www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÓRMULA UNO

GP de Arabia Saudí. Atentado cerca del circuito de Yeda, pilotos en pánico, reunión hasta las 2:00 horas y a correr

GP de Arabia Saudí. Atentado cerca del circuito de Yeda, pilotos en pánico, reunión hasta las 2:00 horas y a correr
(Foto: Twitter: @JoeTruzman)
EL IMPARCIAL
sábado 26 de marzo de 2022, 02:30h
Un ataque terrorista de los rebeldes yemeníes a la refinería Aramco obligó a las autoridades a asegurar la seguridad del Gran Premio.

Este fin de semana se está celebrando el segundo Gran Premio del Mundial de Fórmula Uno en Arabia Saudí. El evento dio comienzo el jueves con las primeras toma de contacto, atención a los medios de comunicación y demás parafernalia del universo que genera cada para de la vertiente más elitista del automovilismo internacional. Con toda normalidad las escuderías han tratado de poner a punto los monoplazas que van a ser exigidos en lo sucesivo y los pilotos han buscado la mejor adaptación posible al trazado. Como siempre.

Pero esa lógica deportiva, en la que Charles Leclerc y Ferrari se han empeñado en demostrar que van a pelear mano a mano con Red Bull y Max Verstappen, se ha descubierto en medio de un conflicto armado este viernes. Precisamente el piloto neerlandés, defensor del título, fue de los primeros en darse cuenta del entuerto. Desde su coche notó un aroma a quemado y comunicó a su equipo que no sabía si había fuego en su monoplaza o en el de algún rival. Lo cierto es que en plena tanda entrenamientos libres había tenido lugar un atentado terrorista cerca del circuito.

Primero se difundieron en las redes sociales imágenes de una infraestructura ardiendo, presa de un incendio de impresión. De inmediato se situó la tremenda columna de humo en la instalación que posee la refinería de petróleo saudí Aramco en la ciudad de Yeda, segunda urbe más importante del país y que acoge en estos días a la Fórmula Uno. Y en tercer lugar, con el caos ya sembrado, se deslizó la posibilidad de que la deflagración no hubiera obedecido a un origen accidental si no provocado por un misil.

El segundo ataque terrorista en Arabia Saudí en seis días

Ante los rumores de atentado terrorista, las autoridades del circuito y de la FIA (Federación Internacional de Automovilismo) decidieron parar los entrenamientos libres hasta que se pudiera garantizar la seguridad de los pilotos y demás trabajadores desplazados hasta un circuito que yace a sólo 15 kilómetros del estruendo. Cuando los ánimos se templaron -solo en parte-, la actividad deportiva se reanudó. Y poco más tarde se confirmaron los peores presagios: los rebeldes hutíes de Yemen habían lanzado un ataque con misiles.

El Ministerio de Energía de Arabia Saudí -país que lidera una coalición militar en territorio yemení- confirmó lo siguiente: "Una estación de distribución de derivados del petróleo en el norte de Yeda fue atacada con un misil hutí". Pero la ofensiva terrorista no se quedó en ese ataque ejecutado con drones cerca del trazado automovilístico Jeddah Corniche, también fue atacado una estación de distribución de productos petroleros situada en la región de Yazan (suroeste, fronteriza con Yemen) y -a lo largo de este mismo viernes- sufrieron el impacto de misiles hutíes unos tanques de la Compañía Nacional del Agua y una estación eléctrica cerca de la frontera.

El de esta jornada supone el segundo ataque que el régimen de Riad ha sufrido en solo seis días -en cinco ciudades distintas, siempre dirigidas a instalaciones estratégicas-. Un total de 16 ataques con drones se han registrado únicamente en estas 24 horas en la geografía saudí, con daños también en viviendas. Y el portavoz militar hutí, Yahya Sarea, proclamó que habían llevado a cabo un ataque "contra instalaciones de Aramco en Yeda y otras instalaciones vitales en la capital del enemigo saudí, Riad, con una tanda de misiles". En un momento en el que el mayor exportador de crudo del mundo no se hace responsable si no llega el suministro a todas aquellas naciones que han dejado de comprar a Rusia.

Los pilotos empujaron a la FIA y a la Fórmula Uno a pararlo todo y asegurar la seguridad en el circuito

Con este contexto se ha sorprendido conviviendo esta semana la Fórmula Uno. Y los pilotos han puesto el grito en el cielo. Han forzado varias reuniones con las autoridades para que les aseguraran su integridad física. Han mantenido charlas de más de cuatro horas, que se han prolongado más allá de las dos de la madrugada de este sábado, hasta quedarse medianamente satisfechos, que no tranquilos. De hecho, hay pilotos que siguen sin querer correr en estas condiciones. Pero el Gran Premio se va a completar, han anunciado desde la gerencia de la F-1 -en voz del patrón Stefano Domenicali-, de la FIA -su presidente Ben Sulayem-, la federación de automovilismo saudí y los jefes de equipo. Otra cosa es que se haya cerrado el debate sobre llevar este deporte a países en conflicto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios