www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Pedro Sánchez ya no quiere gobernar

EL IMPARCIAL
jueves 19 de mayo de 2022, 12:24h

Ni siquiera son ya noticia los enfrentamientos de Podemos con el PSOE en el Consejo de Ministros y, más aún, fuera de La Moncloa. Más que gobernar, los dos partidos que forman la coalición parecen estar en campaña electoral, disputándose los votos de la izquierda o a la izquierda de la izquierda. En sus muchas comparecencias públicas, Ione Belarra e Irene Montero ya no se acuerdan de insultar ni a la derecha ni a la extrema derecha. Disparan directamente contra Pedo Sánchez. Con el envío de armamento a Ucrania y, en especial, con el escándalo del espionaje a los dirigentes de la Generalidad, el partido morado se ha puesto en pie de guerra. Se ha aliado, además, con ERC en sus exigencias de “transparencia” y de pedir cabezas. Por primera vez en la historia, un partido, Podemos, ha pedido en rueda de Prensa la dimisión de una ministra del otro partido, Margarita Robles.

No nos cansaremos de decir que Podemos no tiene la menor intención de romper la coalición, sobre todo, por su desplome en las encuestas. Y por si faltara poco, Yolanda Díaz ultima ya su nuevo partido o su “plataforma transversal” que será bautizada con el nombre de “Sumar”, pensada para arrebatar votos a dos manos: al partido morado y a “la socialdemocracia” que ahora vende Pedro Sánchez. En efecto, lo que queda de legislatura se va a consumar sin gobernar. Los miembros del Ejecutivo solo se dedicarán a propagar eslóganes. Pedro Sánchez protagonizará incontables actuaciones estelares en los pasillos del Parlamento europeo, en las cancillerías de medio mundo, con un ferviente interés en ser recibido en la Casa Blanca. Y, mientras, Belarra y Díaz seguirán alardeando en Twitter de que “todas las medidas progresistas del Gobierno han salido adelante gracias a sus propuestas y su empeño.”

Pedro Sánchez no parece tener previsto presentar demasiados proyectos de ley, pues se vería obligado a negociarlos con ERC, Bildu y hasta Podemos. Y eso supone un desgaste. El último desencuentro entre el PSOE y Podemos se ha producido con la ley del “sí es sí” y sus distintas fórmulas de “abolir”, sin abolir de verdad, la prostitución. Y, de nuevo, ha cedido Sánchez para que Montero no le llame machista.

Sin duda, la coalición ha sido todo un espectáculo. Y como era de esperar, cuando se acercan las elecciones cada partido hace la guerra por su cuenta con la mirada puesta solo en las urnas. Pero ambos partidos han ocupado el Gobierno, han legislado en el Consejo de Ministros y han colocado a todos los que han querido, ya sean amigos, familiares, pelotas o militantes. Han disfrutado del poder como nunca y como nadie. Aunque, ahora la legislatura huele a chamusquina. Pero todo apunta a que todavía le queda un año y medio.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (25)    No(0)

+
1 comentarios