www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Sí es sí e indubio pro reo

miércoles 23 de noviembre de 2022, 19:32h

Este jueves asistíamos a un Pleno en la Asamblea de Madrid que fue, cuanto menos, asombroso. Podemos, Más Madrid y PSOE preguntaron sobre lo que hace la Comunidad de Madrid para prevenir la violencia de género en nuestra comunidad y Ayuso fue rotunda: “Su ministra ataca a los jueces y los culpa de sacar a los violadores a la calle cuando es ella la responsable, debería dimitir y ustedes tomar nota”.

Lo preguntaban los partidos que votaron a favor de la nefasta Ley 10/2022, la Ley Montero, que ha dejado a las víctimas más desprotegidas que nunca. ¿Por qué? Porque el aluvión de revisión de penas es imparable. La reducción de penas es una realidad. ¿Y qué ha pasado?, que la ministra Montero, y todo su aquelarre, ha salido acusando a los jueces de machistas cuando ellos aplican la legislación vigente.

Desconoce, por un lado, que casi el 55 por ciento de los jueces son mujeres y desconoce cómo se legisla y las posibles consecuencias, las mismas que fueron informadas por un escrito del Consejo General del Poder Judicial. Pero, claro, no pueden obedecer a dicho órgano porque no lo controlan. Por otro lado, fueron advertidas por el PP en el Congreso, pero eso no cuenta tampoco.

La Ley Montero salió a la luz con el apoyo de todo el Consejo de Ministros y de Sánchez, y ahora todos andan intentando defender lo indefendible: existe el in dubio pro reo.

La izquierda dice ahora que, si un condenado pide revisar su pena, el juez no tiene por qué hacerlo, sino que puede estudiar las agravantes y negar dicha petición. Se les olvida que, si la sentencia en firme de origen no menciona esos agravantes, los jueces no pueden tenerlo en cuenta en las revisiones de las condenas. En español clarito: no se puede “rejuzgar” un caso que ya ha sido sentenciado en firme.

Esto no lo contempla nadie y es una máxima del Derecho: el principio de cosa juzgada es la prohibición de juzgar por un mismo hecho sobre el que ya existe sentencia firme. También se define como la no posibilidad de cambiar el contenido de una sentencia firme.

Pero ¿cómo va a entender Podemos lo que es la seguridad jurídica si ellos son lo contrario a lo seguro? Son la perversión de la Justicia, los defensores de los delincuentes -sobre todo teniendo a varios en plantilla (Isa Serra, Celia Mayer…)-, al tiempo que pretenden que esta les pertenezca. Si no les gusta lo que juzgan, pues que lo vuelvan a juzgar. Ad efesios, esa es la definición de este Gobierno social-comunista.

Verba volant, scripta manent, es decir, las palabras vuelan, los escritos perduran y así perdurará una Ley Montero, de la cual es tremendamente responsable todo el Gobierno de España, Sánchez, sus ministros y todos los partidos que lo apoyaron.

Hoy, las mujeres somos un poco menos libres. España es menos libre, pues se intenta mermar el poder judicial. Irene Montero, Pedro Sánchez y todo el Gobierno, no son dignos para dirigir este país.

Elisa Vigil

Diputada del grupo parlamentario popular en la Asamblea de Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios