www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

La inquietante tentación separatista de Pedro Sánchez

EL IMPARCIAL
martes 16 de agosto de 2022, 07:14h

El Gobierno de la Generalidad está a punto de saltar por los aires. Laura Borrás se muestra decidida a provocar la ruptura de la coalición, después de ser destituida como presidenta del Parlamento catalán tras ser imputada por el Tribunal Supremo por prevaricación, fraude a la Administración, malversación de caudales públicos y falsedad documental. La política separatista no perdona haber sido desplazada de su cargo por ERC, y con Puigdemont a la fuga y Torra jubilado, intenta erigirse en la líder de JxCat. Y ante el riesgo de la disolución del pacto independentista, Pere Aragonés mueve los hilos para mantener el poder.

Con la excusa de formar un Gobierno progresista de izquierda pura y dura, Podemos ha puesto sobre la mesa un pacto de coalición tripartido con ERC y el PSC. Y Pedro Sánchez medita la operación. Dentro o fuera de la Generalidad, los socialistas contribuirían a mantener a Pere Aragonés al frente del Ejecutivo, al frente de un Ejecutivo liderado por el partido que intentó dar un golpe de Estado, al frente de las recurrentes y permanentes políticas secesionistas.

Pedro Sánchez no ha descartado la operación. Parece ser que está dispuesto a que Salvador Illa se incorpore a un Gobierno cuyo objetivo no es otro que romper España. El líder del PSC ya encabezó la añagaza en forma de ley que aprobó el Parlamento catalán para burlar la Constitución y sortear la sentencia del Tribunal Superior de Justicia Catalán que obliga a los colegios a impartir el 25 por ciento de las asignaturas en castellano.

El posible interés de Pedro Sánchez en apoyar la operación reside, como siempre, en sus intereses partidistas. Por un lado, se aseguraría definitivamente el imprescindible apoyo de ERC en el Congreso de los Diputados el resto de la legislatura. Y al tiempo, según sus cálculos electoralistas, beneficiaría al PSC en los próximos comicios municipales. Recuperar protagonismo en Cataluña y promocionar un Gobierno de izquierdas es la idea que ronda la cabeza del presidente del Gobierno. Una idea que provoca pavor en las seis autonomías en las que el PSOE se juega su gobernabilidad en mayo de 2023. Pero resulta inquietante la mera posibilidad de que los socialistas contribuyan a apoyar en el Parlamento catalán a Pere Aragonés para que mantenga el poder. Pedro Sánchez se situaría al mismo borde del abismo, se vería obligado a desguazar permanentemente la Constitución si directa o indirectamente forma parte del Gobierno de la Generalidad.

De momento, se trata solo de las primeras maniobras de ERC, con Podemos de aliado, para construir ese Gobierno de extrema izquierda. Pero lo escandaloso, lo peligroso para la propia unidad de España, es la ambigua respuesta de Pedro Sánchez. Aterra pensar que el Gobierno de nuestra nación pueda apoyar a Pere Aragonés al frente de la Generalidad, al frente de un Ejecutivo cuyo único objetivo es la independencia.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (23)    No(1)

+
0 comentarios