www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

DECADENCIA DE CATALUÑA CON EL GOBIERNO SECESIONISTA

viernes 27 de mayo de 2022, 12:41h
¿Saben los catalanes que la inversión extranjera en Cataluña...

¿Saben los catalanes que la inversión extranjera en Cataluña se ha desplomado en 2.000 millones de euros desde el comienzo del proceso secesionista?

¿Saben los catalanes que Cataluña se ha convertido en la Comunidad Autónoma líder en barracones con 23.400 alumnos en esas precarias condiciones?

¿Saben los catalanes que en Madrid la lista de espera sanitaria es de 73 días mientras que en “el paraíso social secesionista”, se eleva a 156 días?

¿Saben los catalanes que Andalucía ha superado a Cataluña en la creación de empresas nuevas?

Esta catarata de incisivas preguntas fue formulada por Alejandro Fernández, el portavoz del Partido Popular en el Parlamento catalán. No tuvieron respuesta porque Pedro Sánchez se sintió desbordado.

Isabel Díaz Ayuso, por su parte, denunció a Pedro Sánchez, “que ha decidido que Madrid es su enemigo” y por eso el Gobierno no invierte en la Comunidad Autónoma madrileña. “Valiente con Madrid, cómplice cobarde con los separatistas catalanes”, declaró públicamente la presidenta madrileña que cada día cuenta con un creciente respaldo popular.

Alejandro Fernández, en fin, ha subrayado el declive de Cataluña tanto en la economía como en la política. Líder autonómico de España durante largos años ha retrocedido a los últimos puestos nacionales por la estúpida aventura del secesionismo que solo complace a los dirigentes separatistas y a un sector de fanáticos. El resto de los catalanes soportan cada día una región más quebrada y las piruetas de unos líderes que viven como duques a costa de los impuestos con que, bajo el pretexto de la independencia, sangran a los contribuyentes catalanes.

A pesar del sectarismo de algunos medios de comunicación, sobre todo audiovisuales, la realidad se está abriendo paso en la sociedad catalana, con alarma creciente para los dirigentes secesionistas, altaneros, y también para la Moncloa sanchista, cómplice.