www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL IMPARCIAL entrevista a José Antonio Teyssiere, de la AEGC

“El Gobierno quiere destruir la institución de la Guardia Civil”

miércoles 15 de octubre de 2008, 20:26h
Que los policías nacionales se manifiestan el próximo sábado para exigir “un trato justo, el mismo salario por la misma función”, mejor movilidad, preparación y menos riesgo, es algo que ya adelantó este periódico. Piden lo que tienen sus compañeros de las policías autonómicas y municipales. Por ejemplo, en Cataluña, los Mossos de Esquadra durante este año han mejorado, en dos ocasiones, notablemente sus condiciones laborales. Sin embargo, lo que muchos no saben es que el cuerpo de la Benemérita está que trina y, sobre todo, después del anuncio de Rubalcaba de expedientar a todo el que acuda a la manifestación.

Las asociaciones de guardias civiles que se han adherido a la manifestación convocada para mañana en Madrid han rechazado las advertencias del Ministerio del Interior y han anunciado que acudirán en masa a la protesta. En un comunicado conjunto, los sindicatos policiales -SUP, CEP, UFP y SPP- y las asociaciones profesionales de la Guardia Civil -AUGC y UGC- han anunciado que, a pesar de las "mentiras, engaños y amenazas" del Gobierno, no se impedirá la asistencia a la manifestación de miles de agentes venidos de toda España.

- ¿Van a poder salir a manifestarse el sábado?

No. Rubalcaba anunció el jueves que se expedientará a todo el que participe, y todas las unidades han recibido una circular urgente que han tenido que devolver firmada para que quede claro que la advertencia ha llegado a todos. Pero el mensaje de Rubalcaba tiene truco y en los círculos internos se sabe que lo que harán será expulsarnos de la Guardia Civil si asistimos. Sólo irán los de la UGC, que están ya retirados y no se juegan el puesto. Nosotros no queremos que ningún compañero corra riesgos y, por ello, no iremos, pero organizaremos otra manifestación sin tintes sindicales a la que vendrán también los policías.

Según el último comunicado, AUGC insta a que miles de agentes acudan a la marcha. Es normal por que ellos han contribuido economicamente con los sindicatos policiales para participar y aunque no pueden firmar la convocatoria al tiempo animen a los agentes a ir. Lo que me temo es que se preven problemas graves, ya que la AUGC sí está controlada por miembros en activo y las amenazas de Interior son reales.

- Pero ustedes no convocaron la manifestación ni iban a asistir como organizadores...

No, porque los sindicatos de Policía nos pidieron 10.000 euros para participar en la organización y, sinceramente, no estamos como para derrochar ese dinero por el derecho de aportar una pancarta. Pero sí decidimos apoyar la convocatoria y asistir.

- ¿Considera usted que el Gobierno se extralimita con esta advertencia o simplemente exige que se cumpla la normativa vigente?

Yo creo que prohibir el derecho a manifestarse no está en ninguna normativa. La Guardia Civil dejó de pertenecer al Ejército como cuerpo en 1978. Somos ahora un cuerpo de seguridad sometido a disciplina militar. Tenemos prohibido el derecho a la huelga o a usar el uniforme fuera de los actos oficiales, pero no el de manifestación. El derecho a manifestarse es un derecho básico y en ningún caso lo tenemos prohibido. No sé que pasa con los guardias civiles, nosotros tenemos unos derechos, otros restringidos y otros taxativamente prohibidos.

La Unión de Oficiales de la Guardia Civil Profesional (UO), ya aclaró el lunes este asunto. Esta asociación pidió a los guardias civiles que se manifiesten que sean un ejemplo de “civismo y responsabilidad”, ya que la normativa en vigor les reconoce el derecho a manifestarse sin armas y de paisano. Teyssiere recordó para este periódico la manifestación del 20 de enero del pasado año en la que varios guardia civiles fueron procesados por el hecho de ir vestidos de uniforme, “de no haber sido así no hubiera pasado nada”.

- ¿Cree que la convocatoria perderá fuerza tras los últimos acontecimientos?

En absoluto. Es algo imparable y va a asistir muchísima gente, faltan apenas unas horas.

¿Tiene miedo?

Llevo años teniendo miedo. He sufrido, en cuatro años, dos juicios militares por insubordinación y desobediencia y sabemos que, si nos arriesgamos, van a ir a por nosotros y nos expulsarán.

- Aparte de la equiparación de salario al de las policías autonómicas y locales, ¿qué otras cuestiones quiere reivindicar la Benemérita?

Se trata un malestar que los cuerpos de seguridad del Estado venimos arrastrando desde hace años. Cada vez que tenemos la oportunidad de dignificar nuestro sueldo, los políticos se inventan algo para que no sea así. Además, bajo cuerda nos están privando de una serie de derechos sociales. Estamos teniendo problemas con el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS). A nuestras familias las privan de derechos sociales. Hasta la reforma que hizo Bono, los agentes, sus mujeres/maridos o hijos recibían prestaciones del ISFAS y no de la Seguridad Social pero, ahora, mi hija, que es estudiante, trabaja un verano para hacer prácticas o sacarse un dinero y, automáticamente, deja de percibir dicha prestación social.

