www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Europa global

sábado 22 de enero de 2022, 18:53h

Podría ser que el menor de nuestros problemas fuera el virus, una vez que la ocupación de Ucrania por tropas rusas haya comenzado. Podría ser que el virus jugara algún papel en la apuesta geopolítica internacional: baza en un juego vacío de todo disfrute y alegría. No alcanzo a ver qué interés podría tener España en esa guerra inminente, ignoro el grado en que nos obligan los compromisos adquiridos, en un mundo que hace tiempo carece de cualquier noción de compromiso o fidelidad, más allá del interés nacional. Aunque nadie en esta atribulada península parece saber definir nacional.

El colapso que se anuncia parece que se producirá, de un modo u otro. Son tantos los factores convergentes que parece ineludible un período indefinido de sangre, sudor y lágrimas. Tendremos que ser héroes y víctimas, audaces y siniestros, iracundos y soberbios... volverán los colores radiantes y los afectos extremos. Hace ya tiempo que se intensifican, pero ahora viviremos en mitad de un naufragio interminable. Tendremos que aprender a ser pacíficos en mitad del sacrificio de sangre. Todos los que no tuvimos una guerra y hemos vivido apacible, pero tediosamente, la mayor parte de nuestros días, aprenderemos a luchar. A luchar contra el miedo y la carestía, contra el odio y la humillación, contra el frío y la desconfianza. Contra los demonios del espíritu y los de la carne. Espero que sepamos por qué inmolamos nuestras vidas, especialmente las de tantos que tendrán que caer.

Estoy dispuesto a dejar mi vida en defensa de lo que tengo tras de mí, pero no a entregarla por odio a lo que tengo delante. En términos parecidos se expresaba Chesterton en tiempos de la primera guerra mundial. Ucrania está a una considerable distancia. Me dirán, sin embargo, que muchas cosas tras de mí dependen de Ucrania. ¿De dónde salieron tan extraordinarias dependencias? ¿de dónde esa globalización que hoy lleva multitudes a morir por la patria a una distancia enorme de su país? ¿qué suerte de guerra deslocalizada y abstracta ha de ser ésta? ¿prolongación de la guerra comercial por otros medios?

Recuerdo a aquellos campesinos rusos que se negaban a abandonar sus tierras para ir a pelear lejos de sus hogares con perfectos desconocidos. Los elogia Tolstói desde un pacifismo que, sin ser el mío, tiene en común la estimación profunda de verdades elementales. Entonces se les hablaba con razón de los intereses nacionales, de la necesidad de defender su tierra muy lejos de ella. Hoy no hay lugar donde no se encuentren en peligro intereses propios, porque no producimos nuestros bienes y no somos dueños de nuestros actos: en un mundo fragmentado, distribuido y deslocalizado hasta la atomización, nuestros intereses están en todas partes y en ninguna. El espacio comunitario ha sufrido una suerte de transición newtoniana y, como el espacio físico, resulta una horrorosa esfera infinita, cuyo centro está en todas partes y el perímetro en ninguna. No sabemos qué es central, no sabemos qué es marginal.

Las razones para la paz serán tan espurias como las razones para la guerra, serán razones meramente políticas y, por tanto, insuficientes. No encontraremos otras razones mientras no domine la perspectiva del hombre del común, pero ¿quién recuerda ya quién es ese hombre entre los habitantes de las grandes metrópolis contemporáneas, en las Smart Cities en las que somos sujetos pasivos, engranajes, inputs, dinámicas?

Si nadie entre nosotros parece saber definir nacional, menos sabríamos definir universal. Un conocimiento desaparecido con el hombre del común. Cuando hoy se habla de universalismo se dice, únicamente, globalismo. En la era del superhombre, en el umbral del transhumanismo, nada nos queda más lejos que la perspectiva universal del hombre del común. Somos todos – singularísimos y extraordinarios – homogéneamente idiotas. Y, entretanto, el mundo parece orientado a sufrir otra inflexión revolucionaria...

Fernando Muñoz

Doctor en Filosofía y Sociología

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+
0 comentarios