimientos de la cultura no le queda más remedio a la derecha española que abandonar posiciones timoratas y acomplejadas. Debe armarse de ideas para afrontar el debate ideológico que consiste en manifestar y defender sin titubeos y determinación, esas ideas, y contribuir a crearles ambiente, convirtiéndolas en convenientes aplicaciones prácticas al servicio de los ciudadanos. Toda fuerza política que aspire a la gobernabilidad debe acelerar un proceso de articulación de corrientes sociales diversas pero convergentes y comprometidas en cuestiones de Estado, no de partido, y en asuntos de bien común, no de minorías. Una derecha de ideas es más sólida que una de intereses. Y una democracia de ciudadanos es más robusta que una de partidos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (10)    No(0)

+
0 comentarios