- Zapatero sube las pensiones mínimas. ¿Para todos menos para ustedes?

Yo creo que son personas que arrastran por cultura o por ideología cierta fobia a varios colectivos y entre ellos estamos los guardias civiles. Dentro de nuestro gremio hay muchas formas diferentes de pensar, pero lo que representa el colectivo no les cae en gracia. No les gustamos y no les caemos bien. No sólo no nos respetan el poder adquisitivo, sino que encima nos lo merman.

Hace años nos jubilábamos a los 50 años, se creía que la profesión de guardia civil y Policía era para gente joven, en plenas facultades. Llevamos unos años en los que la edad de jubilación media es de 58 y ahora quieren modificarla, a espaldas de los sindicatos y de las asociaciones, hasta los 65 años. Lo único que hacen es deteriorar la profesión. Es todo pura demagogia y la realidad es diferente a lo que los políticos prometen y dicen.

El Gobierno, como ya adelantó este diario, planea recortar un 25 por ciento las pensiones concedidas a agentes de baja por atentados o accidentes sufridos durante el desempeño de sus funciones si el afectado lleva menos de 20 años de servicio. Este recorte podría afectar a casi 1.500 personas al año, ya que cada diez días son 30 o 40 personas las que solicitan esta pensión. Un subsidio medio en 2008 fue de 1.135 euros, y, con el recorte, esta cifra se quedaría en unos 900 euros. Si a esta diferencia le sumamos el IPC, que según las previsiones de Solbes se fijará en un 3,5 por ciento a final de año, los pensionistas perderían hasta la cuarta parte de su poder adquisitivo.

- El Gobierno presume de políticas sociales, ¿están ustedes conformes con sus prestaciones sociales?

Estamos perdiendo mucho en prestaciones sociales. Ya Caldera intentó mermar mucho esta protección social y, ahora, este Gobierno intenta quitarnos más prestaciones. Política social hace este Gobierno, pero para ciertos grupos sociales.

Hace políticas sociales, por ejemplo para mujeres solteras, pero las mujeres dentro del Cuerpo están abandonadas, no tienen reducción de jornada, ayuda para guarderías ni les diseñan un uniforme específico. ¿Por qué? Porque son guardias civiles, pero se olvidan de que son mujeres también. No puede haber dos varas de medir. Una para los grupos donde se encuentra su bolsa de votos y otra para los demás, a los que mantienen al margen y perjudican.

- ¿Cuáles son sus quejas concretas en materia económica?

No hay unos sueldos justos en los Cuerpos de Seguridad, hasta el general está mal pagado. El Gobierno ha potenciado a los cuerpos locales y autonómicos y a nosotros nos han mantenido en la miseria económica. Por ejemplo, a los guardias civiles no nos retribuyen ni la movilidad geográfica.

- Ahora quieren impedir que un guardia civil retirado pueda trasladarse al mundo civil.

En el régimen franquista nadie tenía buenos sueldos. Muchos agentes se pasaban a los destinos civiles a los 50 años, una vez retirados se ponían a trabajar, por ejemplo, como ordenanza en el Congreso de los Diputados. El Partido Socialista subió los sueldos para que no se diese esa doble actividad y profesionalizar, así, el Cuerpo. Algunos guardias civiles hastiados de la profesión y de la clase política se conformaban con su pensión de las clases pasivas del Estado y a los 50 años se abrían al mundo civil hasta los 65 años y adquirían el derecho a las pensiones del régimen general de la Seguridad Social. Ahora, una persona retirada que lleve 15 años realizando una actividad profesional en el mundo civil, puede verse en la tesitura de elegir entre las dos pensiones o ver cómo se reduce su pensión de las clases pasivas del Estado. Yo no sé qué estarán pensando ahora que nos quieren impedir un derecho que tenemos de toda la vida. Éstos lo que quieren no es destruir a los guardias civiles, sino destruir la institución.

- Ustedes velan por la seguridad del Estado pero, ¿se olvida el Gobierno de la suya?

Nuestra autoprotección se está perdiendo cada vez más. La gente no lo sabe pero somos mendigos de los ayuntamientos. Si se rompe un cristal en un cuartel, nosotros vamos a mendigar al concejal de obra de turno para que lo cambie. Del Ministerio del Interior dependemos para lo que a ellos les interesa. Por ejemplo, para prestar servicio para los responsables políticos. En Madrid, puede que haya más de 2.000 guardias civiles inmovilizados dando servicio a responsables y autoridades políticas. Encima, que no nos intenten vender mal de cara a la opinión pública. Ya está bien de ver cómo hacemos una labor más arriesgada y encima somos los peor pagados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.