www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Novela

Georgi Bardarov: Yo sigo contando los días

domingo 02 de octubre de 2022, 19:58h
Georgi Bardarov: Yo sigo contando los días

Traducción de Rumen Grigorov. Berenice. Córdoba, 2022. 251 páginas. 17 €.

Por Aránzazu Miró

En este momento en que sufrimos una nueva guerra (seamos realistas, en que recibimos pocas informaciones y algunas consecuencias de una guerra que afecta a territorio europeo), parece oportuna la lectura de Yo sigo contando los días, obra del profesor universitario y escritor búlgaro Georgi Bardarov, que es una novela escrita a partir de su propia investigación sobre el conflicto de los Balcanes que supuso la disolución de Yugoslavia y en el que todos perdieron: «La guerra desata todo el mal que el hombre lleva dentro». Odio irracional, como explica al autor, convertido en reportero, su informante Zoran: «Este es un círculo vicioso. Violencia, mierda, dolor. Y así será hasta el fin del mundo. El odio irá heredándose de padres a hijos y de los hijos a sus hijos. Y alguien se va a beneficiar de eso. Es tan simple».

En realidad esto es parte de un enconado diálogo reflexivo sobre la guerra con el que se acerca el final de la novela, que alterna una historia real, la de la pareja unida por un amor más fuerte que sus diferencias religiosas, ella musulmana y él cristiano, en medio del terrible conflicto étnico: «La guerra es negra como la muerte que acarrea. Su negra sombra se había cernido sobre Sarajevo y no se desplazó ni una sola vez en el transcurso de 1395 días y 1395 noches». O cómo es irremediable para un participante en el conflicto adoptar uno de los dos posibles roles: el de blanco o el de asesino; es lo que manifiesta Zoran, quien además de su papel de informante y traductor acompañante, asume protagonismo en la tragedia, porque en esa investigación del profesor Bardarov, conoceremos las voces de los dos bandos y de los profundos daños sufridos por tantos participantes (de una parte y de la otra) a los que entrevista y cuyas transcripciones integran la estructura de la novela que va más allá de sus dos tiempos, el de la investigación (primeros años del siglo XXI) y el del momento de los hechos narrados, ese 18 de mayo de 1993 en que se prepara y tiene lugar la huida de Sarajevo de la pareja, que acabará en tragedia.

A partir de la historia de los jóvenes enamorados, que en la novela transita las horas previas y el momento decisivo, alterna la pluma de Bardarov su propio viaje de investigación junto a Zoran (nombre ficticio), que conoció de primera mano a los protagonistas, y con quien recorre esos mismos escenarios, unos años después, con unas reflexiones muy duras sobre el sentido de la guerra, pero también del tiempo, del dolor, del odio y quizá de la desesperación que puede conducir a la locura; del desamparo y el sinsentido de todo, porque finalmente la novela acaba con sorpresa que cierra el círculo y explica la referencia poética del título; ya se dice que la realidad supera siempre la ficción, y la historia novelada de esta pareja -quizá una de tantas- se hizo famosa por el simple azar de la difusión mediática de su fotografía.

Emotiva, realista, dura, pero también necesaria, es esta novela. Necesitamos que nos recuerden qué estúpida es la guerra, qué estúpidas son las sinrazones que la provocan, y cómo todo ser humano sale damnificado, siempre, de una sensación así. El búlgaro Georgi Bardarov le da forma de reportaje novelesco, de manera que alterna los hechos en sí con su narración y la investigación, en la que plasma elementos de los que nos hacen entender cómo actúa y siente un ser humano, cualquiera, sometido a los condicionantes de una guerra, siempre inhumana. Una buena lectura, amarga pero interesante, con ese final poético del título que nos permite una brizna de esperanza.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+
0 comentarios