www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

GONZÁLEZ: ZAPATERO ES UN ADANISTA Y UN OPTIMISTA PROFESIONAL

viernes 03 de octubre de 2008, 14:02h
Felipe González es el hombre de Estado más importante del siglo XX como Cánovas del Castillo lo fue el siglo XIX. Cometió, sin duda, algunos errores, pero el balance entre sus aciertos y sus equivocaciones resulta extremadamente positivo. Poco a poco, los historiadores se van dando cuenta de que el hombre clave de la Transición, el Rey aparte, no fue Adolfo Suárez ni Fernández Miranda ni Tarancón ni Carrillo sino Felipe González. A él se debe sustancialmente la restauración de la democracia pluralista enmarcada en la Monarquía de todos, que defendió Don Juan contra la dictadura desde su exilio en Estoril.

Sin invectivas, sin agresividad, sin insultos, con moderación y prudencia, Felipe González ha hecho una severa advertencia a José Luis Rodríguez Zapatero durante su intervención en las jornadas orga-nizadas por ESADE en el monasterio barcelonés de Sant Benet de Bages.

Que Zapatero es un optimista profesional, que lo ve todo de color de rosa, hasta hacer el ridículo, es algo sabido hasta por las ranas del estanque del Retiro. Que se cree que la historia de España empieza con él y que todo ha sido descubierto por la perspicacia de su inteligencia como faro de la Alianza de las Civilizaciones, también es conocido por todos. La puerilidad política de Zapatero y su actuación personal provoca muchas veces la risa contenida en los actos públicos.

Felipe González ha resumido tanto infantilismo en una frase, llamando a Zapatero “optimista profesional y adanista”. No se puede definir mejor y con menos palabras al inquilino de Moncloa. Claro que Zapatero tiene muchas virtudes y una gran capacidad de comunicación. Se perdería la objetividad si se negaran los valores positivos de Zapatero. Pero lo que ha dicho de él González es la verdad, la pura verdad, nada más que la verdad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.