www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO CASADO SIEMPRE EN SU SITIO

sábado 22 de enero de 2022, 18:00h
Rajoy le dejó con 66 escaños. Los analistas más sagaces, salvo alguna excepción aislada, predijeron para el PP un final...

Google difundió este artículo internacionalmente. Las redes sociales lo comentaron copiosamente. Su autor es el académico de la Real Academia Española, Luis María Anson, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Reproducimos el artículo a continuación:

Rajoy le dejó con 66 escaños. Los analistas más sagaces, salvo alguna excepción aislada, predijeron para el PP un final inmediato como ocurrió con UCD. Pablo Casado tomó las riendas del partido. Nunca perdió la serenidad. Sabe que la política es una larga paciencia, un largo, largo saber esperar. Se rodeó de gente joven y valiosa y los Martínez-Almeida, Van-Halen, David Erguido, y tantos otros, mujeres y hombres, reconstruyeron el partido desde sus cimientos. Fue una tarea hercúlea porque crecieron como hongos las irregularidades de tiempos pasados y resultaba casi imposible transitar por aquel camino minado de corrupciones.

Pero lo consiguió. Frente a los expertos que sentenciaron la desaparición del PP, Casado reinstaló al partido en el centro liberal conservador, resistió los tirones de la izquierda y también de la derecha y consiguió que su mensaje de firmeza y flexibilidad llegara a la opinión pública, reconquistando poco a poco el voto que había dado en 2011 al PP la mayoría absoluta.

Hoy Casado se ha convertido en el enemigo a batir. Por eso le acosan desde el Gobierno sanchista y también desde sectores conservadores que deberían ensalzarle porque el líder del PP, es hoy por hoy, la única vía para ganar las elecciones. Desde el silencio y la serenidad, Casado combate las descalificaciones de ciertos sectores mediáticos y políticos. Y todas las semanas demuestra en el Congreso de los Diputados su calidad oratoria, su fuerza argumental. Sánchez se esfuerza por rehuir el cuerpo a cuerpo porque, en los debates, Casado se lo merienda con patatas a las finas hierbas.

No necesita el líder del PP que le defiendan. Lo hace él solo mejor que nadie. Faltan todavía casi dos años para las elecciones generales si es que no se adelantan. Y nadie puede aventurar lo que va a suceder. Pero el centro derecha español, el mundo liberal conservador, dispone del dirigente serio, responsable, honrado y capaz que las actuales circunstancias exigen. Por eso la mayoría de las encuestas le consideran vencedor. Y de ahí que, bien por intereses políticos naturales, bien por intereses espurios, le descalifiquen los furibundos de turno. Gil Robles me dijo un día en Estoril que, cuando más le atacaban, con más fuerza se sentía. “Ladran, buena señal de que cabalgamos”, había dicho otro político sagaz.