www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Otra vez, Ibarretxe

miércoles 25 de junio de 2014, 17:32h
La prueba del nueve de que el PNV cree que va a volver a ganar y a gobernar después de las próximas elecciones vascas es la nominación como candidato de Ibarretxe. Lo que pasa en Euskadi es lo que ya sucedió en 2001 con Mayor Oreja y Nicolás Redondo. En el año 2000, Batasuna no pudo presentarse en las elecciones generales y el PP, que gobernaba en Madrid, obtuvo el mejor resultado de su historia: llegó a sacar dos diputados y un senador por Guipúzcoa. El PNV y EA comprobaron cómo la abstención activa de Batasuna mermaba considerablemente sus resultados. La abstención de los terroristas en los pueblos de Euskadi siempre perjudica al nazionalismo legal, porque sus votantes se quedan en casa para no ser identificados como no miembros de la izquierda abertzale. Estos resultados condicionados provocan un optimismo enfermizo en el partido del gobierno en Madrid y en los medios de comunicación afines. Siempre se pierde el horizonte de que el nazionalismo tiene un objetivo superior que aparca discrepancias, de modelo y de ritmo, y que siempre votan continuidad nazionalista ante la posibilidad de que el PSOE o el PP, en unión política, puedan quitar el gobierno de los suyos. En 2001 casi cien mil votantes de Batasuna dieron su voto y la continuidad al PNV en el Gobierno. En 2009 no será muy diferente.


Ahora, el optimista antropológico cree que Patxi López puede ser el próximo Lehendakari. En el PSOE hacen una extrapolación del resultado de las generales, donde ANV y PCTV han pedido la abstención activa, proyectándolo a las autonómicas. Pero todo apunta a que Ibarretxe continuará como Lehendakari. Hay que tener muy presente que el PNV no puede jugarse el poder bajo ningún concepto. Han aprendido en las carnes de CiU lo que supone perder el gobierno. Si el PNV hubiera propuesto otro candidato, cabría la posibilidad de interpretar que sus encuestas indicaran el retroceso que apunta Pepiño. Pero otra vez Ibarretxe es el candidato. La credibilidad de los vaticinios de Pepiño en vascas y gallegas está bajo mínimos. En las últimas aseguraba 22 escaños para Patxi López y 9 para María San Gil. Obtuvieron 18 y 15 respectivamente. En las gallegas aseguraba que obtendrían más votos y escaños que el PP. Y éste se quedó a un escaño de la mayoría absoluta. Todo un visionario.


A Ibarretxe se le ve desde fuera de Euskadi tal y como es. Un mesías aburridísimo que siempre está con su plan bajo el brazo. Ibarretxe es un ejemplo claro del nazionalista que ve en el ojo ajeno todo lo que no quiere ver en el propio. Engaña a toda la sociedad cuando afirma: "Lo que está en juego no es una consulta, lo que está en juego es que los vascos tenemos prohibido el dar nuestra opinión. Se nos niega el derecho a opinar. Jamás aceptaré que nadie me niegue dar mi opinión”. Qué asco. Estoy casando de escuchar sus opiniones y además él sabe que es Lehendakari porque los vascos votan y emiten su opinión. Pero no todos.


Ibarretxe tiene razón cuando afirma: “El pueblo al que prohíben dar su opinión ¿cómo puede conseguir el bienestar para sus hombres y mujeres?”. Ya le digo yo que no se consigue. Y afirmo que Ibarretxe y el nazionalismo legal y terrorista son los responsables de que no haya ese bienestar. Ibarretxe es Lehendakari porque 300.000 vascos, que no son nazionalistas, no pueden opinar porque gracias a sus políticas nazionalistas han tenido que exiliarse. Ésos son los únicos ciudadanos vascos que no pueden expresar su opinión. Y desde el exilio le garantizo que no hay bienestar. El problema es que no sabemos cuándo lo conseguiremos, ya que parece que Ibarretxe será Lehendakari otra vez porque 300.000 vascos no podrán dar su opinión. ¿Alguien va a hacer algo para terminar con esta arbitrariedad en la Europa del siglo XXI? El nazionalismo no. Y Zapatero tampoco, le tienen que aprobar los presupuestos y el PSOE va a apoyar los presupuestos independentistas del Gobierno Vasco.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.