www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La guerra del Gobierno derrota a Pedro Sánchez

EL IMPARCIAL
lunes 27 de junio de 2022, 08:15h

El declive de Pedro Sánchez se antoja imparable. Resistirá en La Moncloa hasta que las urnas le saquen a patadas, pero ha demostrado ser incapaz de gobernar con un mínimo de sensatez y decencia. La coalición con Podemos está hecha trizas. Los comunistas le chantajean con el hachazo a las empresas energéticas, mientras se manifiestan contra la OTAN y su propio Gobierno. Ni siquiera le apoyan en el intento de asalto al Tribunal Constitucional, el último escándalo político de Sánchez tachado de “totalitario” por el propio Poder Judicial. Mientras, Yolanda Díaz se le sube a las barbas y Nuñez Feijóo le felicita sarcásticamente por asumir algunas de las medidas económicas del PP.

La comparecencia de Pedro Sánchez tras el Consejo de Ministros extraordinario dejó en evidencia la penosa situación política y psicológica del presidente. Apareció confuso, desesperado y perdido. Se equivocó al atacar al PP sin venir a cuento y se estrelló al defender a Marruecos de la tragedia de las decenas de muertos en el asalto a la valla de Melilla. Demostró así que sigue desquiciado por el bofetón que le dieron los andaluces y que sigue también aterrado por el chantaje del Reino alauí, presunto espía del sospechoso contenido de su móvil.

El presidente había convocado precipitadamente un Consejo de Ministros para salir del atolladero con su habitual despliegue de propaganda. Pero las medidas económicas que anunció eran, unas del PP y, otras, de Podemos. Tiró de chequera para las ayudas a hogares exigidas por los comunistas y hocicó al anunciar la rebaja del IVA de la luz y la bajada de impuestos de los carburantes como le había pedido Feijóo. Un maná de 9.000 millones que esparcirá para lavar su imagen.

Hasta su perorata izquierdista le estalló en la cara. Coronó su mitin contra los poderes económicos y mediáticos que “acosan” al Gobierno con una frase antológica:”no nos quebrarán”. Y, en verdad, no es necesario. De quebrar a Pedro Sánchez ya se ocupan Podemos y sus socios de investidura. Al final, le queda una última bala para recuperar protagonismo. La Asamblea de la OTAN le permitirá cumplir su sueño de reunirse con Biden. Hay que esperar que el presidente norteamericano no le estropee la foto al recordarle que las democracias occidentales desconfían de los Gobiernos integrados por comunistas. Sobre todo, cuando sus ministros tachan de “criminal” a la Alianza Atlántica. La semana de gloria que había imaginado Sánchez lleva camino de convertirse en una pesadilla por la guerra que ha desatado Podemos en el propio Gobierno.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(0)

+
2 comentarios