www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

La estación

Jesús Romero-Trillo
sábado 28 de mayo de 2022, 18:55h

La guerra en Ucrania no afecta de igual modo a toda Europa. En algunos países cercanos al lugar del conflicto las calles están llenas de carteles con iniciativas de solidaridad hacia los refugiados, y los temas de conversación versan con frecuencia sobre lo que ocurre a pocos cientos de kilómetros de sus fronteras

Hace una semana tuve la ocasión de visitar la Universidad de Bucarest en el marco de un proyecto de la Unión Europea con otros profesores de Suecia, Italia, España y Rumanía. El proyecto se centra en los desafíos de la educación de cara a la acogida e integración de migrantes y refugiados. A diferencia de otros seminarios donde los expertos hablan sobre algún colectivo sin escucharlo, en este caso se contó con la presencia de un grupo de universitarios ucranianos refugiados que han organizado un grupo de voluntariado para acoger a sus compatriotas.

Lo más significativo de los relatos de aquellos jóvenes es que no se centraron en sus dramas personales, ni en el agradecimiento a los ciudadanos rumanos o a la Universidad de Bucarest, que les ha facilitado el acceso a su biblioteca y equipamiento informático para intentar proseguir con sus estudios mientras dura la guerra. Lo verdaderamente interesante es que el grupo acude todos los días a las estaciones de tren a recibir a otros refugiados que llegan, como dijeron de sí mismos, “sin ningún plan para sus vidas”. Frente a la pregunta de uno de los participantes del seminario sobre la “financiación de su proyecto”, contestaron que toda la ayuda se realiza con donaciones de conocidos, a la vez que resaltaban que lo más importante es escuchar a quienes “necesitan hablar”, especialmente a los ancianos que llegan totalmente “desorientados”.

Frente a una Europa que prefiere apoyar proyectos eficientes con objetivos e indicadores cuantificables, aquellos jóvenes llevan a cabo algo muy simple y al alcance de todos: esperar en una estación para acoger y mirar a los ojos a quien huye de la guerra. No hay nada más importante.

Jesús Romero-Trillo

Catedrático de Filología Inglesa en la UAM

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios