www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

Luis Rubiales: ni un día más al frente de la Federación de Fútbol

EL IMPARCIAL
domingo 25 de septiembre de 2022, 09:13h

Desde que accedió a la presidencia de la Federación Española de Fútbol en 2018, Luis Rubiales ha ido de escándalo en escándalo. Se estrenó con la torpe y fulminante destitución de Lopetegui como entrenador de la selección en vísperas de que comenzara el Mundial en Rusia, después de conocerse su futuro fichaje por el Real Madrid. Fue la primera de las polémicas que, al igual que sus enfrentamientos con el presidente de la Liga, Javier Tebas, no han cesado.

Se le acusó de llevar la Supercopa a Arabia Saudí por un trasfondo de comisiones millonarias con el jugador del Barcelona, Gerard Piqué y su empresa Kosmos con la ridícula excusa que lo hacía para “mejorar la situación de la mujer allí”. Los audios desvelados por “El Confidencial” de los enjuagues con el central catalán fueron un escándalo que paradójicamente no tuvo mayores consecuencias. De las comisiones se pasó también a las ventajas de ser presidente, como tener pagado el alquiler de un piso de lujo en Madrid a cuenta de la Federación pese a estar censado en la capital o un viaje de placer a Nueva York con los gastos cubiertos. Y recientemente, se ha sabido que celebró a principios de 2020 una fiesta en Salobreña a cuenta de la Federación a la que se invitó “a un grupo de ocho o diez chicas jóvenes”.

El último escándalo acaba de producirse. Una mayoría de jugadoras de la selección femenina de fútbol ha emitido un comunicado exigiendo la destitución del seleccionador, David Vidal, con la advertencia de que, en otro caso, dejarían de jugar en el equipo nacional. La reacción de Rubiales de nuevo ha sido torpe y prepotente. En lugar de investigar el motivo del malestar de las deportistas e intentar resolver la crisis, ha respondido con la amenaza de que las 15 jugadoras firmantes del comunicado corrían el riesgo de ser inhabilitadas. Mientras tanto, el secretario de Estado para el Deporte, José Manuel Franco, se lavaba las manos pidiendo “moderación y diálogo”.

Resulta inexplicable que con estos antecedentes, Luis Rubiales continúe al frente de la Federación Española de Fútbol. El Gobierno, con la autoridad de José Manuel Franco, tiene suficientes herramientas para forzarle a dimitir o, en su caso, destituirle. Pero el secretario de Estado se limita a hacer declaraciones melifluas sin atreverse a actuar. Al final, lo más escandaloso es que nadie denuncie la presunta corrupción de la Federación ni frene las torpes decisiones de su presidente. Rubiales no debería seguir ni un día más al frente de la RFEF.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (8)    No(0)

+
0 comentarios