www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Mesa redonda

La Casa América acoge el debate sobre los procesos políticos en los países andinos

lunes 29 de septiembre de 2008, 14:59h
El evento contó con la asistencia de dos importantes nombres de la política iberoamericana, como son el ex alcalde de Bogotá, Luis Eduardo Garzón, y el ex presidente boliviano, Carlos Mesa. Además, fueron muchos los catedráticos, intelectuales y periodistas que se dieron cita en el Salón Bolívar de la Casa de América para escuchar las ponencias y discutir los temas que se pusieron sobre la mesa. La conferencia se estructuró en diferentes ponencias, analizando en primer lugar los procesos políticos en la región andina y, sobre todo, la internacionalización de los conflictos en los países andinos.

El asunto que centró el debate fue la situación política que vive estos días Bolivia: la inestabilidad política, la nueva constitución indigenista y la actuación de Evo Morales protagonizaron el debate, especialmente a raíz de una brillante exposición de Carlos Mesa en la que el ex mandatario se mostró especialmente duro con el actual presidente boliviano, al que no dudó en tachar de “autoritario” y acusó de haber redactado una constitución “utópica” que no conseguirá sino generar una ola de racismo. Mesa afirmó que Morales pretende derribar la “meritocracia” para acceder a los cargos públicos, estableciendo un sistema de cuotas que garantice un porcentaje mínimo de trabajadores indígenas. Asimismo, culpó al dirigente de haber acabado con el concepto de República o de Nación, sustituyéndolos por un férreo Estado que controle todos los ámbitos de la vida política y económica del país. Del mismo modo, Mesa denunció que Morales pretende terminar con la separación de poderes en Bolivia, poniendo el poder legislativo al servicio del ejecutivo. Además, el ex presidente fue muy crítico con la política de nacionalizaciones y la centralización del poder que está poniendo en marcha Evo Morales.

En el debate, se analizó el nuevo papel en la región de la Unasur, subrayando que la Unión de Naciones Sudamericanas se perfila como un actor político relevante en el área latinoamericana y su manera de enfrentarse a la crisis boliviana le afianza como mediador local. De particular interés resultó la interpretación de la última reunión celebrada en Santiago de Chile hace pocos días, ya que, según las personalidades presentes en el acto, la resolución final demostraba la victoria de Lula respecto a Chávez, tanto que más que una conferencia para solucionar el caso de Bolivia, se podía considerar “un freno al presidente de Venezuela”.

Aprovechando la proximidad de los bicentenarios de la independencia de los países de América Latina respecto a España, los asistentes plantearon una nueva visión del continente sudamericano, mostrándose de acuerdo en que el concepto de “lo que significa ser latinoamericano” ha cambiado. Los participantes señalaron el surgimiento de un nuevo sentimiento que identifica la patria con lo indígena y que muestra un gran rechazo hacia todo lo occidental, tratando de borrar un pasado ligado a España.

También cobró importancia el escenario colombiano, del que el ex alcalde de Bogotá, Lucho Garzón, hizo un extenso análisis. El político colombiano, que suena como posible candidato a la presidencia del país en 2010, se mostró muy crítico con la línea emprendida por Álvaro Uribe en la lucha contra las FARC, que cierra cualquier puerta a la negociación y aboga por una derrota militar. Garzón se mostró favorable a la negociación y el acuerdo humanitario con la guerrilla, siempre que esta manifieste previamente su voluntad de renunciar a la violencia como medio para alcanzar el poder. Asimismo, el ex alcalde lanzó una crítica al Gobierno español, a pesar de considerarlo “amigo”, por su escasa iniciativa en materia de política exterior, señalando que, “incluso el PP”, desde la oposición, se “mueve” más que el PSOE en Latinoamérica.