www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Análisis

La violencia política sacude las elecciones de Nicaragua

martes 11 de noviembre de 2008, 02:10h
La violencia desencadenada en las últimas horas parece el resultado de un clima tenso ya que el gobierno y oposición han cargado el evento de muchos significados: según el actual mandatario, Daniel Ortega, las elecciones debían certificar un alto grado de aprobación de su gestión política, una especie de “plebiscito”; por otro lado, la oposición presentaba las votaciones iban a demostrar los “limites” del actual gobierno y, ya desde las primeras horas del domingo, denuncian supuestas irregularidades.

A diferencia de otras elecciones municipales, los contundentes han decidido llevar el proceso a un extremo grado politización, cargándolo de un valor que va más allá de su efectivo peso. Hace ya varios meses, el presidente Ortega puso en evidencia la trascendencia que podría tener para su gobierno un posible resultado positivo en esas elecciones. Por eso, el presidente ha dado tan claramente la cara a favor de Alexis Arguello, candidato en Managua y, en diferentes ocasiones, la acción del gobierno se ha mostrado determinada por la voluntad de apoyar abiertamente el oficialismo. El posible resultado positivo se presentaría como un cheque del pueblo a Ortega y podría favorecer su intento de consolidar su poder, procediendo a unas reformas constitucionales, incluyendo la reelección presidencial. Al contrario un eventual resultado negativo, hubiera mostrado el rechazo ciudadano al proyecto autoritario de Ortega, obligándoles a negociar y, en última instancia, a un cambio de sistema y modelo político.

El clima resulta particularmente tenso ya que liberales y sandinistas protagonizaron enfrentamientos con disparos, palos, piedras e incluso armas blancas: en la misma tarde del lunes, un grupo de simpatizantes del PLC atacaron con piedras la residencia de Edén Pastora Gómez, conocido como Comandante Cero y aliado del presidente Ortega. El mítico Comandante Cero, que en 1978 lideró un comando sandinista que asaltó el Palacio Nacional e hizo rehenes a los legisladores presentes, sacó un fusil de guerra y realizó dos disparos al aire para disuadir a los manifestantes.

Las elecciones
Nicaragua celebró el domingo elecciones en 146 municipios y, según los resultados preliminares de la autoridad electoral, el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), al que pertenece el presidente Daniel Ortega, encabezaba las votaciones en Managua y en la mayoría de alcaldías en disputa. El FSLN gana en 94 de los 146 ayuntamientos en disputa en los comicios municipales, escrutado el 82,99 por ciento de las juntas receptoras de votos, informó este lunes el Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua.

Según los últimos datos del CSE, dados a conocer por el presidente de ese organismo, Roberto Rivas, los sandinistas también llevan ventaja en el escrutinio en 12 de las 16 capitales de provincia en disputa, incluida la capital nicaragüense. El FSLN, cuyo máximo líder es el presidente Daniel Ortega, ha obtenido 843.144 de un total de 1.728.079 votos, lo que significa un 48,79 por ciento, según los datos oficiales provisionales. El 82,99 por ciento de los votos escrutados significa que se han revisado 9.800 juntas receptoras de voto, de un total de 11.808.

La alianza opositora, encabezada por el Partido Liberal Constitucionalista (PLC), lidera el resultado en 46 municipios, de ellos cuatro cabeceras provinciales, según los datos preliminares del CSE, al que el candidato a alcalde de Managua por esta formación, Eduardo Montealegre, ha acusado de "manipulación" en los resultados.

Disidentes sandinistas y organizaciones civiles han denunciado falta de transparencia e incluso "fraude" en el escrutinio. Los liberales, cuyo líder es el ex mandatario Arnoldo Alemán (1997-2002) y que participaron en los comicios en alianza con el Movimiento Vamos con Eduardo y otros pequeños partidos, han obtenido 786.114 votos, lo que significa el 45,49 por ciento, que los consolida como la principal fuerza de oposición en Nicaragua.

La Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) lidera el escrutinio en tres municipios y junto al Partido Resistencia Nicaragüense (PRN) y al partido Alternativa por el Cambio (AC), que no encabezan ninguno, se distribuye el resto de votos contabilizados hasta las 14.00 horas (20.00 GMT). En los otros tres municipios las autoridades electorales aún no han presentado resultados. Los sandinistas gobiernan actualmente en 87 municipios, incluidas 14 de las 17 cabeceras provinciales, entre ellas Managua, mientras la alianza del PLC controla 57 municipios, entre ellos dos cabeceras departamentales.