www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Toros, tele y telele

domingo 07 de diciembre de 2008, 20:28h
Luis Fernández, presidente de RTVE, ha vuelto a comparecer en sesión pública ante un nuevo requerimiento del PP.

A pecho descubierto, sin ningún testaferro que lastre su responsabilidad como hace la Comunidad de Madrid cuando es requerida en la Asamblea regional o buscando una “cabeza de turco” para asumir ante los tribunales decisiones “en el banquillo” por indicios racionales más que meras sospechas.

Es curioso el discurso de los populares respecto de su paternalismo manipulador en cuanto a la Fiesta:
La paja en el ojo ajeno de RTVE; incluso -por la variante- a la televisión que mayor atención dedica a los toros, CLMTV, y -veladamente- a Canal Sur y la Junta de Andalucía que hacen un esfuerzo importante por la Fiesta (en estos momentos es la única garantía solvente para salvar la amenazada Feria Mundial del toro).
Y,...
La viga en el propio: TM y Canal 9, no ya en sus parrillas titulares que arrojan bajos índices de audiencia, si no en unos vergonzantes segundos canales ociosos de contenidos y una radio pública, la madrileña, infrautilizada, hacen una labor de mínimos para vestir el muñeco.
La diferencia entre estas administraciones y entes públicos es que Madrid (la Comunidad) y Valencia (su Diputación Provincial) se lucran de forma directa de “los toros” en casi 6 millones y 1 millón de euros respectivamente.

Fernández no ha negado la aceptable audiencia que proporcionan los toros en TV.

Cocinero, antes que fraile, Fernández fue el responsable directo para que -durante casi un lustro (97-2000)- en los informativos de Tele5 se emitieran piezas de cerca de 3minutos, muy cuidadas, de más de sesenta festejos anuales correspondientes al circuito de grandes ferias; amén de difundir, con periodicidad uniforme, reportajes de temática taurina en los informativos, prime time, de fin de semana.

Fernández no tuvo -por aquello- ningún reconocimiento del sector y sí tuvo que soportar críticas, trabas y zancadillas sobre la política de retransmisiones que desde el año 91 -gracias a la iniciativa de Muñoz Machado- constituyeron el embrión de la entrada de “los toros” con regularidad pautada en los informativos.

Aquellas, vapuleadas, retransmisiones daban audiencia, cierto.

Y no lo es menos que supusieron ingresos al sector, principalmente a los empresarios modestos y sobre todo a los asalariados del toreo a través del fijo -innegociable- de los derechos de imagen de los subalternos.

Incluso se propulsó -creo fue en el 95- un concurso de novilleros que fue impecable, del que -entre otros- salió en proyección pública José Tomás. Tampoco hubo reconocimiento.

Es más, cuando por cansancio y abatimiento, ante tantos problemas, se suprimieron retransmisiones y piezas informativas, Fernández sintió la desidia y el inmovilismo de un sector que sólo pretende derechos sin implicarse en ninguna responsabilidad. Y, para su paz interior, no recibió ni una sola queja, ni una sola demanda de continuidad de la información taurina de ninguno de los gremios profesionales y menos, aún, de los colectivos que se arrogan la representatividad de los aficionados.

Percibió, además, en dicho período, como gente representativa del mundo del toro, que en su ambivalencia, detentaba propiedad, o poder, en consejos de administración de importantes empresas susceptibles de aportar soporte económico a través de la publicidad, no sólo daban la “espantá”, si no que abominaban que se les pudieran mezclar unas cosas con otras.

A Tele5 le costó mucho dinero la aventura a cambio de desprecio e ingratitud.

Fernández en su comparecencia parlamentaria ha aducido, sin más juicios de valor, a la falta de rentabilidad la causa -la principal- de la ausencia de retransmisiones taurina en el ente público.

Señores profesionales ¡pónganse a trabajar! antes que demonizarle a punto de telele, y no descansen su responsabilidad en concomitancia con la política de la “paja y la viga” en ningún voluntarista grupo político al que luego, con doble moral, homenajean.

La Fiesta necesita de despolitización y ustedes consciente o inconscientemente lo están propiciando, además, contra datos no hay argumentos, circulando a “contra mano”.

Pedro J. Cáceres

Crítico taurino y Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios