www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PEDRO SÁNCHEZ GANA LA PARTIDA

viernes 25 de noviembre de 2022, 11:24h
Tal vez sea razonable negar el pan y la sal al rival político. El periodismo, sin embargo...

Tal vez sea razonable negar el pan y la sal al rival político. El periodismo, sin embargo, exige la objetividad. Y sería absurdo no reconocer el éxito de Pedro Sánchez, cuando se extingue el año 2022.

Uno de los grandes periodistas españoles afirmó en enero de 2020 ante un grupo de compañeros: “Este Gobierno no resiste cuatro meses”. Asintieron todos, pero discretamente dije yo: “No conocéis a Pedro Sánchez. Ha derrotado a Felipe González dentro del PSOE y, en mi opinión, agotará la legislatura”. Mis palabras fueron acogidas con sonrisas y escepticismos.

En abril de 2019, Pedro Sánchez pudo formar Gobierno con Ciudadanos y una mayoría absoluta de 183 diputados. A Albert Rivera, por razones desconocidas no le dio la gana. No aceptó ni siquiera sentarse a negociar con Sánchez. Unos meses después, tras nuevas elecciones generales, Pedro Sánchez necesitaba para la investidura a Podemos, al Partido Comunista, a los independentistas vascos y catalanes y a los bilduetarras. Se puso de acuerdo con todos y comenzaron las concesiones económicas y políticas. Los que conocen a fondo a Pedro Sánchez sabían de su habilidad para sobrevivir. Y no solo aguantó los cuatro meses de la predicción de los expertos, sino que está a punto de agotar la legislatura. Las últimas sesiones en el Congreso han sido reveladoras. Tres años después, Pedro Sánchez está respaldado por más de 180 diputados. Ha ganado la partida. Ciertamente las encuestas aseguran que Núñez Feijóo vencerá en las próximas elecciones generales, pero yo no estaría tan seguro. Pedro Sánchez ha tomado y sigue tomando las medidas, todas las medidas, para revolcar las encuestas y permanecer cómodamente sentado en la silla curul del palacio de la Moncloa. Núñez Feijóo y sus colaboradores, en lugar de cantar las glorias de la victoria electoral, deberían ponerse a trabajar por lo menos al ritmo de Pedro Sánchez, si quieren evitar sorpresas.