www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA PRESIÓN DEL PARTIDO, CON 57 RENUNCIAS, FORZÓ LA DECISIÓN

Boris Johnson dimite pero no se va de Downing Street

Boris Johnson dimite pero no se va de Downing Street
Ampliar
(Foto: Efe)
EL IMPARCIAL/Efe
jueves 07 de julio de 2022, 21:09h
El todavía primer ministro pretende aguantar hasta el otoño, cuando el Partido Conservador designe a su sucesor.

El primer ministro británico, Boris Johnson, ha aceptado dimitir tras el aluvión de renuncias en su Ejecutivo, en una conversación con el líder del grupo de diputados conservadores sin cartera, Graham Brady, según informa la BBC.

El propio Johnson ha comparecido a las puertas de Downing Street, donde ha explicado que el Partido Conservador ha decidido buscar un nuevo líder y un nuevo primer ministro. El todavía premier británico ha explicado que ha designado un gabinete para encontrar a este nuevo líder, un proceso que arrancará la semana que viene. Sin embargo, por el momento no hay detalles de cuánto durará este proceso, si bien sí se conoce la voluntad de Johnson de aferrarse al poder hasta otoño.

Johnson también aseguró, al presentar su dimisión, que se siente "inmensamente orgulloso" por los logros de su Gobierno, como el Brexit, la crisis de la pandemia y hacer frente a la agresión rusa en Ucrania.

Al concluir su comparecencia, el aún primer ministro se dirigió directamente a los ciudadanos, a los que agradeció el privilegio de servirles y elogió por su "originalidad británica". "Aunque ahora las cosas puedan parecer a veces oscuras, nuestro futuro juntos es dorado", vaticinó misteriosamente.

La clase política británica, principalmente los propios "tories", están alarmados ante la perspectiva de que Johnson siga de jefe del Gobierno en funciones hasta que se elija un sucesor, pues temen que haga más estropicios y aproveche el tiempo para asegurarse su carrera.

Algunas fuentes conjeturan que Boris Johnson quiere mantenerse unos meses más en el cargo para poder festejar como tenía previsto su boda con Carrie en Chequers, la residencia campestre fuera de Londres de los primeros ministros.

La dimisión se produce después de la propia negativa de Johnson, que hasta la noche del miércoles se negaba a dimitir. Johnson, tras reunirse cara a cara con el sector de su gabinete que le pide que renuncie al cargo, mantenía su intención de aferrarse al cargo, a pesar de que se produjeron 57 renuncias de sus altos cargos entre ministros, secretarios y ayudantes.

Johnson habló con Brady, presidente del llamado Comité 1922, para decirle que aceptaba renunciar, y quedarse al frente de un Ejecutivo provisional hasta que los conservadores elijan a su nuevo líder.

El nombramiento de su sucesor al frente del partido "tory" (conservador), y por tanto del Ejecutivo británico, debería conocerse antes de que los conservadores celebren su congreso anual, previsto para octubre, dijo una fuente de Downing Street.

El anuncio de la próxima dimisión de Johnson llega después de una cascada de dimisiones desatada el pasado martes tras la renuncia de los titulares de Economía, Rishi Sunak, y Sanidad, Sajid Javid, que se prolongó a lo largo del día de ayer y de esta mañana.

Solo minutos después de que se conociera la noticia, la nueva ministra de Educación, Michelle Donelan, había dimitido tras solo 36 horas en el cargo, y el nuevo ministro de Economía, Nadhim Zahawi, le había pedido que "se fuera ya".

Cinco momentos clave en la caída de Boris Johnson

Estos son los cinco momentos clave que a lo largo de sus tres años de mandato -desde el 24 de julio de 2019 hasta hoy- han fraguado la caída del primer ministro británico, Boris Johnson.

