www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

FÚTBOL

El poder que el PSG le ha dado a Mbappé: Neymar se tiene que buscar equipo

El poder que el PSG le ha dado a Mbappé: Neymar se tiene que buscar equipo
Ampliar
(Foto: Efe)
viernes 01 de julio de 2022, 00:14h
El brasileño no encaja en el ahorro de lujos ordenado por el francés desde su renovación

Los dueños de los clubes deportivos se han quejado de manera tradicional de la creciente importancia en la toma de decisiones que tenían los deportistas, mientras que éstos protestaban al entender que el escenario era radicalmente distinto. Lo cierto es que, sea como fuere, las estrellas deportivas siempre han gozado de una preponderancia especial en la esfera organizativa de los equipos por la propia dimensión económica que arrastran. Y, también, han disfrutado de una capacidad para elegir su futuro muy por encima de la gran masa de atletas. Los cambios de camiseta voluntarios han sido siempre más sencillos para los referentes del deporte en cuestión. Pero de un tiempo a esta parte, los astros están adquiriendo un poder que amenaza a la propia relación de fuerzas y jerarquías.

Michael Jordan resulta el nombre paradigmático de esta conquista de terrenos otrora prohibidos para los atletas. 'Air' negoció la creación de su propia marca dentro del contrato firmado con la multinacional Nike y cambió de deporte, en la plenitud de su carrera, dejando en la estacada a los Chicago Bulls triple campeones de la NBA. Él plantó la primera bandera de una senda que encabeza en esta época LeBron James. 'King' James se ha erigido en un jugador todopoderoso en lo que se refiere a la toma de decisiones en los equipos en los que juega. No sólo eso: ha creado una productora de contenidos que se salta a los medios de comunicación, amén de conformar una arquitectura empresarial y una implicación social sobresalientes. Está, sin duda, en la cúspide de la evolución de la influencia de los atletas.

En el fútbol no se ha vivido una explosión de trascendencia de jugadores similar. Sólo los guiños que el Barcelona de Josep María Bartomeu concedió a Lionel Messi en sus renovaciones de contrato se pueden aproximar. Sin embargo, eso no quiere decir que en el balompié se haya tocado techo en este sentido. Las nuevas generaciones de futbolistas están germinando en un contexto de claro aumento del control de los propios jugadores, y ahí está empujando con fuerza el nombre más codiciado del momento: Kylian Mbappé.

Mbappé, líder de la revolución en el fútbol

"Este no es mi Mbappé", dijo Florentino Pérez al comentar la negativa del delantero francés a cumplir su promesa de fichar por el Real Madrid. El dirigente merengue precisó su reflexión apuntando a un elemento clave en estos tiempos: la gestión de los derechos de imagen. En el club merengue se tiene por costumbre trabajar con la lógica que coloca a la entidad por delante de cualquier estrella. Se reparten los derechos de imagen en una lógica de mitades -salvo con Cristiano Ronaldo, con quien se realizó un esfuerzo que no pasó del 60%-.

El atacante nacido en la región de París quiere controlar el 100% de la explotación comercial de su imagen. Y si para lograrlo tiene que entrar en una guerra con la Federación Francesa de Fútbol (FFF), entra. Se ha negado a participar en campañas publicitarias contratadas por la FFF, campañas individuales y otras que contaban con él y otros dos compañeros. Su abogada, tal y como ha confesado, dedica la mayor parte del día a escudriñar a las marcas que ofertan colaboraciones o patrocinios con su cliente. Kylian no acepta propuestas millonarias si la empresa en cuestión no casa con los valores que quiere asociar a su imagen. No cabe ahí negociación, proclaman desde su entorno.

Esas exigencias chocaron de frente con el club de Chamartín, al tiempo que sembraron fe en el Paris Saint-Germáin. El conjunto financiado por el Emir de Catar encontró la manera de convencer para renovar y le puso sobre la mesa la entrega de casi toda la gestión de sus derechos de imagen y el poder de filtrar qué marcas patrocinarán al equipo. A ese estatus ha escalado Mbappé en la capital francesa. Mas, no acaba ahí la cosa: según ha trascendido, le han dado las llaves de la confección del nuevo proyecto. Puede dar el visto bueno a contrataciones en varias esferas de la entidad. Y a giros en el rumbo.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de NJ 🇧🇷 (@neymarjr)

Neymar y los lujos, fuera

El presidente Nasser Al-Khelaifi ha declarado la pasada semana esto: "Los que no encajan en el proyecto tendrán que irse. Algunos se han aprovechado de la situación. Ahora eso se ha acabado (...) Mi objetivos para los próximos años es no tener más que jugadores parisinos en nuestro equipo. Queremos jugadores que quieran al club, que quieran luchar, que quieran ganar. Y queremos que esta mentalidad se propague en todo el club". "Ya no vamos a ser más un club con imagen de lujo. Tenemos que ser humildes", recalcó. Todo un volantazo patrocinado por Mbappé. Un giro de guión que incluía a Luis Campos en la dirección deportiva -pieza fundamental en la eclosión de Kylian en el Monaco-, a Zinedine Zidane en el banquillo (ídolo infantil del delantero) y a Aurelién Tchouamèni en el centro del campo (en esa estrategia de afrancesar con obreros el vestuario).

Y el que no encaja en esa línea de actuación es Neymar, el fichaje más caro de la historia del fútbol. Un jugador que cobra 35 millones de euros al año y que tiene ya 30 años; que llegó en 2017 a Paris y nunca ha logrado responder a las expectativas, acusado de falta de profesionalidad y perseguido por lesiones siempre en el momento clave de cada temporada. El diario 'Le Parisien', cercano a la gerencia catarí, ha anunciado este jueves que el brasileño está en la rampa de salida. Presidencia dijo que ya no hay hueco para "la ostentación ni las lentejuelas", un dardo que 'Ney' y su clan han sabido leer, así que tanto el club como el jugador están de acuerdo en separar sus caminos. La prensa gala ha publicado que su relación con Mbappé no es la mejor, pues el francés rechaza las licencias que el PSG le ha concedido al carioca en estos años.

Kylian ha inaugurado una etapa más agresiva de la revolución de los atletas en el fútbol. Lo ha hecho en el club que más gasta de todo el planeta, al único que no le preocupa enterrar la millonada gasta en este lustro para, de repente, funcionar en un carril de gasto racional. El transatlántico construido ha sido arrinconado por voluntad de un futbolista.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios