www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

SÁNCHEZ FINANCIA A LA GENERALIDAD

viernes 14 de enero de 2022, 12:28h
Roberto Pérez ha publicado en ABC un impresionante trabajo de investigación...

Roberto Pérez ha publicado en ABC un impresionante trabajo de investigación en el que demuestra con la tozudez de las cifras el dinero que Pedro Sánchez ha derrochado en Cataluña para garantizarse los votos parlamentarios que le mantienen en la silla curul del palacio de la Moncloa.

Desde la moción de censura contra Mariano Rajoy en el año 2018 hasta los últimos Presupuestos Generales del Estado, el periodista recorre los distintos acontecimientos en los que Moncloa ha beneficiado a los separatistas catalanes. Un empresario ilustre ha afirmado que el independentismo en Cataluña es antes que nada un pesebre para alimentar a políticos sin oficio ni beneficio que se dedican a chupar de la teta del Estado. En el pasado año, Cataluña ha acaparado, según Roberto Pérez, el 40% de la financiación extra que el Gobierno ha dedicado a las Autonomías. Del “España nos roba” se ha pasado a que el Gobierno sanchista se ha convertido en el banco que financia a la Generalidad. Tanto Joaquín Torra como Pedro Aragonés dedicaron y dedican cantidades ingentes de dinero a todas las actividades secesionistas desde la educación a los grupos electoreros, desde las asociaciones culturales a las manifestaciones deportivas, forrando además los bolsillos de aquellos que les bailan el agua.

Mientras pacta con el separatismo, escribe Roberto Pérez, Pedro Sánchez ha derramado sobre la Generalidad la fastuosa cifra de 38.400 millones de euros. Aunque parte de ese dinero lo otorga el sanchismo como préstamo, la deuda nunca se devuelve. Pedro Aragonés sabe que puede derrochar sin tino porque en Madrid está la mano generosa del César de alpargatas para tapar todos los agujeros y mantener la estabilidad económica de la Generalidad.

Lo que ocurre desde hace tres años ofende a la dignidad de España y produce en los políticos serios y honrados una pesadumbre inagotable. La compra del puesto político, la permanencia en el poder a costa del dinero de los contribuyentes sangrados hasta la hemorragia, clama contra el equilibrio democrático y socava los cimientos del Estado de Derecho.