- LA GOTA QUE COLMÓ EL VASO

La prensa británica destapó el pasado 29 de junio que el jefe de disciplina del grupo parlamentario conservador, Chris Pincher, "manoseó" a dos colegas en un club privado conservador, un caso que propició que el parlamentario dimitiera y que el partido decretara su suspensión.

A los pocos días surgieron nuevas acusaciones de conducta sexual indebida -algunas que se remontaban hasta a hace una década- contra Pincher, que revelaron que Johnson tenía constancia de su existencia cuando lo designó el pasado febrero responsable de disciplina de la formación, pese a haberlo negado inicialmente.

Sus mentiras y su gestión del escándalo le costaron la confianza de Rishi Sunak y Sajid Javid, ahora exministros de Economía y Sanidad, respectivamente, que dimitieron el martes y desencadenaron una oleada de renuncias.

- El "PARTYGATE"

Las numerosas fiestas y encuentros sociales que miembros del Gobierno, incluido el propio Johnson, protagonizaron en Downing Street -sede del Ejecutivo- durante los meses de confinamientos en la pandemia indignaron a los ciudadanos, que acataban entonces durísimas restricciones sociales anticovid.

Ese escándalo, el más sonado de su mandato, erosionó su credibilidad y le puso en el ojo de mira de una investigación policial de Scotland Yard, que lo multó junto con su esposa, Carrie.

También fue objeto de una pesquisa a cargo de la alta funcionaria Sue Gray, que publicó un durísimo informe en el que documentó casos de "excesos etílicos, desprecio a subordinados y desdén por las normas" por parte del círculo cercano al "premier" en los peores momentos de la pandemia.

Además, una comisión parlamentaria tiene pendiente investigar si Johnson mintió de manera deliberada al Parlamento cuando tuvo que comparecer en numerosas ocasiones y negó haber tenido constancia de muchos de esos encuentros sociales durante la pandemia.

- UN FALLIDO INTENTO DE CAMBIAR LAS REGLAS

En octubre de 2021, la comisión de estándares parlamentarios halló culpable al diputado conservador Owen Paterson de haber quebrado el código de conducta y recomendó su suspensión, al haber empleado su posición para beneficiar a dos empresas para las que trabajaba como asesor.

El Ejecutivo trató de reformar el actual sistema regulatorio para bloquear esa suspensión, aunque finalmente tuvo que echarse atrás ante el rechazo dentro de sus propias filas parlamentarias y de los partidos de oposición.

El 4 de noviembre de 2021, el conservador Owen Paterson anunció su dimisión como diputado, pero las dudas sobre la honorabilidad del Ejecutivo ya estaban sembradas.

- LA SOMBRA DEL SUPERASESOR

El controvertido exasesor de Johnson Dominic Cummings, cerebro en la sombra de la campaña del Brexit y mano derecha del "premier" al comienzo de su mandato, fue también su pesadilla.

Primero, al descubrirse que viajó con su familia a casa de sus padres en el norte de Inglaterra en medio de las restricciones más duras de la pandemia, y posteriormente a través de sus revelaciones y críticas.

Ante dos comisiones parlamentarias, atacó la gestión del líder "tory" en su manejo de la pandemia, reprochando sus "malas decisiones" que, según él, costaron la muerte "innecesaria" de muchos ciudadanos. Entre sus críticas, aseguró que Johnson prefería "dejar que se apilaran los cadáveres" a un tercer confinamiento.

- UNA COSTOSA REDECORACIÓN

- La comisión electoral del Reino Unido, organismo independiente encargado de supervisar la financiación de los partidos, abrió en abril de 2021 una investigación para esclarecer de dónde procedían los fondos empleados por Johnson y su esposa para redecorar su residencia de Downing Street.

Más de 65.000 euros canalizados a través del Partido Conservador fueron empleados para financiar la suntuosa reforma, ejecutada por la decoradora Lulu Lyttle, en otro turbio escándalo que recibió el nombre de "Wallpapergate", en referencia al empapelado de las paredes .

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios