www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EDITORIAL

El Gobierno tapa sus vergüenzas con una rebaja fiscal improvisada y excluyente

EL IMPARCIAL
viernes 30 de septiembre de 2022, 13:24h

Acuciado por la ofensiva fiscal del PP, que había encontrado eco entre los barones socialistas, el Gobierno ha alcanzado un acuerdo en materia de impuestos con Unidas Podemos para desbloquear los Presupuestos de 2023.

El Ministerio de Hacienda ha presentado la iniciativa como la cuadratura del círculo: una rebaja de impuestos que, sin embargo, permitirá recaudar, según sus cálculos, hasta 3.144 millones de euros más. Los impuestos suben para los patrimonios superiores a 3 millones de euros, mientras que sube de 18.000 a 21.000 euros el límite exento de IRPF.

Tan sólo un día después de la presentación, la ministra de Hacienda se veía obligada a reconocer que el ahorro por la rebaja de IRPF será, de media, casi la mitad de lo anunciado. Los 746 euros anuales se quedan en 400, como promedio.

Mientras los números bailan, fruto de la improvisación, la maquinaria propagandística del Gobierno sigue empeñada en presentar sus medidas impositivas como un eslogan electoral. No en vano, el objetivo fundamental es sostener un relato de “ricos contra pobres” que en nada beneficia al debate público sobre los impuestos y cuya única finalidad es puro electoralismo de cara a un horizonte electoral que el Gobierno enfrenta con todas las encuestas en contra.

Se trata, fundamentalmente, de una rebaja de impuestos selectiva, que excluye al grueso de la población, a la clase media, y que penaliza el ahorro de los españoles. También, por supuesto, de desarbolar la política fiscal que el PP ya está implantando con éxito en las comunidades autónomas en que gobierna y que trata de apagar los fuegos que la rebelión fiscal de los barones socialistas estaban propagando por toda España, para disgusto de Moncloa.

Han sido horas frenéticas para Pedro Sánchez y sus miríadas de consejeros y gabinetes. La política confiscatoria que el Gobierno imponía a la ciudadanía, en un contexto de inflación pavorosa, ha quedado al desnudo tras el cambio de rumbo de barones socialistas como Ximo Puig, que anunciaba una bajada de impuestos para la Comunidad Valenciana con un insólito desparpajo, si se tiene en cuenta que apenas unos días antes pedía el castigo para Madrid o Andalucía por hacer lo mismo.

El golpe de timón monclovita en materia fiscal es una nueva muestra de que Pedro Sánchez está dispuesto a todo con tal de conservar el poder. Una rebaja de impuestos selectiva, improvisada y que excluye a la mitad de los contribuyentes, pensada más para inflamar los mítines electorales que para beneficiar a la ciudadanía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (11)    No(0)

+
1 comentarios