www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Natalia Ginzburg: Sagitario

domingo 30 de enero de 2022, 17:38h
Natalia Ginzburg: Sagitario

Traducción de Andrés Barba. Acantilado. Barcelona, 2021. 104 páginas. 14 €.

Por David Lorenzo Cardiel

Una mujer decide trasladarse del campo a la ciudad. Empaca consigo su particular carga de vivencias: la experiencia de la viudedad, la socarrona zafiedad de la que hace gala, su relación con sus hijas, con las que se comporta de forma dominante e incluso cínica. En su nuevo hogar en la urbe conoce a otra persona con la que pronto establecerá amistad y su vida comenzará a animarse con grandes proyectos y algunas decepciones.

Natalia Ginzburg se consagró en vida como una de las magas de la literatura universal. A medio camino entre su carácter más literario, el de novelista, y su mirada como cronista, sus cuentos, relatos y narraciones son conocidos por combinar dos aspectos que suponen el reto perpetuo y intergeneracional que debe superar todo buen escritor para ser tal: escribir con frescura y, al mismo tiempo, atrapar al lector en su condición humana. Y Ginzburg sabía muy bien cómo convertir paisajes típicos, sentimientos tópicos y unas acciones y unos personajes anodinos en relatos transformadores que se desean leer y que se disfrutan.

Es el caso de Sagitario, una novela corta que la autora italiana escribió en 1957. El libro mantiene el tono literario característico de Ginzburg: ágil, liviano, costumbrista. ¿Y cómo conseguía la escritora que lo común fuese arte en sus manos? Fijándose en los detalles. Es lo que el lector encontrará en Sagitario, una historia cuyo único fin es ser contada. No se persigue con ella entretener, tampoco satisfacer y mucho menos seducir a quien se decide a deambular entre sus páginas. No, esta novela está ideada para existir por el hecho de existir, porque la belleza reside en ella, en cómo cuenta la historia que la sostiene, en la manera en que es capaz de dotar de cuerpo a la literatura. Los lectores somos ante ella ruidosos intrusos en el relato, aunque de deseada presencia. Esta es la grandeza de las letras pulcras, y esta destreza es la que encontrarán en Sagitario si todavía no se han embarcado en esta obra.

Editorial Acantilado publica esta novela de la conocida autora italiana, quien ha legado a la humanidad trabajos tan fascinantes como Las pequeñas virtudes y Eso fue lo que pasó, que también se encuentran en el catálogo de este sello. La traducción del italiano corre a cargo del escritor Andrés Barba en una edición de tapa blanda, mimada (como es habitual entre los libros de la editorial barcelonesa), de buen formato y papel de alta calidad. Poco más puedo decir con mirada pulcra y novedosa sobre un libro hermoso de una escritora que es desde hace décadas influencia y referente de las nuevas almas entregadas a esta pasión-profesión siempre incierta, siempre generosa, que es escribir.

Bueno, sí tengo algo más que añadir: la magnífica (y sutil) elección desde Acantilado al escoger un fragmento del lienzo Les Hermètiques, del pintor ilerdense Miquel Viladrich, con dos mujeres jóvenes a los lados y una flor de pasiflora presidiendo un jardín algo lúgubre, un espacio que representa, a mi juicio, el alma humana, el paraíso del deseo, donde juventud y embeleso, senectud y conciencia, se abrazan en un encuentro tan íntimo como fugaz. El sol nace, o quiebra sus miembros en su ocaso, según se quiera mirar la escena. Prefiero pensar en un dulce atardecer que dará lugar a un venturoso mañana. No se pierdan esta magnífica edición de un libro atemporal y colmado, además, de buen humor. Les enamorará.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios